Policiales

Juicio por gatillo fácil

Caso Mafud: fiscales y defensores cruzaron a la querella

La incorporación de Gabriel Ganón, ex titular de la defensa pública, a la representación de los hijos de la víctima fue objetada por las otras partes; el tribunal la ratificó y dispuso que el juicio se reinicie el 26 de abril para que los querellantes puedan acceder a la totalidad del legajo


Foto: Juan José García.
Gabriel Ganón, el ex defensor general de la provincia, se hizo presente este viernes en la sala de audiencia como parte querellante junto con Santiago Bereciartúa. Ambos representan los intereses de tres de los cuatro hijos de Iván Mafud, un joven de 26 años que, en septiembre de 2014, fue perseguido por patrulleros desde zona sur hasta Roldán donde finalmente fue acribillado por balas policiales. Este viernes empezó el juicio contra 15 policías, 7 de ellos acusados de homicidio. Pero antes de comenzar con los alegatos Ganón pidió la suspensión del juicio, lo que derivó en una catarata de oposiciones por parte de la Fiscalía y la defensa, entre ellos el pedido de desplazamiento de Ganón como querellante. Finalmente el tribunal dispuso la permanencia del letrado en la querella y suspendió el juicio hasta el próximo 26 de abril. Antes se conocieron los alegatos fiscales, donde la acusación pidió penas que van desde los 8 años de cárcel hasta perpetua. La querella justificó el pedido de suspensión del juicio al afirmar que no tuvo acceso a todo el legajo, ya que se hizo cargo de la causa recién el pasado 12 de abril. Apuntó contra la Oficina de Gestión Judicial y, si bien aseguró que la fiscalía le brindó parte de la información, por cuestiones tecnológicas no pudieron acceder a la totalidad del legajo.

 

Así se generó un ping pong entre las partes que solicitaron que se desplace o impida la actuación de Ganón en el juicio, porque como titular del Servicio Público Provincial de la Defensa Penal acompañó a uno de los imputados en este caso, por lo que accedió a información confidencial del cliente. A lo que sumaron que hace dos años Ganón intentó ser querellante en la causa. Hablaron incluso de prevaricato: “Acá estamos en presencia de un delito y de ninguna forma se puede avalar la participación de Ganón en las audiencias; sería un disparate jurídico”, dijo el abogado defensor Horacio Corbacho. Ganón aseguró que hay una animosidad personal para con él y que ese imputado, en referencia al uniformado Walter Machuca, fue asesorado por una defensora oficial y él, como defensor general, no tenía injerencia ya que las órdenes en las casos son emitidas por el defensor regional.

Ganón sostuvo que, tras el crimen, desde el celular de la víctima se realizaron dos llamadas a un número de teléfono que, de acuerdo con investigaciones que realizó la familia de la víctima, no pertenecía a ninguno de los contactos que figuraban en el aparato. Aseguró que el teléfono al que se llamó era de (Ramón) Machuca (alias Monchi Cantero), condenado a 37 años de cárcel 10 días atrás, aseguró. Y, según la información que tiene la querella, la madre del policía Machuca, que está imputado en el caso, es Cantero. A lo que sumó la sospecha de que puede ser pariente de la familia Cantero. Concluyó que esa línea de investigación no se profundizó.

Ganón tildo el planteo de las defensas como desopilante, mientras que todas las defensas hicieron reserva al entender que se pueden vulnerar derechos de los acusados. En cuanto a la relación familiar entre el policía y Machuca, algunas fuentes consultadas dijeron que no hay parentesco entre ellos.

Finalmente el tribunal que preside el debate, a cargo de Eleonora Verón, Mariano Aliau y Juan Carlos Curto, resolvió rechazar el pedido de apartamiento de Ganón al entender que no hay evidencia para sostener los planteos defensistas y dispusieron la suspensión del juicio hasta el próximo 26 de abril, para que la querella pueda preparar su defensa de los intereses de los hijos de Mafud.

Si te gustó esta nota, compartila