Mundo, Últimas

Caso Goldman: Se destraba conflicto entre Brasil y EEUU

El Supremo Tribunal Federal de Justicia brasileño ordenó que el menor Sean Goldman, que vive en Río de Janeiro con sus abuelos, sea restituído a su padre que reside en Estados Unidos.

El presidente del Supremo Tribunal Federal (STF, corte suprema) brasileño, Gilmar Mendes, ordenó que el niño Sean Goldman vaya a vivir a Estados Unidos con su padre, lo que puso fin a una larga batalla legal y permitió destrabar la sanción por parte del Senado estadounidense de un acuerdo comercial que beneficia a Brasil.

Goldman, de 9 años, es hijo de un estadounidense y de una brasileña fallecida, y desde que sus abuelos maternos lo retuvieron en Brasil fue objeto de una controversia que se convirtió en una cuestión de Estado, con la intervención de los presidentes y los cancilleres de ambos países.

Mendes decidió anoche dejar sin efecto la decisión de otro juez del STF que impedía a Sean regresar a Estados Unidos junto a su padre y emplazó hasta mañana a las 9 a los abuelos brasileños del niño para que lo entreguen al padre, informaron las agencias noticiosas.

La situación del niño había sido objeto de consultas y pedidos de parte del presidente y la secretaria de Estado de Estados Unidos, Barack Obama y Hillary Clinton, a sus colegas brasileños, Luiz Inácio Lula da Silva y Celso Amorim, respectivamente.

Hoy, después de conocida la decisión de Mendes, el Senado estadounidense sancionó por unanimidad la ley que extiende por un año dos programas de preferencias comerciales a más de 100 países y cuyo principal beneficiario, por el volumen de su intercambio con Estados Unidos, es Brasil.

La decisión del Senado fue posible una vez que el legislador demócrata Frank Lautenberg retirara una moción que había presentado la semana pasada para impedir la votación, en protesta por la situación de Sean Goldman.

La madre del niño, la brasileña Bruna Bianchi, murió en 2008 en Río de Janeiro y entonces David Goldman declaró que su hijo fue “secuestrado” por sus abuelos maternos.

Pero la demanda por la tenencia había comenzado en 2004, cuando David y Bruna disolvieron su matrimonio y ella regresó con Sean a Brasil y declaró posteriormente que no regresaría a Estados Unidos.

El Tribunal Regional Federal ya había fallado a favor de que Sean fuera entregado a su padre, pero la semana pasada otro juez del STF, Marco Aurelio de Mello, hizo lugar a un recurso de los abuelos y ordenó la permanencia del niño en Brasil hasta que el máximo tribunal se pronunciara definitivamente sobre el asunto.

Comentarios