Edición Impresa, Política

Carta Magna: “El proyecto existe y se va a presentar”

Di Pollina, titular de Diputados, aseguró que es “inminente” la llegada del mensaje con proyecto de reforma.

Por: Ezequiel Nieva / Corresponsalía Santa Fe

“El proyecto existe y se va a presentar”, confirmó el presidente de la Cámara de Diputados, Eduardo Di Pollina, consultado sobre la reforma de la Constitución de la provincia, idea planteada el sábado pasado por el gobernador Hermes Binner en su mensaje de apertura del período ordinario de sesiones. Di Pollina no quiso confirmar una fecha, pero aclaró: “Es inminente”.

Según el socialista, la reforma se explica en la necesidad de actualizar la norma para adecuarla a los cambios que se introdujeron en la Constitución nacional de 1994: en particular, la incorporación de los tratados de derechos humanos. La coyuntura política indica que hasta 2011 el PJ tendrá la llave para habilitar el debate. “Si no hay consenso, no va a ser viable”, dijo.

Una vez que el Ejecutivo envíe el mensaje a la Legislatura, sólo una votación con mayorías especiales en ambas cámaras habilitará a una Asamblea Constituyente. Aun si el PJ habilitara el debate –sus principales referentes ya adelantaron su negativa–, los tiempos apremian: 2011 es año de elecciones nacionales y provinciales, en ambos casos con internas y generales.

Di Pollina cuestionó el voto uninominal en el Senado: esto es, que haya un solo representante por cada departamento. “Aunque gane por un voto, tiene la representatividad de todo el departamento. Eso desvirtúa la voluntad popular”, señaló el presidente de la Cámara de Diputados, para quien es necesario un nuevo sistema parlamentario “que refleje la voluntad popular de la manera más transparente posible”.

—¿Es algo puntual, que surge de cómo votó la gente en 2007, o es algo estructural, que tiene que ver con lo establecido en la Constitución de la provincia?

—Son los parámetros institucionales de la constitución de ambas cámaras. Sí es una Constitución antigua y hemos planteado la necesidad de una reforma porque está muy atrasada. Todavía figura la elección del senador nacional a través de la Asamblea Legislativa (cuando, desde 1994, son tres senadores por provincia y se eligen por voto directo). Y ése es sólo un ejemplo. Queda plasmado un cuerpo que no trasluce lo que votó la gente. Conocemos muchísima gente que cuestiona que haya un solo senador por departamento. Ese senador, aunque gane por un voto, tiene la representatividad de todo el departamento, y se desvirtúa la voluntad popular. Por supuesto que uno respeta la Constitución como está, y obviamente la composición y el funcionamiento de ambas cámaras, pero evidentemente necesitamos hacer una reforma: nombré dos aspectos que son esenciales al funcionamiento político de la provincia. Todas las personas que trabajamos por tener un sistema parlamentario que refleje la voluntad popular de la manera más transparente posible entendemos que hay que hacer una reforma profunda.

—¿Y cómo proponen que se componga la Legislatura?

—Que se traduzca, en ambas cámaras,  lo que vota la gente. Hay que buscar un sistema electoral, que puede ser por regiones, todo es muy opinable, y debe ser distributivo, donde esté representada la minoría. Hay que buscar la forma de que los cuerpos sean lo más representativos posible.

—¿Qué otros cambios proponen?

—La Constitución nacional incorporó los tratados internacionales de derechos humanos. Hay muchísimas cosas que tenemos que incorporar, pero no tiene que ser algo sesgado: tiene que ser con una gran participación, no sólo de los partidos políticos sino de las organizaciones sociales, de los colegios que entienden en la materia y que puedan hacer un aporte. Tenemos que buscar un camino para que la nueva Constitución de la provincia sea producto de la participación de mucha gente. Las normas que rigen el funcionamiento de una provincia no son patrimonio de nadie; deben ser patrimonio de toda la sociedad.

En el seno del socialismo no hay perspectivas ciertas de que la Constitución se reforme bajo el mandato de Binner, por eso buscan dejar instalado el tema para avanzar una vez que la correlación de fuerzas entre las cámaras lo permita: hasta fines del año que viene, el PJ dominará el Senado y, desde ahí, podrá trabar cualquier intento. Para Di Pollina la búsqueda de consenso con la oposición es una prioridad.

Comentarios