Edición Impresa, Política

A 41 años

Carlotto negó que la movilización del sábado haya sido “opositora”

La titular de Abuelas de Plaza de Mayo cruzó al secretario de DDHH, Avruj. “Estaba el pueblo, fue un país el que fue”, señaló.


La presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, rechazó ayer que la marcha por el Día de la Memoria haya sido “opositora” como manifestó el gobierno y cruzó al secretario de Derechos Humanos, Claudio Avruj, a la vez que resaltó que su organización “no tiene un partido político”.

La referente en materia de derechos humanos respondió a los dichos de Avruj, quien luego de la movilización del último viernes, al cumplirse 41 años del golpe de Estado de 1976, afirmó entre otras cosas que “fue más un acto opositor que de memoria”.

En diálogo con Radio Mitre, Carlotto remarcó que en la marcha “estaba el pueblo, fue un país el que fue, no un partido político” y sentenció: “No tenemos un partido político. Somos libres de opinar porque no tenemos obligaciones con nadie”.

De esa manera respondió al funcionario nacional y al mismo tiempo se diferenció de su par de Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini, quien días atrás dijo que su organización “es política” y calificó a Carlotto de “traidora”.

“Me duele mucho lo que dice el señor Avruj, con quien tengo un diálogo permanente. No me cuesta nada llamarlo para decirle: «qué es lo que me dijiste, explicámelo mirándome, porque quiero verte, ver qué expresión tenés en los ojos, si estás mintiendo o si creés eso. Porque, si creés eso, te tengo lástima, pena»”, manifestó la líder de Abuelas.

En el mismo sentido, expresó que “ojalá” hubiera “cosas buenas para decir” sobre la gestión del presidente Mauricio Macri y, al defender las críticas que se hicieron durante el acto, denunció: “Es verdad lo que decimos de que están cerrando espacios para recuperar. Hay una misión de querer borrar, no hablar más, de querer decir basta, cuando no es posible eso”.

“Las Abuelas hemos trabajado desde el amor, en paz, entendiendo los tiempos, queriendo sostener esta democracia que la queremos para siempre, respetando”, subrayó Carlotto.

Por otra parte, reiteró su rechazo a las críticas que le dedicó Bonafini, quien la calificó como “traidora” por haberse reunido con la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal.

“Está totalmente equivocada en sus dichos. Me da pena esa señora con la que nacimos juntas, caminamos y arrastramos el mismo dolor, pero no coincidimos en absolutamente nada”, expresó la presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo.

Y concluyó: “Hemos dialogado con todos los gobiernos desde la vuelta de la democracia, todos tienen que terminar su mandato”.

Polémica en Cambiemos por cartel sobre el “nunca más a los negocios con DDHH”

Diputados nacionales de Cambiemos manifestaron ayer su descontento con un cartel que lucieron algunos de sus pares el pasado viernes en el que se pedía “nunca más a los negocios con los derechos humanos”, y subrayaron que “había consignas mejores” que podía ponerse y que “sirvan a los argentinos para unirse”.

En el aniversario número 41 del último golpe de Estado, en las redes sociales circularon imágenes de legisladores oficialistas en la Cámara baja posando con un cartel que rezaba “Los derechos humanos son de todos” y llevaba el logo de Cambiemos.

Sin embargo, también hubo otra versión de la misma foto pero con una consigna que apuntaba hacia el kirchnerismo y pedía “Nunca más a los negocios con los derechos humanos”, escrito en letras blancas sobre un fondo negro.

En esa segunda foto no estaban presentes, entre otros, el presidente de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó, ni los legisladores del PRO Pablo Tonelli y de la UCR Mario Negri.

“Me pareció que había consignas mejores como por ejemplo «Democracia para siempre», «Nunca más golpe de Estado», «Nunca más desaparecidos». Es decir, consignas que nos sirvan a los argentinos para unirnos, para estar de acuerdo, para sumar”, expresó Tonelli.

No obstante, aclaró: “De todas maneras respeto la libertad de los que quieren expresarse con otra consigna, ya sean compañeros de bloque, los dirigentes de otro bloque o la gente en general”, sostuvo Tonelli.

En declaraciones a Radio 10, el dirigente macrista admitió que “no se pensó mucho el tema de la consigna, alguien se ocupó de poner una que le pareció, llevó el cartel”, pero reiteró que “nadie pensó mucho acerca de la conveniencia o incoveniencia de esa consigna y se hizo la foto”.

“Yo advertí. Me saqué una foto con una consigna más general y después cuando apareció un cartel que me pareció que era inadecuado me retiré de la foto”, agregó el presidente de la Comisión de Asuntos Constitucionales.

En el mismo sentido se pronunció Negri, coordinador del interbloque Cambiemos en la Cámara baja, quien subrayó que “el cartel oficial fue el que decía: «Los derechos humanos no tienen dueño»”.

“Otros colegas pusieron otro cartel cuando terminaba eso e interpretan que algunos en algún momento… hubo muchos problemas acá, estuvo Sueños Compartidos, una serie de cosas metidas en el medio”, manifestó el cordobés.

En diálogo con Radio Mitre, el radical se quejó de que en la Plaza de Mayo “se leyó un documento donde indirectamente se reivindicó la lucha armada”.

Nora Cortiñas: “Es espantoso”

A su turno, la presidenta de Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora, Nora Cortiñas, repudió ayer el cartel que lucieron algunos diputados nacionales de Cambiemos en el que pedía “nunca más a los negocios con los derechos humanos” y consideró que fue una actitud “espantosa, de baja calidad humana”.

“Es espantoso lo que hicieron los diputados del PRO, es de baja calidad humana, es la total ignorancia de la gente. Me indignó porque son diputados que votó el pueblo”, sostuvo la referente de los derechos humanos.

En diálogo con Radio 10, Cortiñas señaló: “Es un gesto de total reacción contra el pueblo, de un fascismo explícito”.

De esta manera, se sumó a las voces críticas de esa consigna, que incluso fue rechazada por algunos legisladores oficialistas como el macrista Pablo Tonelli y el radical Mario Negri.

 

Comentarios