El Hincha

Semana clásica

Carlos Fechenbach y la palomita de Poy: “Una fiesta repleta de color”

El día de la recordada Palomita, Carlos Fechenbach comentaba para Radio 2 junto al gran Oscar Marino, la voz del único registro que perduró al paso del tiempo de ese gol, el más celebrado en la historia de Rosario Central y quizá en la historia del fútbol mundial


Apenas un puñado de periodistas pueden jactarse hoy en día de haber estado trabajando aquel recordado 19 de diciembre de 1971 cuando Aldo Pedro Poy se tiró de palomita a la eternidad. Carlos Fechenbach estuvo ese día en la cancha de River y contó de primera mano ese duelo tan especial que animaron canallas y leprosos en el Antonio Vespucio Liberti.

“Fue un partido sin mucho vuelo. Quizá algo mejor Newell’s, que buscó más. Pero en el fútbol se ganan con goles y Poy ese día se inventó uno memorable”, resumió el partido Fechenbach, un verdadero trotamundos de los medios rosarinos con numerosos trabajos en distintas radios, televisión y diarios.

Ese día de la recordada Palomita, Carlitos comentaba para Radio 2 junto al gran Oscar Marino, la voz del único registro que perduró al paso del tiempo de ese gol, el más celebrado en la historia de Rosario Central…y quizá en la historia del fútbol mundial.

“Siempre que me acuerdo de ese partido, lo que más me llama la atención fue el comportamiento de la gente. Se vivió una verdadera fiesta repleta de color y en Buenos Aires, lo que ya de por sí era muy extraño”, reveló Fechenbach con nostalgia, especialmente antes de rememorar la manera en la viajaron cientos de hinchas hasta Capital.

“La autopista todavía no estaba construida, así que para muchísima gente la mejor opción era ir en tren. El viaje demoraba alrededor de 4 horas tras varias paradas. La empresa Ferrocarril Mitre armó varios viajes extras de forma especial ante tanta demanda y aunque parezca mentira, leprosos y canallas hicieron el viaje juntos hasta Buenos Aires sin tener que lamentar ningún tipo de incidentes. Algo realmente impensado en los tiempos que corren”, se lamentó uno de los más respetados productores que tuvo “De 12 a 14”.

“Fue un espectáculo maravilloso. No tanto por lo que hicieron los equipos dentro de la cancha, sino por el color que aportaron los hinchas en las tribunas. Y Poy con su pirueta se encargó de pasar para siempre a la historia”, opinó Fechenbach.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios