Gremiales

Despidos y movilización

Cargill: Aceiteros siguen en “huelga de brazos caídos”

Seis de los trabajadores aceptaron el retiro voluntario luego de que la empresa anunciara la semana pasada que no reincorporaría a 40 cesanteados. Desde el sindicato dijeron que "no soportaron la presión".


Una multitudinaria asamblea realizaron este miércoles a la mañana trabajadores despedidos de la planta Cargill en la puerta de la empresa en Rosario, en Córdoba 2564, acompañados por cientos de personas, entre ellas miembros del Sindicato de Aceiteros de Rosario, organizaciones de izquierda, y referentes de distintos gremios de la ciudad como bancarios, docentes  y organizaciones de izquierda, sólo por nombrar algunos.

Con posterior movilización hacia la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR), las columnas marcharon por las calles céntricas con banderas de sindicatos, partidos políticos de izquierda y no faltaron cánticos sobre la situación de la multinacional para con sus trabajadores.

La concentración fue a las 7.30 en Córdoba y Pueyrredón y de allí caminaron hasta Córdoba y Paraguay.

“Es importante visibilizar el conflicto, porque si no es así, la gente no sabe lo que en realidad pasa”, dijo Sergio Díaz, del Sindicatos de Aceiteros de Rosario.

La convocatoria se da en el marco del despido de 40 trabajadores y la decisión de la empresa de no acatar la conciliación obligatoria dictada por el Ministerio de Trabajo.

Cabe remarcar que seis de los trabajadores aceptaron el retiro voluntario luego de que la empresa anunciara la semana pasada que no reincorporaría a 40 cesanteados. “No soportaron la presión”, agregó Díaz.

En diálogo con El Ciudadano, el integrante del sindicato de Aceiteros dijo que este miércoles se decidió continuar “con la lucha en la planta”. Al respecto, señaló que se trata de una “huelga de brazos caídos” bajo la consigna: 40 adentro, ni uno menos, ni uno más.

Tras el punto más álgido del conflicto, cuando Cargill no acató la conciliación obligatoria, desde la empresa dijeron oportunamente que “el objetivo de la medida no es la tercerización ni eliminar puestos de trabajo, sino el reemplazo de otros colaboradores con otras características y perfiles para garantizar la continuidad de la empresa”.

Para Díaz, los despidos son “políticos y discriminatorios”.

 

Una de las empresas que más factura en el país

“Es una de las multinacionales más ricas  que factura 100 mil pesos por minuto en Argentina y sin embargo, lo que busca es  atacar para debilitar a un sindicato que no se vende ante la patronal”, dijo el referente del Partido de los Trabajadores Socialistas (PTS), Octavio Crivaro, durante la movilización que llevó a cabo este miércoles el Sindicato de Trabajadores Aceiteros de Rosario junto a otras organizaciones gremiales, políticas y sociales.

Si te gustó esta nota, compartila