Mundo

En medio de la Cumbre

Cardenal alemán reconoció que la Iglesia destruyó archivos sobre los abusos

La revelación de Reinhard Marx provocó un nuevo escándalo dentro del clero. "En lugar de castigar a los culpables, fueron las víctimas las que fueron reprendidas y silenciadas", lamentó el purpurado. Este sábado hubo una manifestación de víctimas de abusos exigiendo "tolerancia cero"


En pleno desarrollo de la cumbre antiabusos que se está desarrollando en el Vaticano, el cardenal alemán Reinhard Marx reveló este sábado que la Iglesia católica destruyó archivos sobre los autores de abusos sexuales provocando un nuevo cimbronazo en el clero y los fieles.

“Los archivos que hubieran podido documentar estos actos terribles e indicar el nombre de los responsables fueron destruidos o incluso no se llegaron a crear”, señaló el presidente de la Conferencia Episcopal Alemana.

“El abuso sexual de niños y jóvenes se debe, en una parte no insignificante, al abuso de poder de la administración”, aseguró el purpurado alemán en su intervención ante los asistentes a la cumbre, entre ellos 114 presidentes de conferencias episcopales de todo el mundo convocados para hablar también del silencio y el encubrimiento de la pederastia por parte la jerarquía eclesiástica.

“En lugar de castigar a los culpables, fueron las víctimas las que fueron reprendidas y silenciadas”, lamentó.

“Los procedimientos y trámites fijados para perseguir esos delitos fueron deliberadamente ignorados, e incluso borrados o anulados”, insistió.

“De hecho, los derechos de las víctimas fueron pisoteados y dejados al libre albedrío de individuos”, denunció el cardenal.

El arzobispo de Múnich y Frisinga, conocido por sus posiciones progresistas, criticó que el “secreto pontificio” sea presentado a menudo como una justificación por la Iglesia y peor aún en casos como el de los abusos sexuales perpetrados por curas.

 

Transparencia vs conspiración

 

El cardenal pidió una mayor transparencia sobre los juicios que lleva a cabo la Iglesia y exigió que se divulguen el número de casos examinados por los tribunales eclesiásticos y detalles sobre los mismos.

En un gesto de cercanía, el purpurado se reunió el viernes en privado con 16 víctimas de abusos del grupo Ending Clerical Abuse (ECA), una de las entidades convocantes de una marcha para exigir justicia inmediata en los casos de pederastia prevista para este sábado en el corazón de Roma.

El prelado informó luego al Papa sobre el contenido del encuentro que duró 90 minutos y fue solicitado por el propio cardenal, informó el Vaticano.

La Iglesia católica alemana se disculpó oficialmente en septiembre pasado tras la publicación de un informe que revelaba agresiones sexuales a más de 3.600 menores, cometidas durante décadas por miembros del clero.

El mismo cardenal pidió “disculpas” públicas tras conocerse el documento que contabilizó al menos 3.677 víctimas entre 1946 y 2014, en su mayoría menores de 13 años, que sufrieron abusos perpetrados por unos 1.670 clérigos.

“La desconfianza institucional conduce a teorías conspirativas sobre una organización y la creación de mitos sobre ella. Se puede evitar si los hechos se exponen de forma transparente”, instó el religioso a los 190 miembros de la cúpula de la Iglesia presentes en la reunión del Vaticano.

La dura intervención del cardenal, transmitida en streaming, estuvo dedicada sobre todo a la necesidad de transparencia para recuperar el prestigio de la Iglesia.

“Los procedimientos legales correctos sirven para establecer la verdad y constituyen la base de un castigo proporcional al delito”, subrayó el religioso. “Además, establecen confianza en la organización y en su liderazgo”, recalcó.

El influyente cardenal instó por último a la jerarquía eclesiástica a “dar un paso valiente” hacia “la trazabilidad y la transparencia” no sólo en los casos de abusos sexuales sino también en “el sector financiero”, otro tema candente para la Iglesia acusada de oscuras finanzas y misteriosos despidos.

La cumbre oficial, que concluye este domingo con un discurso final del Papa, no tiene previsto adoptar un documento final, aunque en el curso de las sesiones de trabajo es posible que se fijen algunas medidas específicas.

 

Tolerancia cero

 

Más de un centenar de activistas y víctimas de abusos sexuales por parte de religiosos marcharon este sábado en Roma para exigir “tolerancia cero” con quienes perpetran esos ataques. La protesta apuntó no sólo a los integrantes del clero culpables de esos delitos aberrantes sino también a sus encubridores.

“Tolerancia cero significa que cualquier cura o clérigo que ha asaltado a un niño no puede seguir siendo sacerdote”, dijo durante la movilización un hombre que se presentó como una víctima más del abuso clerical, durante su juventud, informó la agencia EFE.

Con pancartas con leyendas como “Basta de excusas, basta de perdón. Resarcimiento para las víctimas”, y “Demasiados clérigos pedófilos”, los manifestantes se concentraron al mediodía de este sábado en la plaza del Pueblo, donde leyeron comunicados de distintas agrupaciones que luchan para que se castigue a los religiosos abusadores.

En tanto, una mujer chilena que también dijo ser víctima de abuso por parte de un sacerdote, indicó que “el encuentro que se está celebrando en el Vaticano es un reconocimiento de la tragedia global en materia de pederastia clerical”, al leer un texto en castellano.

En cambio, otras víctimas expresaron: “No estamos de acuerdo con el borrón y cuenta nueva que se está tratando de promover en esta reunión”, en alusión a la cumbre antipederastia.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios