Edición Impresa, El Hincha

Caraglio, qué dilema

El delantero está a punto de recibir el alta médica tras operarse la rodilla derecha hace más de siete meses.

Milton Caraglio está próximo a recibir el alta médica. Tras haber sido operado hace poco más de seis meses, por la reparación de los ligamentos cruzados de la rodilla derecha, el delantero transita la última etapa de rehabilitación. Y mientras entrena en Capital Federal, aguarda el okey del doctor Alejandro Ranaletta, quien estuvo a cargo de la intervención quirúrgica, para ponerse a las órdenes de Rosario Central.

En los últimos tiempos, mientras Caraglio se recupera en Buenos Aires, hubo contactos entre la dirigencia auriazul y el representante del delantero, el abogado Cristian Le Bihan. Pero las partes no llegaron a un acuerdo para resolver el problema de fondo, la renovación del contrato del Tanque.

Es que cuando esta comisión directiva asumió, el 5 de julio del año pasado, Caraglio llevaba jugando más de un año con el vínculo vencido, arrastrando además una importante deuda de prima y de premios (NdR: los obtenidos por mantener la categoría en la temporada 2009).

Pero la relación entre las partes se había resquebrajado poco tiempo después, en agosto del año pasado. Por entonces Caraglio decidió buscar nuevos horizontes antes que permanecer en el plantel canalla para afrontar el torneo de la B Nacional.

Así, mientras el equipo hacía la pretemporada en Arroyo Seco, Caraglio viajó acompañado por Le Bihan a Europa. En principio, el motivo del traslado tenía que ver con la finalización de trámites vinculados a la obtención del pasaporte comunitario para el futbolista. Pero a los pocos días, cuando llamaba la atención la ausencia del jugador en las prácticas, Caraglio apareció jugando un partido de pretemporada con el West Ham de Inglaterra. Y lo hizo sin autorización dirigencial.

Luego de no superar la revisión médica para sumarse al equipo de la Premier League, el Gordo viajó a Italia para negociar su incorporación al Catania. Movimiento para el cual tampoco recibió permiso de parte de Central. Pero tampoco pasó los exámenes médicos. Por lo que esta posibilidad también se diluyó.

Ante los dos rechazos, Caraglio regresó a la Argentina. Y, más allá de los consejos de los facultativos del sanatorio Mapaci, y del médico de AFA, Donato Villani, profundizó el conflicto: decidió operarse en Buenos Aires con el objetivo de reparar el ligamento cruzado anterior de la rodilla derecha.

De nada valió el dictamen entregado por Villani, que revisó a Caraglio en los consultorios de AFA. El reconocido médico aseguró por entonces que Caraglio estaba “apto para jugar”. “El estado de la rodilla no le impide jugar y no es recomendable operarse”, dijo el médico Afista. Y si bien Villani advirtió que “la articulación presenta los problemas lógicos de haberse sometido a operaciones anteriores”, en ningún momento  habló de una rodilla inestable.

Por lo tanto, Caraglio pudo haber formado parte de este plantel, con el que Central está jugando el torneo de la B Nacional. Pero eligió otro camino. Amparado por la deuda existente, Caraglio tomó la conflictiva decisión de operarse por su cuenta y realizar la rehabilitación del mismo modo.

Hoy, a más de seis meses de la intervención quirúrgica, Caraglio transita la última etapa de la puesta a punto para volver a jugar. Es más, en pocos días recibirá el alta médica y notificará a Central para saber cuándo y dónde debe presentarse a entrenar. La dirigencia se encuentra ahora en una disyuntiva. Es que si no renegocian el vínculo con el delantero, quedará libre a mitad de año. Pero no pueden obviar que, para sentarse a negociar una renovación contractual con Caraglio, hay que contemplar los más de 150 mil dólares que se le deben al futbolista. De lo contrario, el próximo 30 de junio, el delantero se apropiará del pase y decidirá su futuro.

Lo que nadie puede asegurar hoy, especialmente por el importante tiempo de inactividad que arrastra Milton Caraglio, es si el jugador estará en condiciones de aportar algo a este necesitado Central antes de que finalice el torneo. Y tampoco si podrá hacerlo después, en caso de que la dirigencia auriazul decida hacer un nuevo contrato para retener al delantero.

Comentarios