Policiales

Operativo Blanco Pintor

Capturaron en Brasil a un jefe de la mafia calabresa fugado de Uruguay en 2019

En 2017 fue arrestado en Montevideo tras pasar 23 años prófugo. A punto de ser extraditado, se fugó en 2019 de la cárcel y se refugió en Brasil donde se presentaba como un empresario sojero. Lo sindican por el tráfico cocaína de la mafia calabresa al norte de Italia desde América del Sur


El capo italiano Rocco Morabito, fugado de una cárcel de Uruguay en junio de 2019, fue capturado este lunes por la noche en la ciudad de Joao Pessoa, capital del estado de Paraiba en el noreste de Brasil, informó la Policía Federal (PF) de dicha país.

Morabito, de 54 años, jefe de la ‘Ndrangheta (mafia calabresa) y considerado el rey de la cocaína, fue arrestado “junto a otro ciudadano italiano”, cuya identidad no fue revelada pero también le pedirán la extradición, como resultado “de una investigación conjunta entre Brasil e Italia”, según el comunicado.

“Desde el domingo, un equipo de policías italianos de la Oficina Central de la Interpol en Roma, que participó de la investigación, y de los Carabinieri se trasladaron a Brasil ante la perspectiva de que la detención fuese hecha”, agregó el cuerpo policial.

Según la PF brasileña, Morabito es uno de los más buscados de Italia.”Hay registros de la actuación de Rocco Morabito en la organización del tráfico de drogas entre Brasil y Europa desde la década de los 90″. Y el Supremo Tribunal Federal (STF) había ordenado su detención, consignó la agencia de noticias AFP.

En ese marco, el procurador de Reggio Calabria, Giovanni Bombardieri, recalcó que, durante toda su larga permanencia en América del Sur, Morabito actuó como broker internacional de la droga.

“Hacía una vida normal. Iba a la playa y frecuentaba los locales públicos. No tenía la vida de un fugitivo”, contó el comandante del segundo sector investigativo del Cuerpo Especial de Operaciones de Italia, Massimiliano D’Angelantonio. De hecho, formó una nueva familia y se presentaba como un rico empresario de la soja, con contactos con autoridades locales, explicó.

Morabito era buscado desde 1995 por la justicia italiana, que lo acusó de asociación ilícita y tráfico de drogas, y había sido condenado en ausencia a 28 años de cárcel, que más tarde se amplió a 30 años.

Las autoridades uruguayas detuvieron a Morabito, considerado uno de los 10 más buscados del mundo, en 2017 tras pasar 23 años prófugo en un hotel de Montevideo ciudad donde residió 13 años donde tenía una mansión en el balneario uruguayo de Punta del Este bajo la identidad de Francisco Antonio Capeletto Souza. Su caída se produjo cuando inscribió en el colegio a su hija con su verdadero nombre.

En 2018 aprobaron su extradición a Italia, pero en 2019 protagonizó una sonada fuga de la Cárcel Central de Montevideo junto a otros tres extranjeros, y desde entonces estaba prófugo. Ese 23 de junio, Morabito huyó por las azoteas del edificio aledaño a la cárcel y eligió escapar en horas de la noche, cuando no estaba operativo el sistema de videovigilancia interno. Morabito trepó los muros la ex Cárcel Central y apareció en el apartamento de una vecina. Salió de allí, se tomó un taxi, viajó a Minas, volvió a Montevideo y se le perdió el rastro, dijeron en su momento las autoridades judiciales.

En 2020 cayó preso en la Argentina Ferdinando Sarago, miembro de la ‘Ndrangheta que organizó la fuga de Uruguay con 50 mil euros para sobornar a los guardias.

En 1994, Morabito se había esfumado de Milán, donde llegó a ser conocido como el “rey de la cocaína”. Allí había arribado con 25 años, proveniente de su pueblo natal de Africo, en Calabria, considerado el “bastión de la ‘Ndrangheta”.

 

Comentarios