Espectáculos

#NuncaMás

Canticuénticos y La Banda de las Corbatas: música y memoria para las infancias

Las bandas de música infantil publicaron canciones y videos para fomentar en los niños el concepto de lucha por la memoria, la verdad y la justicia. También se abrió una convocatoria para sumar dibujos y collages y así participar de la marcha virtual en este 24 de marzo en cuarentena


La consecuente lucha de Madres y Abuelas de Plaza por memoria, verdad y justicia en torno al accionar y la herencia de la última dictadura cívico-militar llegó por primera vez al cancionero para niños de la mano de flamantes temas de los grupos Canticuénticos y La Banda de las Corbatas.

El conjunto santafesino Canticuénticos, con su trayectoria de poco más de una década y un lugar de reconocimiento y popularidad en el género, lanzó en febrero el huayno “Pañuelito blanco”.

En tanto, la bonaerense Banda de las Corbatas, también surgida en 2009 por impulso de educadores musicales de Quilmes, Berazategui y Florencio Varela, publicó la cueca tarijeña “Plaza de mariposas” junto un clip en el que participa Nora Cortiñas.

“Cada vez que se acerca el 24 de marzo, el tema de la memoria pasa a instalarse con mucha fuerza en gran cantidad de gente y vuelven las charlas con las hijas adolescentes y los relatos de lo que nos acordamos de una infancia en dictadura y las preguntas, que se renuevan siempre, buscando entender cómo fue posible que nuestro país haya vivido semejante infierno”, confió Ruth Hillar, integrante de Canticuénticos, a la agencia de noticias Télam.

Por su parte, Fabián Lupica, de La Banda de las Corbatas expresó; “Con el conjunto, todo el tiempo hacemos alusión y referencia a la lucha por la memoria. Tocamos para los organismos, y para nosotros, eso es como una obligación porque Madres y Abuelas son algo fundamental en nuestra historia. En el tiempo serán como San Martín ya que nunca bajaron los brazos”.

Desde Santa Fe, la compositora, acordeonista y cantante apuntó: “En nuestra familia siempre fue muy importante la marcha a la plaza y el acto en nuestra ciudad. Las hijas, desde chiquitas, se acostumbraron a repetir el «Presentes, ahora y siempre» y entendieron las lágrimas en los ojos de tantos adultos. Ahora pintan sus propias pancartas y marchan junto a las agrupaciones que más las representan, compartiendo lágrimas nuevas”.

Por su parte, Ruth Hillar remarcó: “Desde el comienzo de nuestro trabajo fuimos plasmando en las canciones nuestras miradas sobre el mundo y eso implica sostener ciertas verdades que pueden no serlo para otras personas. Creo que la mayoría de nuestro público comparte y valora esta toma de posición y esa suerte de vínculo de confianza es muy fuerte; sentir que se comparten cuestiones tan profundas acerca mucho a las personas”.

Por su parte, Fabián Lupica evaluó: “Sabemos que no somos un producto muy comercial que digamos. Hacemos música para las infancias en las que creemos y que soñamos, infancias con una historia, un contexto socio-cultural y actor social como sujeto de derecho”. Y agregó: “Queremos ser vehículos para que muchas historias lleguen a los chicos porque nos interesa estar de un lado de la sociedad y trabajar en esa línea que incluye rescatar culturas invisibilizadas. Si no, el sistema que está pensado para vender, te come totalmente y nosotros planteamos alternativas que no van de la mano con el estereotipo”.

En esta lucha por continuar la pelea por la memoria histórica, Hillar recordó canciones como “Casita de la memoria” de Eduardo Allende (del grupo cordobés  La Chicharra) y “El país de Nomeacuerdo” de María Elena Walsh. “Hay mucha poesía en el cancionero infantil y también claras referencias a la desmemoria histórica y el ocultamiento de la verdad. Por eso es tan importante escucharlas, y más aún cuando se invita a las generaciones más pequeñas a cuidar la memoria y buscar la verdad. Porque ellas van a ser quienes en el futuro sigan caminando y sosteniendo el «Nunca más»”.

Un pañuelo agitando verdades y convocatoria

Compuesto conjuntamente entre Ruth Hillar y Sebastián Cúneo, el huayno “Pañuelito blanco”, de Canticuénticos, es para su autora “la posibilidad de comunicarle cosas profundas a las infancias”.

“Cada vez más, creemos que podemos cantarle a nenas y nenes sobre todo aquello que acompañe su formación como personas. El trabajo sobre la música y el texto fue emotivo y a la vez muy reflexivo. Pensar en las palabras para comunicar cosas tan profundas a las infancias es cosa seria pero, como siempre, la intuición también juega una buena parte”, sostuvo Ruth a Télam.

De hecho realizaron una convocatoria en sus redes sociales donde incluyeron un link para descargar la canción, la letra, el libro y la partitura de la canción (cuyos archivos estarán disponibles hasta el sábado 28) para sumarse a la marcha vía redes sociales con dibujos o collages alusivos a la canción y tuvieron una gran respuesta.

“Ya que este 24 no podremos marchar, vamos a construir una gran muestra virtual para pensar, recordar y conmemorar juntes el día de la memoria por la verdad y la justicia”, anunció la banda en su Facebook.

Sobre “Pañuelito blanco”, Hillar también expresó que es un adelanto del quinto disco del conjunto que se llamará A Cocochito: “Es un álbum con catorce canciones que ya están grabadas casi en su totalidad pero que deberán esperar a que pase la cuarentena para que podamos retomar y terminarlas”.

“También estamos empezando con una colección de canciones de Canticuénticos en versiones orquestales. El que está llevando adelante este proyecto es Nahuel, nuestro baterista. Hace un par de días subimos la primera de la colección: «Noni noni», en versión orquestal”, agregó.

Por el momento, la banda suspendió gran parte de sus conciertos en el país, más allá de que aún sigue vigente la presentación del sábado 4 de abril en el Teatro Municipal La Comedia de Rosario que, obviamente, en caso de que se extienda la cuarentena en el país deberá ser reprogramada.

Comentarios

10