País

Mujeres y personas menstruantes

Cannabis y ginecología: en qué puede ayudar la planta

Sirve para tratar la endometriosis y el síndrome de ovario poliquístico. Ayuda con los síntomas premenstruales con menos efectos adversos que los medicamentos tradicionales. Aseguran que no está comprobado clínicamente que disminuya la fertilidad

silvina vulcano uso terapeutico especialista

Semanas atrás, el Colegio de Médicos de Rosario retomó la capacitación en cannabis medicinal a profesionales de la Salud del sur de Santa Fe. La primera había sido en 2022 y al final surgió un pedido: más información sobre cómo usar cannabis en ginecología. Endometriosis, síndrome de ovario poliquístico, síndrome premenstrual y trastorno disfórico premenstrual son algunos de los campos donde la planta y sus derivados pueden ayudar. Aseguran que su uso no está comprobado que reduzca la fertilidad. 

Cannabis y salud ginecológica

Silvina Vulcano es médica tocoginecóloga egresada de la Universidad Nacional de Buenos Aires (UBA) y luego de formarse en epidemiología, gestión y políticas de salud y seguridad de pacientes empezó a estudiar el uso del cannabis en mujeres y personas menstruantes. Diplomada en Vinculación en Cannabis y sus usos medicinales 2021 por la Universidad Nacional Arturo Jaureche y en el posgrado “Abordaje integral de la planta de Cannabis para la salud” de la UNR, es la especialista convocada por el Colegio de Médicos para capacitar a sus colegas en cuándo y cómo pueden ayudar la marihuana. “El cannabis viene a dar una respuesta no solo a las patologías, sino a las situaciones cotidianas de incomodidad y discapacidad”, explica a El Ciudadano.

Endometriosis y cannabis

Lo primero que remarca Vulcano es que las personas tenemos, además de los conocidos sistemas nervioso o endócrino, un sistema endocannabinoide formado por distintas moléculas, siendo la anandamida o “molécula de la felicidad” y el 2-AG las más conocidas.

El sistema endocannabinoide, que tiene receptores SNC en el corazón, el bazo, las glándulas endocrinas y los sistemas reproductores masculino y femenino, puede regularse al usar derivados de cannabis para distintos fines. Por ejemplo, tratar la endometriosis, una enfermedad que en promedio sufren 1 de cada 10 mujeres o personas menstruantes por un crecimiento ectópico del tejido endometrial uterino.

“La endometriosis genera un dolor intenso a través de los tres mecanismos productores de dolor: el nociceptivo, el inflamatorio y el neuropático. La planta puede llevar alivio a cada uno”, señala Vulcano y aporta que está en estudio si la patología es más frecuente en quienes tienen un sistema endocannabinoide desregulado.

Síndrome de ovario poliquístico y cannabis

El síndrome de ovario poliquístico o SOP afecta a entre 5 y 15 % de las mujeres en edad reproductiva. Aquí la planta puede ayudar contra la resistencia a la insulina y la obesidad, ambas relacionadas con esta patología. “El sistema endocannabinoide regula el balance energético al regular el apetito, la ingesta de alimentos y el metabolismo de la glucosa”, apunta Vulcano y agrega que su rol en el desarrollo del síndrome, al igual que en la endometriosis, es clave.

El médico de la reina Victoria le recetó usar cannabis para sus molestias menstruales.
Síndrome premenstrual, trastorno disfórico premenstrual y cannabis

Según Vulcano, tres de cada cuatro personas menstruantes experimentan síndrome premenstrual, incluyendo mayor irritabilidad, tensión, estado de ánimo deprimido, sensibilidad en las mamas e hinchazón. “La menstruación es una experiencia normal y saludable entre las mujeres en edad fértil, pero puede provocar malestar físico o cambios de humor o estado de ánimo en las semanas anteriores a cada ciclo mensual”, señala la tocoginecóloga, pero advierte que los síntomas pueden impedir las actividades cotidianas. 

Siempre según la especialista, entre un 5 y 8% de las personas menstruantes tienen síntomas moderados y graves relacionados con una forma más grave de síndrome premenstrual: el trastorno disfórico premenstrual o TDPM, que lleva a depresión, ansiedad, ira, insomnio, dificultad para concentrarse, letargo, cambios marcados en el apetito, comer en exceso o antojos de alimentos específicos, hipersomnia o insomnio, sensación de estar fuera de control, mas los síntomas físicos como dolor articular o muscular e “hinchazón” o aumento de peso. 

“Las opciones de tratamiento incluyen intervenciones hormonales, antidepresivos y cambios en el estilo de vida”, explica Vulcano y advierte que “el cannabis es un tratamiento alternativo no hormonal que potencialmente ofrece menos efectos secundarios negativos que los medicamentos disponibles actualmente”. 

Entre quienes descubrieron ese uso estuvo el médico personal de la reina Victoria, Sir John Russell Reynolds, quien le recetó cannabis a la monarca para sus molestias menstruales. Cómo fue comprobado en estudios más recientes, logró mejorarle los síntomas que suelen superponen con los síndromes premenstruales: problemas de sueño, irritabilidad, depresión y dolor en las articulaciones.

Fertilidad y cannabis

“A pesar de la evidencia sustancial de que el consumo de cannabis puede alterar la ovulación, el transporte de trompas y la implantación de embriones, los estudios de cohortes a gran escala no han podido demostrar una reducción de la fertilidad en las mujeres que consumen cannabis”, señala Vulcano. Por ejemplo, la Encuesta Nacional Estadounidense para el Crecimiento Familiar, que siguió retrospectivamente a 1.076 mujeres participantes, informó que ni el consumo de cannabis ni la frecuencia se asociaron con el tiempo hasta el embarazo.

“Cuando he tenido mujeres con alteraciones en el ciclo menstrual que usan cannabis, hay que explorar cómo vive esa persona: si hace mucha actividad física, si usa cannabis a diario, si está bajo situaciones de estrés”, dice Vulcano y concluye: “Cuando podemos ordenar eso comienza a regularse todo y la planta deja de tener el estigma”.

Empiezan a funcionar los consultorios de cannabis medicinal en la salud pública de Santa Fe

Cuidarse y cuidar

Si bien este artículo aborda el uso medicinal del cannabis, es importante acompañar noticias vinculadas a drogas desde una perspectiva de reducción de daños, entendiendo que también existe un uso recreativo que puede entrar en la ecuación del bienestar de la persona.

Por eso, y en caso de que el consumo de drogas sea problemático, existen distintos espacios de atención. Además de las opciones de gestión no estatal, están los 744 centros de salud públicos que deben, por la ley de Salud Mental y Adicciones, atender a todas las personas sin discriminación alguna. 

Si conocés a alguien que necesita contención en consumos problemáticos, podés contactarte con La Estación, un espacio de gestión municipal donde analizan y ofrecen alternativas de tratamiento, incluso a quienes tienen cobertura de salud. El número de teléfono es 4-808797 y trabajan en Gálvez 867 de lunes a viernes de 9 a 17.

Además, la Secretaría de Políticas Integrales sobre Drogas de la Nación Argentina (Sedronar) mantiene el 141, un servicio telefónico que cuenta con profesionales las 24 horas para asesorar. También pueden escribir al cinterior@sedronar.gov.ar.

Comentarios