Ciudad

Saber para tratar

Cannabis medicinal: Conicet abre nuevos espacios para testear aceites

Hoy sumarán el servicio en institutos de Buenos Aires. En Rosario, según autoridades locales, no será necesario porque ya funciona en la UNR desde hace 3 años


Este viernes autoridades de Conicet presentarán en Buenos Aires un nuevo espacio para testear aceites de cannabis. Como los preparados vienen de distintas variedades de plantas y procesos quienes los usan (y sus médicos) piden saber qué es lo que toman en sus tratamientos. Según publicaron desde Télam días atrás, el nuevo lugar de análisis funcionará el Hospital El Cruce de Florencio Varela.

La iniciativa es un paso más de la Red de Cannabis de Conicet y la expectativa está en saber si lo ofrecerán en otros institutos del país que cuentan con el equipamiento para hacerlo. En Conciet Rosario, su vicedirectora, Cristina Carrillo admitió a El Ciudadano que no sería necesario ya que hay uno en funcionamiento en la UNR.

Necesidad

Desde hace años los frasquitos de aceite empezaron a moverse en las casas de Argentina. No sólo entre pacientes con epilepsia o problemas neurológicos. Llegaron a abuelos, abuelas y cuánta persona sentía que le iba a venir bien. Algunas personas primero consultaban a un médico.

Uno de los problemas es conseguirlo: las leyes que habilitan el uso medicinal del cannabis en Argentina dejaron pocos caminos para conseguir el aceite. Solo llega de afuera a cambio de dólares y previa autorización de Nación.

Para muchas, la alternativa fue plantar marihuana y extraerlo en su casa, aun sabiendo del peligro y la persecución de la Justicia. Pero además, al no ser un producto fabricado a escala industrial, pocos sabían qué tienen los aceites caseros y si los podía ayudar con su dolor.

Info

Saber qué tiene los aceites es esencial para que profesionales de la salud ayuden a tratar enfermedades y patologías que no están incluidas por ahora en la ley de cannabis medicinal. Nación, aún sin modificar la reglamentación, solo permite el uso de un aceite si la persona tiene epilepsia, lo que lleva a muchas familias a cultivar cannabis y hacer sus preparados. Además del peligro de la persecución policial muchas personas no saben qué tienen los aceites. Necesitan saber cómo están compuestos los aceites para orientar a futuro los tratamientos.

Ciudad pionera

El testeo de aceites en Santa Fe empezó en la UNR entre 2016 y 2017. El lugar: la Unidad de Optimización de Farmacoterapia (UOF) de la Facultad de Bioquímica, donde habían empezado a recibir a personas que querían saber si tomar aceite de cannabis podía alterar al resto de las pastillas que tomaban. Ese grupo de científicos estaba acostumbrado a estudiar cómo los remedios actúan entre sí adentro del cuerpo, pero nunca habían tenido una demanda así.

El entonces decano de Bioquímica, Esteban Serra, armó un programa de extensión para testear los aceites y así devolver a quienes los usaban el detalle de qué estaban tomando para que un médico definiera un tratamiento seguro y efectivo. Duró 18 meses y las muestras llegaron gracias a las asociaciones Arec, Aupac y la fundación María Victoria, que asisten a personas en tratamientos e información sobre el cannabis en Rosario. En ese tiempo descubrieron que un 8 por ciento de las 473 muestras casi no tenían THC y CBD, dos de los componentes más conocidos de la planta y aún en análisis para conocer sus potenciales usos medicinales.

Después del proyecto de extensión, la UNR tomó el programa como estable, pero lo aranceló. En 2019 costaba mil pesos (hoy 1.300) mientras que el de la facultad La Plata lo cobran el doble. Tomaron como sede para recibir las muestras (tres gotas en un tubo de Eppendorf) la sala 9 planta baja del Hospital Centenario (Urquiza 3101).

Cómo será la nueva reglamentación del cannabis de uso medicinal en la Argentina

Por el costo y la necesidad la provincia firmó en diciembre un convenio para pagar 100 testeos a madres de chicos y chicas de la ciudad de Santa Fe que sufren distintas enfermedades y donde no habilitaron ningún equipo para los exámenes.

El tubo y el instructivo que garantiza anonimato puede buscarse en el hospital Centenario de lunes a viernes de 8 a 12. La muestra puede presentarse en el mismo lugar el primero y segundo viernes de cada mes en el mismo horario. Una vez por mes Una vez por mes las autoridades del Laboratorio de Cromatografía y Espectrometría de Masas de la UOF analizan los que les lleguen. El resultado entra al correo electrónico del usuario en una semana.

Origen

Además del test, quienes hagan el análisis pueden completar un cuestionario para conocer qué tipo de demanda los llevó a producir o comprar el aceite. Desde la Facultad sugieren explicar si lo adquirieron en el mercado formal o informal y si es casero propio o de terceros. También si conocen cuál es la variedad de la planta de la que se extrajo, los motivos para el consumo y la cantidad de gotas que usa por día. A su vez, quieren saber el método de extracción y si la persona está asesorada por algún profesional de la salud. La Facultad, comprometida con la investigación del uso medicinal, terapéutico o paliativo del dolor, creó un espacio para consultas e información dentro de su página web.

Panorama nacional

Además de la UNR, la Universidad Nacional de Buenos Aires (UBA) y la Universidad Nacional de La Plata (UNLP) ofrecen el servicio a la comunidad. Otro espacio que lo hace es el Centro de Investigaciones del Medio Ambiente de Conicet, también en La Plata, en convenio con el instituto de oncología Ángel Roffo en Buenos Aires.

Este viernes la última en sumarse será la Universidad Nacional Arturo Jaureche a través del Hospital El Cruce y Conicet. El testeo de aceite de cannabis se sumará a la cartilla del STAN, los Servicios Tecnológicos de Alto Nivel.

En todos los institutos de Conicet, incluidos los de Santa Fe, los STAN son abiertos a la comunidad, pero tienen un precio. “Son actividades como ensayos, análisis e incluso asesorías y consultorías institucionales que cualquier institución o empresa puede solicitar. Como se usa el equipamiento y reactivos del instituto se cobra”, explicaron desde Conicet.

Comentarios