Edición Impresa, Espectáculos

Música popular

Canciones ajenas, historia compartida

Aldana Moriconi estrena un disco donde conviven autores argentinos. “El camino del sueño”, a las 21.30, en Plataforma Lavardén.


Antes de presentar su disco en Buenos Aires, Aldana Moriconi llega a Plataforma Lavardén (Sarmiento y Mendoza) para, esta noche a las 21.30, dar a conocer El camino del sueño, su tercer trabajo de estudio. Acompañada por una virtuosa formación que integran Germán Lucero en bajo, Rodrigo Casal en batería, Alejandro Rossi en guitarra, Marcelo Gallego en sintetizadores y Verónica Debiazzi en saxo, Moriconi (voz y teclado) recorrerá las diez canciones que dan vida a este nuevo álbum.

En El camino del sueño conviven composiciones de Daniel Toro, Adrián Abonizio, Fito Páez, Víctor Heredia, Piero y Jorge Fandermole, entre otros músicos que enriquecieron el cancionero popular argentino. “Eran canciones que ya hace un tiempo había empezado a buscar por una necesidad de decir”, contó Moriconi a El Ciudadano.

El repertorio tiene como centro el cancionero popular: suenan “Zamba para olvidar”, “El Témpano”, “Yo vengo a ofrecer mi corazón” y “Razón de vivir”, entre otros clásicos, pero aquí florecen en el aire renovados con las búsquedas íntimas de la artista oriunda de Casilda. “Siempre amé hacer interpretaciones y tuve una cierta habilidad para encontrarle la manera en que yo las diría”, dijo con modestia la cantante que escuchó los consejos del productor Germán Lucero para editar este material.

Moriconi detalló que esas canciones la acompañan desde niña y fue el camino recorrido y la maduración como persona lo que la llevó a volver sobre sí para encontrar otros sentidos. “Cuando uno es chico –contó– escucha determinadas cosas y hay significados que no están claros; pero de grande, al hacer otra lectura, descubrí que me atravesaban profunda e íntimamente y se mezclaron un montón de vivencias. Desde ahí transmutó y salió el disco”.

Muchas veces, optar el camino de la reinterpretación de autores célebres para decir cosas personales es más empinado que hacerlo con composiciones nuevas. Pero Moriconi no se estremece frente a los procesos creativos cuando de expresarse se trata. “Cada ser humano es como una huella digital en el mundo; cuando una obra pasa a través de una persona se convierte en otra cosa también por el hecho de que, cada uno de nosotros, conlleva distintas alegrías y experiencias de vida”, dijo la artista. Y destacó: “Después, está toda la parte musical que se tiene que adaptar a lo que uno siente y a las emociones”.

Con igual responsabilidad personal como por el compositor en juego, Moriconi alumbra una nueva definición que enriquece cada obra elegida. “Las dificultades son distintas en la parte compositiva y en la interpretativa, pero para mí las dos tienen el mismo grado de dificultad”, aseguró.

El disco comienza con “Camino del sueño”, canción de Mario Díaz que la cantante eligió para titular el disco porque –dijo– es una forma de valorar el camino por sobre la meta. “Me llamó mucho la atención la escena de una película en la que un maestro junto a su discípulo emprenden un viaje en busca de algo. Tras caminar tres horas, el maestro le da una piedra y el estudiante se enoja porque esperaba algo más importante. El maestro le dice que el viaje era lo importante. A veces nos olvidamos de todo lo que está pasando en el momento, aquí y ahora, con una expectativa de una meta que en realidad no existe. Toda la línea del disco tiene que ver con eso”, analizó.

Tras la presentación de esta noche, Moriconi continuará su gira por Buenos Aires (12 de junio) y Casilda (8 de julio), para después llegar a escenarios de Tucumán, Salta y Jujuy. En Rosario mostrará los diez temas que componen este disco y repasará Pasen y vean (2012) y Esencias (2008).

Comentarios