El Hincha

Básquet

Cañada campeón por su cantera; Rosario quedó tercero

Fue un equipo intenso, rápido y explosivo, que manejó las variantes defensivas y supo ganar jugando a goleo alto pero también a marcadores bajos. Así se llevó el torneo Provincial que se jugó en Rafaela. El combinado rosarino terminó en el podio


En el podio. Rosario perdió con el caméon en semis, pero se quedó con el tercer puesto.

En charla informal, un jugador de Liga A resumió en una frase la que quizás sea la esencia de los torneos provinciales: “Es un torneo en el que un pibe de una liga local le puede pintar la cara a un jugador reconocido a nivel nacional”.

La sentencia es perfecta y refleja una de las tantas características que hacen únicos a los torneos de selecciones de Santa Fe, en las que cada una de las asociaciones reúne a sus promesas y figuras locales, las refuerza con los valores que trascendieron a nivel nacional y busca el título tan esperado. Una gran dosis de amateurismo, pertenencia y amor por el deporte se pone en juego, arriesgando mucho más de lo que se puede ganar y dejando la vida en un torneo extremadamente exigente y en el que nadie juega por jugar, como quedó claro en la inmensa mayoría de duelos picantes que tuvo este Rafaela 2018.

Y si de encontrar un ejemplo se trataba, Cañada lo dio. Hace rato apostó a jugar con gente de la cantera, que le dio alegría en las menores e incluso contra la gran cantidad de bajas (los que no vinieron al torneo y los que se lesionaron, como Avenali), jugó un torneo increíble, hizo historia y se quedó con su tercer título bajando en semifinales al campeón y candidato Rosario y luego en la final al temible Santa Fe.

Fue un equipo intenso, rápido y explosivo, que manejó las variantes defensivas y supo ganar jugando a goleo alto pero también a marcadores bajos. Uriel Pascualetto dominó a cuanto pivot se le puso enfrente y dejó en evidencia su enorme futuro (MVP del torneo), mientras que el vértigo fue aliado de Torresi una vez más y Montani Wortel aportó coraje.

Con respecto a Rosario, está claro que cuando la apuesta tiene a jugadores importantes de Liga, la exigencia siempre es el título, y también fue evidente que la pésima mañana ante Cañada lo condenó. El equipo nunca terminó de hallar una identidad y consistencia defensiva, pero es el mismo cuerpo técnico y base de plantel que un año atrás desbancó a Santa Fe como visitante y mostró solidez en ambos costados. Entonces, habrá que entender que simplemente no se dio porque no parecen existir factores externos condicionantes ni errores en la construcción del equipo.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios