Economía

Campo en crisis

Caen ventas de maquinaria agrícola y ¿llegan suspensiones?

Las bajas en el sector llegaron al 43,6% en el tercer trimestre de este 2018 según datos del Indec. El presidente de la Cámara Argentina de Maquinaria Agrícola habló de "perspectivas desalentadoras" y que la empresas podrían instrumentar reducción de jornadas


La venta de maquinaria agrícola sigue en caída.

Otro rubro en baja. Las ventas de maquinaria agrícola cayeron 43,6% en el tercer trimestre según datos del Indec que rebotaron en el sector, el que parece considerar que esa caída ya será un piso hasta bien entrado 2019.

La difícil situación en el sistema de financiamiento colocó a los granos como moneda de cambio; la tendencia se prolongará en la actual campaña 2018-2019 y así el canje por granos se instaló en la venta de maquinarias.

En tanto, el presidente de la Cámara Argentina de Maquinaria Agrícola (Cafma), el santafesino Raúl Crucianelli, había acotado: “Prácticamente estamos sin financiamiento para la venta. Existe mercado interno, pero el productor agropecuario o el contratista rural no está dispuesto a financiar su compra a las tasas que solicitan los bancos”.

“Todo esto ha producido una fuerte baja en la fabricación e importantes niveles de stocks, lo cual comenzó a tener influencia negativa en el empleo, con perspectivas desalentadoras dado que calculamos que entre el 22% y el 25% de las empresas decidirán en el corto plazo instrumentar reducción de jornada, suspensiones. Todo esto debe ser resuelto para no profundizar la situación”, advirtió.

Mientras que para las cosechadoras, fue el peor trimestre desde 2002; las 102 máquinas vendidas en el tercer período de 2018 constituye el registro más bajo desde la primera medición oficial del Indec, después de la crisis económica que comenzó en 2001, sostuvo en un informe la revista especializada Maquinac.

Las cosechadoras tuvieron una baja de 65% con relación a las unidades comercializadas en igual ciclo de 2017.

El analista Néstor Sargiotto consideró que “a esta altura del año, el desplome en las ventas de maquinaria agrícola no sorprende a nadie. Números más, números menos, los diferentes actores que participan en este segmento vienen atravesando un año realmente para el olvido”.

“Lo que comenzó siendo un ejercicio complicado por la fuerte sequía del primer bimestre, se profundizó con la crisis macroeconómica a partir de mayo”, dijo en un análisis.

Consignó que el golpe de gracia lo dio la ausencia de financiamiento, con tasas por las nubes y bancos oficiales sin fondos para el sector.

De este modo, las cifras oficiales del Indec correspondientes al tercer trimestre son una instantánea de una imagen que industriales, concesionarios, productores y demás eslabones de la cadena de negocios de la maquinaria conocen a la perfección.

Para Sargiotto, algunos factores dan pie para pensar que el sector “ya tocó fondo”, por lo que cabría esperar que, de ahora en más, se observe un progresivo cambio de la tendencia general.

“La estabilidad cambiaria a partir de octubre, la llegada de las primeras lluvias generosas y los pronósticos de una cosecha récord confluyen para alentar expectativas optimistas de cara al mediano plazo”, explicó.

También destacó que en las últimas semanas comenzaron a observarse síntomas de un cambio en el ánimo general, con mayores consultas en los concesionarios y un número creciente de negocios concretados.

Al respecto detalló que por razones estacionales, el cuarto trimestre del año suele ser el de mayores ventas de maquinaria y en los últimos 10 años, el 30 por ciento de los equipos vendidos se registraron entre octubre y diciembre de cada temporada.

Por otra parte, en el tercer trimestre además cayeron las ventas de tractores (-53,9%), sembradoras (-19,2%) e implementos (-35,4%).

Según el informe del Indec, los números refieren al mayor retroceso padecido por el sector en los últimos tres años y resalta con rigor la crisis que atraviesa el negocio de la maquinaria agrícola.

De acuerdo con las estadísticas oficiales, entre julio y septiembre pasados se vendieron 3.421 equipos, 43,6% menos que las 6.076 unidades reportadas en el tercer trimestre de 2017.

En cuanto al valor económico, las ventas de maquinaria agrícola durante el tercer trimestre de 2018 totalizaron una facturación de $ 7.576,6 millones, una caída de sólo 8,7% respecto de igual período de 2017.

Mientras que en dólares, la facturación del sector pasó de U$S 476,5 millones en el tercer trimestre de 2017 a U$S 215,4 millones en el último trimestre, con una retracción de 54,8% entre ambos períodos.

En el acumulado de los primeros nueve meses, la caída alcanza a 29%, con 11.730 máquinas comercializadas entre enero y septiembre de 2018, contra 16.537 unidades vendidas en similar período del año anterior.

Comentarios