Policiales

Operativo Sapucay

Cae otro político correntino por narcotráfico en Itatí

El ex funcionario fue detenido este viernes en una vivienda de la capital correntina en el marco de la causa que investiga su conexión con una banda narco que ingresaba 15 toneladas semanales de marihuana desde Paraguay y que ya tiene al intendente de Itatí, su vice y 25 personas apresadas  


El ex intendente de la ciudad correntina de Empredrado, Juan Manuel Faraone, quedó detenido este viernes en el marco de una serie de allanamientos que corresponden al operativo Sapucay que investiga a tres bandas por ingresar unas 15 toneladas semanales de marihuana desde Paraguay en lanchas hasta Itatí para luego comercializarla en las provincias de Buenos Aires, Tucumán, Santiago del Estero, Santa Fe –incluida Rosario a través de la banda de Los Monos–, Córdoba, Mendoza y Chaco, y en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Por esta causa, también fueron apresados el intendente de Itatí, Natividad “Roger” Terán, y su vice, Fabio Aquino, junto a otras 25 personas.

Según voceros del Ministerio de Seguridad de la Nación, en estos 19 meses que lleva la pesquisa las fuerzas federales intensificaron las tareas de inteligencia criminal para con los integrantes de la red y sus roles en el entramado narco. Así, la Gendarmería Nacional arrestó este viernes en un allanamiento al ex jefe municipal de la localidad de Empedrado, Juan Faraone, en su domicilio de la capital correntina.

Para la justicia federal, Faraone está sindicado por sus vínculos con la red criminal que tenía su base en Itatí y que tenía a la localidad de Empedrado, a unos 100 kilómetros de dicha ciudad, como una segunda puerta para el ingreso de narcóticos.

Para la Justicia federal, la localidad de Empedrado era la segunda base de operaciones después de Itatí para la banda narco

 

Además, el juez federal Sergio Torres ordenó otros operativos en Chaco, Buenos Aires y la Capital Federal donde fueron apresados dos familiares directos del ex intendente, quienes resultaron ser gendarmes que habían sido captados por la narcopolítica en 2014.

De acuerdo con las fuentes, estos uniformados habían sido identificados con anterioridad y eran usados como “carnada, siendo vigilados de forma permanente y utilizados para estudiar el comportamiento del resto de los integrantes de la banda. De esa forma se obtuvo información precisa que permitió conocer cómo operaban los diferentes miembros y los roles que ocupaba cada uno de ellos”, describieron los pesquisas.

Estos procedimientos se realizaron a una semana de que personal de Gendarmería capturara a Federico Sebastián “Morenita” Marín, quien se había transformado en uno de los prófugos más buscados del país y que contaba con una recompensa por un 1.500.000 de pesos.

Marín está sindicado como el líder de una de las tres bandas que incluye la causa conocida como Sapucay: las restantes son Los Gordos, cuyo jefe Luis Saucedo sigue prófugo, y la de Carlos “Cachito” Bareiro, preso por otra causa. En la elevación de la causa a juicio, el juez Sergio Torres los sindicó como quienes ingresaban unas 15 toneladas semanales de marihuana desde Paraguay en lanchas hasta Itatí para luego comercializarla en las provincias de Buenos Aires, Tucumán, Santiago del Estero, Santa Fe –incluida Rosario a través de la banda de Los Monos–, Córdoba, Mendoza y Chaco, y en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

 

El ex funcionario de Empedrado fue apresado en la capital correntina.

 

La operatoria

 

Dos testigos declararon bajo reserva de identidad en la causa que mandó presos a principios del año pasado al intendente de Itatí, Natividad “Roger” Terán, y su vice, Fabio Aquino, con otras 25 personas, y describieron funciones y roles de los principales sospechosos de integrar las bandas narco de esa localidad. También están presos tres policías provinciales, dos federales, un jefe de Gendarmería, un ex prefecto y un abogado. Hay 13 fugitivos en este expediente.

El primer testigo dijo que el prófugo Luis “Lucho” Saucedo (también apodado Gordo) “es capo, es dueño de todo Itatí, maneja camionetas y camiones para llevar la droga, es el que organiza junto a Walter Piris”. Éste es el esposo de Mariela Terán, la hija del intendente, y ambos están presos desde febrero en otra causa narco.

Este arrepentido dijo que el líder de la segunda banda, Carlos “Cachito” Bareiro, “es el que abastece todo, pone a la gente a trabajar, puede ser San Cayetano, le da trabajo a todo el mundo, organiza la venta de drogas para todo el mundo ahí. Compró quince embarcaciones y se las dio a varia gente de la zona para pescar, así sabe quién está en el río, así los pescadores le avisan quién está en el río”, indicó sobre quien seguía operando desde la cárcel federal de Resistencia.

Sobre el tercer grupo, liderado por el también prófugo Federico “Morenita” Marín “organiza todo con sus dos hermanos” –estos no figuran entre los imputados–, y que “arreglan con Martillo, jefe de la brigada policial de Itatí, y si no hay torta no pasan, por eso tienen que pagarles, para que los dejen vender droga”. Contó que Cristian Aquino, hermano del vice –quien había caído pocos días después que la hija y el yerno del intendente– “se encarga de hacer los viajes a Buenos Aires, Rosario, Santa Fe”.

El segundo testigo dijo que un tal Toledo, de la Policía Federal, “era jefe de oficiales de la parte de investigación y llamaba al Juzgado Federal de (Carlos) Soto Dávila” y “hablaba también con un secretario, que se llama Molina”.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios