Edición Impresa, Policiales

JEFE A GRAN ESCALA

Cae King Kong: ahora supernarco

El hombre de 46 años fue detenido en la ciudad rionegrina de Catriel. Estaba prófugo desde junio pasado cuando escapó a los tiros de un galpón en el partido bonaerense de La Matanza, donde la PSA decomisó más de 4 mil kilos de marihuana.


King Kong, el líder de una banda que trafica estupefacientes a gran escala, cayó el pasado jueves luego de estar siete meses prófugo durante un operativo de la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA) en la localidad de Catriel, provincia de Río Negro. El hombre era buscado desde junio pasado, cuando las fuerzas federales incautaron un cargamento de más de 4 toneladas de marihuana en un galpón en el partido bonaerense de La Matanza, que había partido desde Misiones. Una década atrás el narco paraguayo había protagonizado un gran escándalo en Santa Fe, cuando salió caminando por la puerta de la Alcaidía de Reconquista y provocó el desplazamiento de la cúpula de la Policía santafesina.

Teléfonos y armas fueron los elementos incautados en la ciudad de Catriel.

Se trata de Oscar “King Kong” Cardozo, quien se ganó el apodo gracias a sus casi dos metros de altura y sus anchas espaldas. En la investigación de la PSA, el hombre está sindicado como el líder de una banda que no sólo organizó el traslado de 4.272 kilos de marihuana desde Misiones a la provincia de Buenos Aires, sino también como el artífice del transporte de 850 kilos de cocaína que también fueron incautados por fuerzas federales entre 2014 y 2015.

El pedido de captura surgió en junio pasado tras un procedimiento que realizó la PSA, dirigida por Alejandro Itzcovich Griot, junto con la Policía de Buenos Aires, donde decomisaron las 4 toneladas de marihuana dentro de un camión en la localidad de La Matanza.

Las cuatro toneladas

Ese 27 de junio de 2016, las fuerzas federales tuvieron el dato de que entraría un cargamento de marihuana a provincia de Buenas Aires. Fue así que a la altura del kilómetro 47 de la ruta nacional 3 detectaron al transportista y montaron un operativo para atraparlo. Los uniformados de la PSA llegaron a un galpón y cuando irrumpieron una camioneta aceleró y pasó a la par de los policías a los tiros. Los pesquisas determinaron que en el vehículo iba el jefe de la banda: King Kong. A pesar del escape, en el galpón, los investigadores hallaron las 4 toneladas de marihuana.

King Kong desapareció hasta marzo, cuando las fuerzas federales consiguieron el dato de que los allegados del jefe de la banda de La Matanza –sindicado como el que realizaba la logística para el traslado de grandes cantidades de droga desde Paraguay a territorio argentino– hacían viajes a la provincia de Río Negro.

Fue en esa instancia que el pasado jueves y tras una extensa investigaci{on, según voceros del Ministerio de Seguridad de la Nación, la captura se efectivizó en la localidad de Catriel, provincia de Río Negro. Las fuentes indicaron que se realizaron dos allanamientos, los cuales fueron ordenados por el porteño Juzgado Criminal y Correccional Federal N° 4, a cargo del magistrado Ariel Lijo. Uno de ellos fue en la nueva residencia que habitaba King Kong con su familia.

En Catriel, ciudad conocida como la capital del petróleo, el paraguayo se había cambiado la identidad por la de Eleuterio Martínez.

A su vez, los pesquisas agregaron que se investiga un establecimiento rural de la zona, el cual está sospechado de funcionar como lugar de acopio de drogas.

Escándalo en Santa Fe

En abril de 2006, King Kong fue detenido en un campo de la provincia de Buenos Aires cuando transportaba 400 kilos de marihuana. King Kong estaba detenido tras caer en un operativo que se hizo el 7 de abril de 2006 en una estancia de la localidad de Abbott, provincia de Buenos Aires, a partir de pistas aportadas por el conjuez federal Virgilio Palud, quien desde hacía tiempo venía denunciando el paso de aviones que transportan droga desde Paraguay a distintas pistas clandestinas de Corrientes, Santa Fe y Buenos Aires.

Tras ser detenido fue trasladado a la Alcaidía de la Unidad Regional IX de Reconquista hasta principios de agosto, cuando traspasó las cuatro puertas que separaban su celda del exterior y desapareció. Pasó más de una semana dando vueltas y fue recapturado cuando iba en un remís desde la ciudad de Asunción (departamento General Obligado) hasta Rosario. Por ese tiempo, el magistrado Palud había asegurado: “Salió caminando por la puerta y su fuga no podría haberse concretado sin la connivencia policial”.

Tras el escape, el juez de Instrucción Enrique Muller procesó a siete presuntos cómplices, entre los que se encontraban dos uniformados de la guardia, el jefe de la Alcaidía de Reconquista y la madre de King Kong, quien estaba sospechada de comprar el escape. Por su parte, otros tres policías fueron acusados de dejar las puertas abiertas y desactivar el sistema de videocámaras instalado en el edificio.

En consonancia con la hipótesis de la connivencia policial, el magistrado Muller le tomó declaración en calidad de testigo de lo ocurrido a King Kong. Ese día, el hombre contó que logró escapar saltando desde un techo de ocho metros de altura y luego estuvo perdido en el monte. Cuando le preguntaron cómo era posible que estuviera limpio y afeitado luego de tantos días deambulando por paisajes agrestes, respondió que no delataría a sus cómplices.

Sin imputación

El juez indicó en esa oportunidad que no lo había acusado por la evasión debido a una simple cuestión: según el Código Penal, para que a una persona se le impute haberse fugado de la prisión debe protagonizar algún tipo de violencia física o material. Pero, en este caso, simplemente le abrieron la puerta.

El escándalo de la fuga comprada, en el que estuvo envuelto por más de una semana Reconquista, y las posteriores detenciones de los uniformados provocaron un escándalo que llevó a que el entonces gobernador, Jorge Obeid, removiera la cúpula de la Policía de Santa Fe.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios