Edición Impresa, Policiales

Estafa

Cae ex policía que vendía autos robados

Le achacan ser el líder de una banda dedicada a comercializar vehículos. La PDI realizó 11 allanamientos y demoró a 7 personas.


Según la Policía, el tipo es un artista en el arte de “empapelar”. Sabe documentar autos de forma profesional y alguna vez, hace ya muchos años, también fue parte de las fuerzas de seguridad hasta su exoneración por un delito que nadie recuerda bien. Ayer fue detenido como jefe de una banda rosarina dedicada a vender autos robados en otras provincias. René B., de 53 años, y su hijo Román B., de 26, serán imputados mañana por el fiscal de Investigación y Juicio Fernando Dalmau. Otras cinco personas demoradas ayer en 11 allanamientos simultáneos quedaron involucradas en la causa en estado de libertad.

Ayer por la mañana, nueve viviendas y dos talleres mecánicos ubicados en distintas zonas de la ciudad fueron allanados por efectivos de la Policía de Investigaciones (PDI). Además de padre e hijo, fue demorado un gestor automotor de 63 años, quien ante la presencia policial se descompensó y fue hospitalizado. Los uniformados se llevaron también a una mujer de 45 aunque al parecer buscaban a su esposo que no estaba en la casa. Como vendedores de los autos, por medio de redes sociales, fueron demorados dos personas, de 23 y 35 años, mientras que un joven de 27 habría caído en desgracia por estar en uno de los lugares allanados ocasionalmente. Un vocero policial dijo que se lo imputará por encubrimiento.

Jorge Fello, jefe de la PDI en la zona sur de la provincia, dijo a El Ciudadano que René, el organizador de la banda, no es un simple ladrón de autos ni mucho menos.

“Adquiría los vehículos, no salía a robarlos”, especificó el comisario. “Acá en Rosario los armaban, tenían bien aceitado el mecanismo para acomodarlos en el talle: cambiaban los guarismos, colocaban chapas patentes apócrifas y realizaban la documentación lo más real posible. Después se los vendían a personas que no sospechaban nada”, afirmó.

Según esa fuente, la investigación comenzó en abril pasado bajo la órbita de la fiscal Carolina Pairola y luego quedó en manos de Dalmau. En ese lapso la Policía dijo que se habrían cometido estafas por un valor de unos tres millones de pesos con la venta de automotores. “Comprobados tenemos 15 vehículos de esos, cuatro fueron entregados a sus dueños. Vendían desde BMW hasta Fiat 600”, detalló un investigador.

Consultado por los objetos secuestrados en las viviendas allanadas, donde figuran celulares, computadoras, tablets, equipos de música, cámaras de fotos, televisores, consola de juego e incluso ropa, un pesquisa dijo que los incautaron porque no pudieron justificar  la procedencia del dinero para su adquisición.

En uno de los domicilios secuestraron una pistola calibre 9 milímetros, un handy y un uniforme policial, además de una picana eléctrica, una tijera corta perno y una granada de misil explosiva antitanque. En dinero un poco más de 70 mil pesos y de 1.500 dólares, confió una fuente.

Uno de los investigadores aclaró: “No se dedicaban al robo. Lo que hacían era conseguir autos robados y reinsertarlos en el mercado de la forma más elegante posible, aunque ilegal”. Y agregó que “desarticulada la parte central de la banda: jefe, talleres y el gestor, solo nos falta ir por los que robaban fuera de Santa Fe. Algunos vehículos eran de Mar del Plata, otros de Capital Federal”, afirmó.

En relación a René, distintos pesquisas coincidieron en que hace muchos años formó parte de la Policía, pero se fue exonerado. Si bien ninguno recuerda el motivo de su expulsión de la fuerza, le achacaron algunas estafas posteriores apelando sólo a la memoria. “Se disfrazaba de empleado de correo y tocaba timbre con un paquete de OCA”, dijo un viejo pesquisa mientras que otro recordó: “Una vez fue detenido vestido de cura, pedía rosarios de oro, anillos y dijes de la virgen para que lo donen a su iglesia”.

Comentarios