Policiales

Policías, gendarmes y empresarios

Golpe al clan Paz por tráfico y narcolavado

Un sargento de la Policía, dos gendarmes y tres civiles fueron detenidos este miércoles en un megaoperativo. Entre los cabecillas de la banda hay un hijastro de Luis Alberto Paz, aunque el ex mánager de box no está vinculado por ahora en la causa narco


@belitaonline

Silvina Tamous / Daniel Schreiner

La investigación en la que este miércoles la PDI desbarató una banda narco formada por policías, gendarmes y civiles comenzó en 2015, tal como publicó El Ciudadano en su edición del 30 de abril de 2017. Un policía y un comerciante de Santa Fe fueron detenidos entonces en un auto Mercedes Benz B200 que transportaba en un doble fondo 32 kilos de cocaína desde Paraguay hasta Santa Fe. Si bien los dos detenidos ya fueron condenados, un dato que surgió de esa investigación sentó los cimientos del operativo de la banda desbaratada este miércoles por la pesquisa del fiscal federal de Santa Fe Walter Rodríguez. Fuentes federales dijeron que ese mismo auto había cruzado el paso fronterizo otras nueve veces; el conductor en esas ocasiones, según quedó asentado en la frontera, fue otro efectivo de la Policía provincial, el sargento Edgardo Baigoría, hermano de un ex jefe de Drogas Peligrosas de Santa Fe. El suboficial, que fue detenido este miércoles, es socio de otro de los detenidos, Emanuel González, el hijastro del ex representante de boxeadores Luis Alberto Paz. González, según la investigación federal, comparte otra empresa con otros integrantes de la familia Paz. Todas estas firmas están bajo la lupa por lavado.

Allanamientos y detenidos

El operativo de la PDI realizado este miércoles, con apoyo de Gendarmería, dejó seis detenidos, entre ellos dos gendarmes y el policía Baigoría, además del secuestro de cocaína, marihuana, autos, armas y documentación. Fue el fruto de una compleja investigación por narcotráfico y lavado de activos que derivó en 21 allanamientos en la provincia de Santa Fe y el conurbano bonaerense, informaron fuentes relacionadas con la pesquisa. El trabajo que condujo el fiscal Walter Rodríguez –con auxilio de PDI y Gendarmería– demandó un año y cuatro meses, lo que incluyó escuchas telefónicas y un proceso de autodepuración entre los encargados de llevar a cabo los trabajos de inteligencia, relató una fuente del caso. En Rosario sólo hubo un allanamiento, en Maipú al 1700, donde fue detenido el mencionado Emanuel González.

El núcleo de la organización criminal estaba radicado en la ciudad Santa Fe. Se efectuaron 10 allanamientos en la capital provincial, además de procedimientos en Rafaela, Santo Tomé y  el partido bonaerense de La Matanza, precisaron fuentes oficiales.

Entre los detenidos figura un notorio gendarme vinculado con la narcocriminalidad apodado Perro, “presente en muchas escuchas de investigaciones federales” como articulador del delito, dijo un investigador. En tanto hay tres sindicados narcos de la capital provincial detenidos, otro miembro de la fuerza federal y el sargento provincial Baigoría.

Según adelantaron voceros del caso, el secuestro y las detenciones serán parte de la investigación que incluye una pesquisa por lavado de activos y la fachada de negocios lícitos atribuida a la organización. El procedimiento se dio por disposición del Juzgado Federal Nº 2 de Santa Fe a instancias del fiscal Rodríguez.

En diálogo con El Ciudadano, el fiscal Walter Rodríguez explicó que la investigación comenzó en 2015 cuando empezaron a buscar la conexión entre cuatro operativos: uno realizado en Formosa en el que cayeron los santafesinos; otro en la localidad misionera de Apóstoles, uno más en Salta y un cuarto en Santa Fe (otra fuente precisó que ese operativo había sido en la ciudad de Santo Tomé). Para el fiscal, las pruebas que recabaron hasta ahora describen una operatoria de la banda presente al menos desde 2015, pero no descarta que haya comenzado a traficar antes.

El modus operandi

Rodríguez describió que la banda se movía hasta Paraguay o Bolivia para adquirir marihuana y cocaína, respectivamente. Allí uno de los cabecillas compraba la droga, pero no la traía. Para ese trabajo utilizaban choferes que se movían en distintos vehículos, muchos de ellos incautados ayer. La distribución se realizaba en la ciudad de Santa Fe y localidades cercanas y llegaba a Rosario de manera satelital, según describió el investigador judicial.

Para el funcionario los cabecillas de la banda son el policía Baigoría y el civil Emanuel González. Los civiles de Santa Fe eran quienes se dedicaban a traficar al menudeo. Y los gendarmes eran quienes encubrían, según describió la  operatoria.

Los detenidos

La banda tenía un organigrama con diferentes jerarquías dentro de la organización, según el fiscal. Edgardo Oscar Baigoría revista en la Policía de Santa Fe con el grado de sargento. Es uno de los cabecillas de la banda junto con Emanuel González, el civil detenido en Rosario e hijastro de Luis Paz, dijeron voceros del caso.

Tía Mary, o Gorda Mary, es una mujer que trabajaba en los barrios santafesinos de Villa del Parque, Barranquitas y Villa Hipódromo. “Es una famosa narco ligada a otro narco grande en estado latente que estamos investigando, muy famoso”, dijo un portavoz de la causa.

Sobre los gendarmes, el fiscal asegura que cumplían la función de encubridores, es decir de hacer la vista gorda cuando la droga les llegaba cerca. Uno de ellos es apodado Perro y según portavoces de la pesquisa figura “en todas las escuchas federales”, es un articulador, un personaje con mucho aplomo dentro del mundo del delito.

 

“Se trata de una organización importante y lamentablemente tenemos que decir que había dos integrantes de una fuerza nacional y otro de la policía provincial”, dijo el director general Daniel Corbellini, jefe de la Policía de Investigaciones de Santa Fe

La conexión

Fuentes federales indicaron que el Mercedes Benz B200 en el cual fueron incautados 32 kilos de cocaína el 12 de diciembre de 2015, caso por el cual fueron condenados el policía santafesino Javier Domínguez y el civil César Castagnino, es el mismo que había cruzado la frontera de Clorinda nueve veces y quien quedó asentado como conductor es otro suboficial domiciliado en Santo Tomé: Baigoría.

Baigoría es socio de Emanuel Maximiliano González en la empresa Distinción SRL. Esta sociedad, cuyo gerente es el suboficial, tiene domicilio legal en República de Irak al 3600 de Santo Tomé y se encarga de servicios de grúa y remolques a nivel nacional e internacional. Además, tiene habilitado desde mayo de 2014 la reparación de vehículos y la importación, exportación y comercialización de equipamientos, accesorios y repuestos de dichos rubros.

Polirrubro

Emanuel González tiene domicilio en barrio Las Delicias de Rosario y es el nexo con el clan Paz, a partir de su condición de hijastro del ex mánager. La empresa Paz SRL se creó en 2011 con dirección en zona sur (Savio al 1900) y en sus comienzos estuvo integrada por dos hijas de Paz: Mercedes, de 28 años, y Belinda, junto con su madre Ana María Ferrari. Esta empresa se formó con el objeto de trasportar mercaderías, realizar fletes, compra y venta de cereales, animales en pie, faenamiento de animales para terceros y propios. La gerenta era Belinda, quien por entonces tenía 20 años.

En 2013, a Paz SRL se incorporaron con camiones como patrimonio tres integrantes de la familia González. Fue así que Emanuel González aportó un Mercedes Benz LS 1634, F. A. González puso otro, un Fiat 190.30 de 1997 y B.M. González un semirremolque Montenegro SBE 2010. Por ese tiempo, Paz SRL también comenzó con la instalación y reparación de ascensores y montacargas con una oficina en Humberto Primo 2400, en el barrio porteño de San Cristóbal –también, según este registro, opera en Rosario en la casa de calle Savio–.

La familia Paz registró en 2014 otra SRL, bajo el nombre La Nueva Esperanza, con domicilio en Rivadavia al 2800, en la zona céntrica de la capital provincial. Su gerente también es Belinda y tiene una amplia gama de actividades. La principal es la venta al por menor de electrodomésticos, artefactos para el hogar y equipos de audio y video, la venta al por menor de equipos de uso doméstico en comercios especializados junto a la  reparación de automotores y motocicletas. A su vez, las secundarias son invernada de ganado bovino, cría de anímales, agricultura, ganadería, caza, silvicultura y pesca.

Las hijas y la esposa de Paz figuran como comerciantes y no sólo forman parte de las firmas sino que poseen sus habilitaciones fiscales para actividades como particulares. Ferrari tiene 54 años y en 1991 se inscribió con la dirección de Savio al 1900 para los servicios del transporte automotor de pasajeros –taxis y remises y alquiler de autos con chofer–, el cual incluye radiotaxis. En este mismo rubro, idéntica dirección aportó seis años después Luis Paz cuando, en 1997, obtuvo su Cuit y, tal como contó al declarar ante el magistrado Juan Carlos Vienna, cuando se presentó por el crimen de su hijo Martín (ultimado en 2012), consiguió la chapa de un taxi. Es la única sociedad donde aparece registrado: al declarar hace un año ante la jueza de Instrucción Delia Paleari como sospechoso en el asesinato de su yerno, Claudio “Pájaro” Cantero (ocurrido en 2013), dijo haber hecho plata con una carnicería y como mánager de boxeo y reconoció que su hijo Martín era “prestamista”.

La gerenta de estas sociedades comerciales, Belinda, tiene como actividad particular asesoramiento, dirección y gestión empresarial junto a los servicios a profesionales, científicos y técnicos, mientras que su hermana, Mercedes, una consultoría en informática. Esta joven fue la última pareja del Pájaro Cantero y al declarar como testigo ante la Justicia dijo cuidar niños –en ocasión del crimen de Walter Cáceres, en 2010, cuando Cantero estuvo acusado por el crimen– y ser manicura –en la causa por el homicidio del Pájaro–. Emanuel González y su socio, el suboficial Edgardo Baigoría, tienen la misma categoría en asesoramiento que Belinda. A los hermanos González se agrega un nuevo Cuit para la venta al por mayor de abonos y productos químicos de uso agrícola, fertilizantes y plaguicidas. Por su parte, F. González, de 25 años, añadió el rubro de reparación de autos y de motocicletas.

Si te gustó esta nota, compartila