Policiales

Una década en el rubro narco

Cae el clan Abregú, capo del Fonavi del Parque Oeste

El líder es Dulce: con sus hermanos, entre ellos el conocido Mafia, padres, su actual pareja, su yerno, suegra y cuñado montó cocinas de cocaína desde las cuales acopiaba, distribuía y comercializaba esta droga y también marihuana. Allanaron celdas de dos de los involucrados en Coronda y Piñero


El Fonavi del Parque Oeste, bastión del clan Abregú que lidera un hombre apodado Dulce, fue allanado ayer por la Justicia federal en una causa donde no sólo descubrieron una cocina de cocaína sino que también volvió a tomar protagonismo el célebre guitarrista narco Ramón “Campito” Ghiglione. En estos allanamientos, al Dulce le detuvieron a sus padres, bajo acusación de ser parte de una banda dedicada de acopiar, distribuir y comercializar cocaína y marihuana. También fueron apresadas otras tres personas, y se allanaron celdas en las cárceles de Piñero y Coronda.

La Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA), con el apoyo de la Gendarmería, desplegó este miércoles 17 allanamientos en distintos puntos de la ciudad ordenados por el Juzgado Federal N° 4 de Rosario, a cargo de Marcelo Bailaque, a pedido del fiscal federal Claudio Kishimoto. Asimismo, la Procuraduría de Narcocriminalidad (Procunar) coordinada por Diego Iglesias prestó colaboración durante la investigación.

La pesquisa

En el mes de abril de 2014, personal de la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA) inició una serie de tareas de inteligencia criminal a pedido de la Fiscalía Federal N° 2, para corroborar el dato de un informante que aseguraba que ciertos domicilios de la ciudad serían las bases de operaciones de una importante organización narco.

Es así que se desarrollaron numerosas vigilancias tanto activas como fijas, se registraron documentos fotográficos, fílmicos y se analizó lo recolectado de las escuchas telefónicas de 25 líneas en el barrio Fonavi de Parque Oeste, lo que permitió identificar a Walter Abregú, conocido como Dulce o Narigón, como líder de una extensa banda criminal y sus otros integrantes, compuesta en su mayoría por sus familiares directos, dijeron desde el Ministerio de Seguridad de la Nación.

En la segunda línea, los cinco hermanos de Dulce, uno de ellos apodado Mafia, quien actualmente está detenido en Piñero, donde cumple condena por homicidio. Éstos se encargaban del almacenamiento y la comercialización del estupefaciente. Al igual que su padre y su madre, quienes fueron detenidos este miércoles luego de se encontrara una cocina de droga en su domicilio.

Dulce Abregú le confiaba la comercialización a familiares directos o conocidos y amigos de la familia, dice la pesquisa. Su pareja participaba de alguna u otra manera en la organización, al igual que su ex cuñado y su yerno. A la fila de vendedores se le suman un hombre conocido como Secuestro, quien también fue detenido, junto a su pareja apodada Pocha y otros dos hombres.

La suegra de Dulce acopiaba el dinero recaudado y parte de la sustancia a distribuir, afirman los investigadores. Además, Dulce tenía un testaferro para no quedar expuesto y saber dónde vender y conseguía información directa de un oficial de la Policía de la provincia de Santa Fe, quien oficiaba de informante, acusa la Fiscalía.

De la pesquisa también se pudo obtener que Dulce le compraba pasta base para cocinar el clorhidrato de cocaína al célebre Campito Giglione, hoy preso en Coronda, donde cumple condena por narcotráfico. Veinte años atrás este hombre se hizo conocido en las crónicas policiales como el guitarrero narco de la Villa del Tanque. Ahora, según la pesquisa, Campito vendía droga a través de su pareja, una mujer que también fue detenida durante los allanamientos.

El Juzgado Federal N° 4 de Rosario, a cargo de Bailaque, analizó toda la información recolectada de las tareas de inteligencia y dispuso el inmediato allanamiento de 15 viviendas de la ciudad y las dos celdas penitenciarias de las unidades mencionadas anteriormente.

El resultado: se detuvo a los padres de Dulce, a los cuales se les encontró droga fraccionada y una cocina montada para las operaciones. Los otros tres detenidos cumplían distintos roles en la banda: comercializaban, acopiaban y distribuían las sustancias entre los clientes, informaron fuentes oficiales.

En total, se incautaron más de 1.400 dosis de cocaína, 125 de marihuana, un frasco pequeño de pasta base, 25 semillas de cannabis sativa, balanzas digitales, elementos de corte, precursores químicos, una prensa, cuatro moldes de hierro (para sellar los panes), 41 teléfonos celulares, notebooks, computadoras, tres autos, una moto y más documentación. Además, se secuestraron 179.000 pesos en efectivo y un puñado de dólares.

El clan Abregú

Dulce es uno de los hermanos mayores de un clan al que le adjudican diversidad de delitos entre los que se destaca la comercialización de estupefacientes en Parque Oeste.

En octubre de 2009 algunos de sus integrantes cayeron cerca del camping municipal de la localidad de Monje cuando, según la Policía, estaba por asaltar un transporte del correo en la autopista Brigadier López. Como además de nueve armas les incautaron precursores químicos y material de corte, se especuló que tenían encima parte de una cocina de cocaína. Por ese tiempo, también quedó en evidencia su relación con el clan Insaurralde.

Entre los detenidos figuró Damián Abregú, entonces de 28 años y apodado Mafia, a quien buscaban por el crimen del policía Leonardo Caro durante el asalto a una concesionaria de Pellegrini y Teniente Agneta. En 2010, Mafia fue condenado a 16 años de prisión en un juicio abreviado. También cayeron sus hermanos Cristian, entonces de 33 y apodado Pato, y Dulce, dos años menor.

Sobre estos tres hermanos Abregú pesaba la sospecha de ser quienes unos días antes habían protagonizado un fatal tiroteo en el Fonavi con el saldo de una beba de ocho meses, Naiara Rizzi, asesinada. La niña iba con su padre cuando hubo un tiroteo entre dos bandos que le resultó fatal. Poco después, el abuelo de la víctima, un sargento de la Policía, fue a buscar a quien responsabilizó por el crimen, David Domínguez, se metió en su casa y lo mató. Del otro lado del tiroteo, según la acusación, habían estado Pato y Dulce.

Un año antes, el mismo Fonavi había sido escenario de otra demencial balacera en lo que los vecinos describieron como una frustrada mejicaneada en la que incluso fueron demorados integrantes de la banda de los Monos: entre ellos estaba Ariel “Guille” Cantero, quienes habían ido en apoyo del clan Abregú.

En octubre de 2014, el abogado de Dulce presentó un recurso de hábeas corpus en una audiencia en la que demandó saber si alguna repartición policial tenía algo en su contra. Dijo que la Policía lo hostigaba, aunque no especificó quiénes, de qué repartición, pretendían algo de él. Desde la Unidad Regional II le informaron al juez que nadie lo buscaba, con lo cual el magistrado rechazó la acción.

El 25 de noviembre de ese año, Dulce marchó preso junto a cuatro hombres en operativo conjunto de Gendarmería y la seccional 14ª  en Teniente Agneta y Cerrito: tenían en su poder un revólver 22. Pronto estuvo de nuevo en la calle.

 

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios