País

Allanamientos en Santa Fe, Chaco, Salta y Buenos Aires

Cae banda que talaba palo santo y lo exportaba a China

La Policía Federal realizó allanamientos en 24 domicilios, algunos de los cuales ocurrieron en Rosario, donde secuestraron maderas listas para ser exportadas a China, valuadas en unos 6 millones de dólares. Tala Maldita, bautizaron el operativo


El Ministerio de Seguridad de la Nación anunció que desbarató a una “organización criminal dedicada a la tala ilegal de especies protegidas”. La Policía Federal realizó allanamientos en 24 domicilios, algunos de los cuales ocurrieron en Rosario, donde secuestraron maderas listas para ser exportadas a China, valuadas en unos 6 millones de dólares.

El operativo se denominó Tala Maldita, y en los allanamientos realizados en Rosario, la provincia de Chaco, la ciudad de Buenos Aires y en Salta, más precisamente, Orán y Tartagal, se secuestraron: “125 toneladas de palo santo, 28 toneladas de palo santo en formato de madera para piso embaladas y listas para ser exportadas, ocho toneladas de pino del cerro (especie en peligro de extinción y está prohibida su explotación) y más de 3.000 toneladas de palo santo talado”. Otra fuente precisó que el procedimiento en Rosario se desarrolló en un depósito fiscal de Jorge Newbery y Circunvalación.

La cartera que conduce Patricia Bullrich informó que además encontraron “cinco armas de fuego, munición, una granada de gas, cuatro computadoras, 14 cuños para marcar la madera, una piel de yaguareté, 52 planchetas de cerámica que los canes antidrogas que asistieron en el lugar señalaron como sospechosas y documentación de todo tipo que prueba, al menos, 430 operaciones ilegales de exportaciones a China”.

“Además, en las requisas se lograron detectar que 15 lugareños de pueblos originarios Wichis eran explotados laboralmente talando árboles a cambio de comida”, se informó.

Las actuaciones estuvieron bajo las órdenes del Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional Federal N° 12, a cargo del magistrado Sergio Torres, que “inició una importante pesquisa, que incluyó entrecruzamiento de datos, registros fotográficos y seguimientos sigilosos”.

Con esas tareas de inteligencia se descifró el “modus operandi” de la organización criminal: “Plantaban especies protegidas y en peligro de extinción, las talaban y las exportaban a China”.

El magistrado actuante dispuso el allanamiento en domicilios vinculados con la organización como estudios jurídicos y contables, escribanías, campos, aserraderos y viviendas particulares.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios