Edición Impresa, País

Justicia

Cae abuela de Maxi Sosa, el nene desaparecido en Ceres

La mujer y su pareja fueron arrestadas en el marco de la investigación por el paradero de Maxi Sosa. La ciudad del norte provincial estaba conmocionada, ya que la detenida encabezaba las movilizaciones por la aparición de su nieto.


La abuela de Maximiliano Sosa, el niño de 3 años que desapareció en diciembre pasado en la localidad santafesina de Ceres, fue detenida ayer en una serie de allanamientos tras los cuales también fue arrestado un hombre, pareja de la mujer. Según informaron desde el Ministerio de Seguridad de la provincia a El Ciudadano, hay escuchas telefónicas en manos de la Justicia que complican a la pareja apresada, mientras que el nene continúa siendo buscado. La detención sorprendió y conmovió a la ciudad del noroeste provincial ubicada a 425 kilómetros de Rosario, ya que la mujer estuvo al frente de las movilizaciones populares exigiendo la aparición con vida del nene.

Con un despliegue de 130 efectivos –pertenecientes a la Agencia de Trata de Personas de la Policía santafesina, la Dirección General de Prevención y Control de Adicciones, el área científica de la Policía de Investigaciones, bomberos zapadores de la Unidad Regional II, la guardia Rural Los Pumas y las áreas de niñez y derechos humanos–, se realizaron en la mañana de ayer once allanamientos. Las actuaciones policiales se cumplieron en siete viviendas de la localidad de Colonia Montefiore (en el departamento 9 de Julio, donde vive la pareja de la abuela del menor), dos en Ceres (departamento San Cristóbal) y en la provincia de Santiago del Estero.

Como resultado, la abuela del nene, una mujer de 40 años cuyas iniciales son P.D.S., y su pareja –A.S.M., de 35– fueron detenidos. El hombre, quien trabaja en el centro de salud de Colonia Montefiore, fue arrestado en el ingreso norte a la ciudad de Rafaela, cuando se trasladaba con destino a la ciudad de Santa Fe al mando de una unidad sanitaria. Mientras que la mujer fue arrestada en su casa.

Ambos quedaron alojados en la Alcaidía de Rafaela, incomunicados. En el marco de los allanamientos, también se secuestraron elementos que podrían ser de interés para la causa.

Maxi desapareció el 21 de diciembre pasado por la tarde, mientras se encontraba al cuidado de su abuela y su tía, ya que su madre estaba dando a luz en el hospital de Ceres.

Mientras su tía dormía la siesta, su abuela fue a visitar a su madre y cuando regresó el pequeño no estaba en la casa. Primero se pensó que Maxi se había caído a una laguna cercana a la vivienda, pero la búsqueda no arrojó ningún resultado.

Según informó el periodista José Luis Gorosito desde www.ceresdiario.com, la semana pasada la investigación tomó un nuevo giro. Es que personal de la Agencia de Trata de Personas realizó varias entrevistas en la ciudad del norte santafesino, las cuales derivaron en los allanamientos y culminaron con las sorpresivas detenciones.

Según informó el Ministerio Público de la Acusación (MPA), una conversación telefónica entre los detenidos fue el desencadenante de las sospechas. En la escucha, se advierte que ambos nombran al nene, informó el MPA, aunque sin dar más detalles.

Tras las detenciones, el subsecretario de Investigación Criminal y Policías Especiales, Rolando Galfrascoli, expresó: “Días después de la desaparición de Maxi Sosa, integramos un equipo de trabajo que pusimos a disposición de la fiscalía, quedando la Agencia de Trata de Personas encabezando la investigación”.

El funcionario consideró que “hoy (por ayer) es una etapa cúlmine y una de las más importantes de esta investigación penal que busca encontrar con vida a Maxi”.

Las autoridades continuaban los rastrillajes para hallar al menor; la última vez que fue visto iba caminando desde su casa a una vivienda próxima en la que vive un amigo. En la causa intervienen los fiscales del Ministerio Público de la Acusación Diego Vigo y Hemilce Fissore.

Comentarios