Ciudad, Edición Impresa, Últimas

Cada vez son menos las estaciones de servicio

En los últimos diez años disminuyeron un 31%, en contraste con la expansión del parque automotor.

La cantidad de estaciones de servicio en el país cayó 31 por ciento en los últimos diez años, al pasar de 6.157 bocas de expendio en 2001 a 4.233 a fines de 2010, a pesar de que el parque automotor creció de 6,9 millones a cerca de 9 millones de automóviles en el mismo período. Santa Fe lidera la nómina con un porcentaje bastante mayor al promedio del país: 45 por ciento.

Así lo reveló un informe elaborado por la Confederación de Entidades del Comercio de Hidrocarburos y Afines de la República Argentina (Cecha). La cifra de 4.233 bocas de expendio que abastecen naftas y gasoil contrasta con las 1.900 que aprovisionan a los 1,6 millones de de vehículos que circulan con GNC.

Para Rubén Fernández, vicepresidente de la Cámara de Estaciones de Servicio, Garages y Afines de Rosario (Cesgar), las causas de este retroceso en el número de surtidores podrían identificarse en la caída de contratos de las estaciones de bandera, el aumento en los costos operativos y la proliferación de bocas propias por parte de las petroleras.

“Hubo una especulación en los años 90: era más negocio vender combustible importado que tener bandera. Eso hizo que se perdiera el interés en tener bandera y se comercializara combustible blanco, por lo tanto se fueron venciendo los contratos y no se renovaron”, indicó Fernández en diálogo con El Ciudadano.

Las estaciones de servicio de bandera, a las que refiere, son aquellas que tienen un contrato de exclusividad y sólo comercializan una determinada marca de combustible, en cambio las blancas son aquellas que compran a diferentes distribuidores.

En diálogo con este diario, Fernández agregó que “con el tiempo se revierte la tendencia y las estaciones de servicio que eran blancas pierden la posibilidad de abastecerse. Si hoy te quedás blanco prácticamente es la extinción, porque tenés que comprar en un distribuidor a un precio mucho más alto y si hay restricción en el mercado sos el primero en quedar desabastecido”.

También afirmó que los márgenes de ganancias del sector son muy “cortos” y que el gasto operativo aumenta cada vez más: “Los gastos dan el 7 por ciento bruto. Con ese porcentaje se tiene que hacer frente a sueldos, energía, auditorias y reglamentaciones que cada vez son más. En los últimos 5 años se han incrementado y tienen que ver con seguridad y medio ambiente”.

Por último, el dirigente también identificó el “incremento” por parte de “las petroleras de bocas propias (de expendio), con lo cual para el operador privado es una fuerte competencia ya que están muy bien ubicadas y tienen fuerte infraestructura”.

Comentarios