El Hincha, Newell's Old Boys

Un distinto

Cacciabue, un jugador de otra época; se compró una chata modelo 75: “La vi y la quería”

Lejos de parecerse a los jugadores de la “nueva generación”, esos de play, redes sociales, autos últimos modelos y mucha exposición pública, el mediocampista se considera “de otra época”


Jerónimo Cacciabue vive un momento de resurgimiento, a pesar de tener una corta carrera, el mediocampista nacido en Montes de Oca tuvo un año complicado. Una lesión que sufrió ante Boca a fines del año pasado lo tuvo a mal traer, y volver le costó.

Recién ahora, a partir de algunos rendimientos del equipo que no convencieron, Frank Kudelka decidió devolverle la titularidad, y respondió: un gran partido ante Lanús y un gol decisivo ante Estudiantes.

“Se hizo bastante duro estar afuera, traté de ser positivo. Y el equipo no tuvo un buen comienzo, pero por suerte arrancamos bien la zona complementación. Se ganó, pero no nos fuimos muy conformes”, destacó Cacciabue en diálogo con el programa Zapping Sports, de Radio 2.

Jero, o el Aviador como le dicen sus compañeros debido a que su papá y su hermana son pilotos y el propio jugador tiene hecho el curso para pilotear aviones, acumula 39 partidos en Primera y lleva 3 goles, todos desde fuera del área.

“Siempre pateé desde lejos, soy un poco caradura. Cuando tengo la chance, le pego: algunas entran, algunas no. Pero cuando tengo la posibilidad le pego. En reserva hice varios desde afuera del área”, contó.

Cacciabue es un jugador que se destaca por la dinámica, aunque no quiere quedarse sólo en eso. “Veo mucho fútbol, siempre me fijaba en jugadores como Nicolás Domínguez de Vélez y Enzo Pérez de River, siempre trato de agregarle cosas a mi juego”, confió.

Jero sabe bien que es uno de los jugadores que la Lepra tiene en carpeta para vender, incluso hace un año pasó a ser representado por una empresa española, pero no está inquieto por esa situación.

Aunque cada mercado que se abre le presenta una chance de ser transferido al fútbol europeo, aunque sin dudas el hecho de este año donde jugó muy poco le jugó en contra.

De todas maneras, Cacciabue no se vuelve loco por esa posibilidad de ser transferido y conseguir un contrato que le solucione la vida. Por el contrario, lejos de parecerse a los jugadores de la “nueva generación”, esos de play, redes sociales, autos últimos modelos y mucha exposición pública, el mediocampista se considera “de otra época”.

“Siento que soy más de otra época, pero me gusta ser así. Cuando me voy al pueblo, mis amigos me cargan, pero soy siempre yo”, comentó.

Y amplió: “Me compré una chata modelo 75, me gusta usarla por caminos de tierra y tomando mate. Está impecable. La vi en un garage de un señor que tiene cosas viejas en Montes de Oca. Me encantó y pensé que quería que fuera mía”.

“Ahora en el pueblo la uso. Es bastante gastadora, pero la bancamos igual. No la traigo a la ciudad porque no anda tan firme de frenos. Es más para andar por caminos de tierra, tomando unos mates”, concluyó su relato, dejando en claro que a pesar de ser un Aviador, tiene los pies sobre la tierra.

Comentarios