Policiales

Cortocircuitos con el Servicio Penitenciario

Cable, por ahora preso y lejos de sus archienemigos

Enrique Adrián Solís, acusado por los homicidios de Jonatan y Ulises Funes, permanecerá en el penal de Richieri y Zeballos, luego de que su abogada defensora denunciara que, de trasladarlo a la cárcel de Piñero, "lo iban a matar".


Cable, figura del sicariato local. Foto: Juan José García.

Después de ideas y vueltas, por el momento Enrique Adrián “Cable” Solís transita su prisión preventiva en el penal N°3, de Zeballos y Richieri. Estará alojado allí a pedido de su defensora, quien temía por la seguridad de su cliente luego de que el Servicio Penitenciario lo alojara, por decisión propia, en el penal de Piñero, donde están algunos de sus antagonistas como René Ungaro y Lautaro y Alan Funes. Cable, el más mentado las últimas semanas en la crónica policial, está acusado de ser un sicario del Ariel “Tuby” Segovia, aliado de Alexis Caminos en la puja por el control del territorio en distintos barrios de la zona sur. Fue detenido el 20 de febrero y luego imputado por las muertes de Jonatan “Bam Bam” Funes y su hermano Ulises, además de una tentativa contra Jorge Funes, padre de ambos.

Al término de la audiencia imputativa donde lo acusaron de asesinar a Ulises y Jonatan Funes, y atentar contra el padre de estos, el juez Leiva dispuso, a pedido de la defensa, que Cable fuese alojado en la Unidad Nº 3 de Rosario, en un pabellón de presos convertidos al evangelismo. El fiscal Adrián Spelta no se opuso. Pero ayer la abogada defensora Romina Bedetti denunció que su cliente había sido alojado en el penal de Piñero, donde están sus antagonistas, y que “lo iban a matar”. Atribuyó la decisión al Servicio Penitenciario, como represalia a que Cable denunció a un Policía. “Su vida corre riesgo”, dijo en cuanto medio de prensa pudo.

Seguí leyendoAcusaron a Cable Solís: “René Ungaro me odia por el amor de una chica”

Al final, el juez penal Leiva hizo lugar al hábeas corpus presentado por abogada Bedetti, y Cable fue a parar al penal de Zeballos y Richieri en una celda de resguardo.

“Nosotros entendemos que es el Poder Ejecutivo quien debe decidir el lugar de alojamiento de los internos”, expresaron desde el Servicio Penitenciario. El organismo presentó una apelación a la Justicia por el lugar de alojamiento de Solís. “No está fundada la resolución” de enviarlo al penal Nº 3 dijo la directora de Relaciones Institucionales del Servicio Penitenciario, Lucía Masneri.

Seguí leyendo: Piratería y cajas fuertes, el origen de un clan ahora desbaratado

“La provincia de Santa Fe tiene 5.000 presos, y el 93 por ciento están detenidos en el Servicio Penitenciario, cuya única función es la custodio de los internos. Es la única institución que sabe dónde alojar los internos. Estamos capacitados para eso”, dijo Masneri.

“La Unidad no es lugar correcto de detención”, agregó la funcionaria.

Si te gustó esta nota, compartila