País

Raza castigada

Buscan adoptantes para galgos abandonados o maltratados

La iniciativa es de una ONG que trabaja hace más de 10 años en el tema. Son perros que fueron rescatados de la calle o descartados de las carreras clandestinas o de caza


Decenas de galgos rescatados de la calle o de carreras clandestinas serán exhibidos este domingo por una ONG.

Decenas de galgos rescatados de la calle o de carreras clandestinas serán exhibidos este domingo por una ONG en la plaza Uruguay en el barrio porteño de Recoleta en el marco del encuentro número 29 denominado “Galgos Felices” con el objetivo de que sean adoptados por alguna familia.

Allí, los interesados podrán acercarse a conocer a los distintos animales que buscan una familia tras pasar por situaciones traumáticas, como vivir en la calle o ser explotados en carreras clandestinas.

La iniciativa es llevada a cabo por la ONG “Adoptá un Galgo en Argentina”, que desde hace casi diez años se encarga de rescatar galgos descartados de la carreras o de la caza, recuperarlos del maltrato al que fueron sometidos y reubicarlos en familias aptas para la adopción.

En la previa del encuentro que reunirá a gran cantidad de perros de esa raza, Sofía, una referente de la ONG contó a NA por qué se dedican exclusivamente a ellos: “Si bien somos conscientes de que hay muchísimos animales que sufren el abandono, decidimos focalizarnos en esta raza que padece maltratos y explotaciones y que es todavía poco conocida por la sociedad”.

Los galgos son explotados en distintos puntos del país por organizadores de carreras, aunque la actividad está prohibida por ley desde diciembre de 2016.

La ley 27.330 fija que queda prohibido en todo el territorio nacional la realización de carreras de perros, cualquiera sea su raza y estableció una pena de tres meses a cuatro años y multa de cuatro mil pesos a ochenta mil pesos.

En la previa del debate, hasta el presidente Mauricio Macri se había expresado a favor de la iniciativa para “terminar con las carreras de galgos en todo el país, para evitar que se siga lucrando con el sufrimiento de los animales”.

“La ONG no recibe ningún tipo de subsidio, se mantiene sólo por la colaboración de sus miembros y voluntarios. No tenemos refugio y consideramos que los hogares de tránsito son la manera ideal para recuperar un galgo maltratado mientras espera una familia definitiva”, señaló una integrante de la organización.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios