Edición Impresa, Policiales

Se llama Salomé Aylén Leguizamón

Buscan a una chica que desapareció el viernes

Salomé Aylén Leguizamón tiene 17 años y es intensamente buscada por su familia desde el viernes al mediodía, cuando salió a hacer un mandado y no volvió.


Salomé Aylén Leguizamón tiene 17 años y es intensamente buscada por su familia desde el viernes al mediodía, cuando salió a hacer un mandado y no volvió. En diálogo con El Ciudadano, su mamá, acompañada por la directora de la escuela a la que asiste, dijo que a su hija “se la robaron” y apuntó a su novio, quien fue buscado por la Policía sin poder dar con su paradero. El fin de semana la hermana de la niña recibió un mensaje de un número desconocido que, en nombre de Salomé, decía que “estaba bien”. Pero al llamar reiteradamente nadie contestó.

“Salomé no es una nena que se va de la casa sin avisar. No tiene esa mentalidad, no es una nena de salir, ni de andar en la calle, por eso estoy segura de que se la llevaron”, sostuvo ayer al mediodía Rosana Verón, la mamá de la adolescente desaparecida desde hace cinco días. Según su relato, vio a su hija por última vez el viernes a la mañana, cuando se fue a trabajar a un centro comunitario de la zona.

“Salomé se quedó durmiendo, cuando se levantó la hermana la mandó a hacer un mandado y nunca volvió. Cuando fuimos a preguntar al almacenero nos dijo que nunca había ido a comprar nada. Fue ahí que fuimos a la Fiscalía a hacer la denuncia”, contó Rosana.  Apenas la chica desapareció, su mamá pensó en su novio, un chico de 19 años a quien definió como “muy posesivo”.

Según su relato, el viernes Rosana fue con la referente social del Movimiento Evita al mercado a buscarlo, donde trabaja de changarín, pero no lo encontraron. Mientras estaban allí, el chico llegó hasta la casa de la adolescente y le dijo a su hermana que no sabía nada de ella y que eso había pasado porque “estaba cansada y no la dejaban estar con él”, dijo su hermana.

Después de este contacto, el chico desapareció. La Policía fue a buscarlo a Vía Honda, el barrio donde vive, y no pudo dar con su paradero ni encontraron rastros de Salomé. Durante el fin de semana, su hermana recibió un mensaje de texto de un número desconocido que rezaba: “Eri decile a mami que se quede tranquila, yo estoy bien, me fui porque estoy cansada”. Cuando llamaron al remitente nadie contestó y lo mismo pasó cuando lo hizo la Policía.

“Estoy segura que el mensaje no lo escribió ella y que no se fue por voluntad propia. Nunca hizo algo así, es una chica muy mamenga, no sabe manejarse sola por la ciudad, estoy segura que me la robaron”, dijo Rosana.

salome

Para cualquier información sobre el paradero de Salomé, los números de contacto son 153572319 o 4338686.

Comentarios