Policiales

Hay un vecino detenido

Buscan a una chica de 17 años desaparecida en Tucumán

Se llama Daiana Garnica y por el caso ya hay detenido un vecino de 40 años, considerado por la menor como un tío.


Una adolescente de 17 años es intensamente buscada desde el sábado pasado por la Policía en la localidad tucumana de Alderetes, mientras que el por el caso fue detenido un vecino, allegado de la familia de la menor.

En los últimos días, la búsqueda de Daiana Garnica se concentró en un horno de ladrillos en el que trabaja el detenido, Darío Suárez, de 40 años, donde peritos forenses intentaban despejar la posibilidad de que el hecho haya terminado en un femicidio.

Daiana desapareció el sábado por la tarde, después de recibir un mensaje en su casa del asentamiento Julio Abraham del vecino de enfrente a quien consideraba una especie de tío, llamado Darío Suárez.

El hombre le pedía que lo acompañe a comprar “una sorpresa” para su madre, por lo que no debía avisarle.

De todas maneras, Daiana le avisó a su madre que se iba con Suárez y olvidó su celular.

La joven salió de su casa vestida con una remera blanca con letras doradas, un jean azul y zapatillas “Nike”.

Como la chica no volvió a su hogar por la noche, la familia increpó a Suárez, quien dijo que no sabía nada de su paradero, y radicó la denuncia policial.

El hombre fue detenido el lunes pasado junto a tres mujeres que se encontraban en su domicilio y se comprobó que había borrado de su celular los mensajes que le había mandado a la adolescente.

Desde hace varios días la búsqueda de indicios se concentraba en el horno de ladrillos en el que trabajaba el detenido, mientras que testigos afirmaron que lo vieron “quemando algo” en el lugar este fin de semana.

También se supo en forma extraoficial que la suegra del sospechoso, lo había visto en las mismas horas en las que desapareció la chica caminando nervioso en varias oportunidades hacia la zona del horno de ladrillos.

En las últimas horas, trascendió en forma extraoficial que se analiza material hallado en uno de los hornos, que podría tratarse de restos humanos.

Mientras el caso es investigado por el fiscal Claudio Bonar, el Municipio de Alderetes ofreció 30 mil pesos por datos sobre el paradero de la menor.

En tanto, se analizan cámaras de la estación de ómnibus y se realizan distintas averiguaciones para despejar la posibilidad de que Daiana haya huido de su hogar.

Ramón, el padre de la chica, manifestó sus sospechas en torno al vecino al que consideraba su amigo.

“Era una persona de nuestra confianza y ella, con su inocencia, creyó que era su amigo. Mi hija era una chica de la casa, todo avisaba, nunca fue a un baile a amanecerse, jamás fumó ni salió a tomar cerveza. Mi hija, con su edad y su inocencia, confiaba. Pero hay personas con el alma negra, como este tipo, que es un demonio”, expresó el hombre a un diario local.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios