Ciudad, Edición Impresa, Últimas

Buscan a banda que vende por internet autos robados

Los rodados tienen sus papeles en regla. La estafa se advierte cuando los compradores quieren hacer la transferencia.


Al menos seis personas fueron víctimas de un nuevo cuento del tío. La estafa consiste en vender autos por internet, concertar el pago de la operación en la vía pública para luego cortar cualquier contacto con el comprador, quien al intentar llenar el formulario Ceta (transferencia para rodados valuados en más de 30 mil pesos) descubre que el vehículo es mellizo. Los automóviles que utilizaron para concretar el engaño son, en su mayoría, robados en Capital Federal. Los investigadores aconsejan comprobar la numeración de motor y chasis como también pedir como trámite urgente el registro de dominio en el Registro Automotor para asegurarse de que el vehículo comprado no tiene impedimento alguno.

Hasta la fecha se registraron dos denuncias en Tribunales, dos en la Sección Sustracción de Automotores y otras dos se descubrieron cuando los automovilistas se sometieron a un control vehicular, donde personal policial descubrió que las numeraciones de los dominios pertenecían a automóviles similares con dueños domiciliados en Rosario.

“La estafa consiste en publicar la venta de un automóvil con un monto que oscila entre 50 y 100 mil pesos por internet. El falso vendedor pacta un horario en una cochera o una dirección –puede decir que es su casa pero como esperan afuera no se sabe si es su domicilio– para mostrar el rodado.

Cuando el estafador exhibe la documentación del vehículo, ésta coincide con los números del auto. “Y cuando el comprador quiere comprobar la verosimilitud en las oficinas del Registro Automotor a través de la tarjeta verde no encuentra nada anormal porque la patente corresponde a un auto que está en regla; hasta ahí no salta que se trata de un auto mellizo”, explicaron los pesquisas.

“Una vez que el interesado comunica que quiere el rodado, el vendedor se ofrece a llevar el auto a la casa de la víctima para que no tenga que viajar con la plata, ir a una estación de servicio o realizar la operación en cualquier lugar de la vía pública, lejos de donde haya cámaras. Tras la entrega del dinero, el comprador se queda con el auto y se termina el vínculo. Inmediatamente después, el vendedor se deshace del celular que utilizó para contactarlo”, prosiguieron los voceros.

El problema se presenta cuando la persona quiere regularizar su situación en la Afip. “Como los automóviles utilizados por los estafadores rondan entre los 50 mil y los 100 mil pesos, el comprador tiene que completar el Certificado de Transferencia Automotor (Ceta), utilizado en rodados donde su valor es igual o mayor a 30 mil pesos. Cuando el damnificado presenta el formulario, el personal de la Afip le informa que el vehículo que intenta registrar ya tiene dueño, o sea, que es mellizo”, especificó una fuente judicial.

En este sentido, los investigadores policiales aconsejaron solicitar siempre un estado de dominio en el Registro Automotor para constatar de que el vehículo no tiene impedimentos. “El estado de dominio puede estar en el día si se solicita como trámite urgente, también es importante constatar que el número de motor y de chasis coincidan porque los papeles que entrega el vendedor pueden ser fraguados”, advirtieron los voceros, quienes agregaron que las marcas de los vehículos utilizados hasta el momento para cometer este ardid fueron Ford Fiesta, Volkswagen Fox y Bora, todos robados en Capital Federal.

“Los estafadores no tienen una marca y tampoco ofrecen sus productos a muy bajo precio, sino 5 mil o 10 mil pesos menos de lo que está en plaza, pero consiguen compradores en forma rápida”, indicaron las fuentes.

Comentarios