Política

Un día después de la cacería

Bullrich justificó represión del miércoles en el Congreso

“De la gente que está en la calle tirando piedras, una no sabe si son periodistas”, argumentó la ministra en su paso por Rosario para justificar la detención de dirigentes sociales y trabajadores de prensa. Y consideró que los diputados que fueron golpeados “no le pueden dar órdenes" a los policías


La ministra defendió la represión a manifestantes, periodistas y diputados.

En una conferencia de prensa que realizó en la sede local de Gendarmería, donde dio cuenta de operativos realizados en la ciudad, la ministra de Seguridad Patricia Bullrich defendió la represión a manifestantes, periodistas y diputados, ejecutada el miércoles pasado durante la sesión de la Cámara baja que debatió el presupuesto de ajuste impulsado por el FMI para el 2019, que recorta fondos a sectores clave de la economía.

Lejos de reconocer excesos en la acción de las fuerzas de seguridad, la ex ministra de Trabajo de la Alianza, que suspendió una actividad en la Facultad de Derecho, acusó a diputados del FPV de “querer parar un carro de la Policía Federal” en la jornada del miércoles y avaló “total y absolutamente ese momento”.

“La Policía federal no puede responder a una orden discrecional de un diputado, el diputado no le puede dar una orden a un miembro de una fuerza federal”, dijo Bullrich,  y agregó: “El diputado tiene que ser el primero que cumpla la ley porque es el que las hace, avalamos total y absolutamente ese momento donde participó la Policía Federal argentina”. Myriam Bregman, Horacio Pietragalla y Andrés Larroque estuvieron entre los diputados agredidos.

“Extrema violencia”

Según su mirada, “hubo un intento de generar un disturbio de extrema violencia con todo tipo de armas caseras  que intentaron parar la sesión”. Además, dijo que cuando las fuerzas policiales ven a alguien tirando piedras no pueden distinguir si es periodista o no.

“Estamos  tristes porque hay sectores políticos que mienten y tiran piedras y bombas molotov cuando sesiona el Congreso, pero se actuó rápido y bien y eso es lo importante”, agregó la funcionaria del gobierno nacional.

En un momento de la conferencia de prensa que ofreció en el lugar, Bullrich también acusó a diputados del FPV, en especial a Leopoldo Moreau, de mentir por exhibir una foto de un supuesto infiltrado en la marcha. Según su versión, la foto que mostraron correspondía a una marcha del 18 de noviembre de 2017, donde se pedía por la aparición de Julio López. La ministra se animó a decir que fue una “fake news” (noticias falsas).

Sobre el procedimiento, que terminó con 26 detenidos, entre ellos varios periodistas (ver aparte), aclaró que aunque no corresponde “al área federal”, “el problema” es que “de la gente que está en la calle tirando piedras, una no sabe si son periodistas”.

“Diciembre tranquilo”

En otro pasaje del diálogo con los periodistas, Bullrich se refirió a la llegada del mes de diciembre y la posibilidad de conflictos sociales, mucho más en el marco del ajuste recesivo que lleva adelante el gobierno, y que impacta fuerte sobre el trabajo.

“Vamos a tener un diciembre tranquilo, como fue el diciembre pasado, no vemos un clima de agitación fuera de lo que puedan ser las organizaciones más políticas”, dijo la ministra y prometió trabajar “en equipo” con los distintos gobiernos (nacional, provinciales y municipales) como “para generar una situación en que la gente se sienta protegida y pueda tener una Navidad tranquila”.

Expulsión

El gobierno aseguró este jueves que espera que los cuatro extranjeros detenidos en el marco de los incidentes frente al Congreso sean deportados “lo antes posible”, por lo que Migraciones ya inició el trámite administrativo de expulsión.

En conferencia de prensa junto a Patricia Bullrich, el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, detalló que el gobierno se puso en “contacto” con la Justicia para que se realice un “juicio abreviado” sobre los extranjeros detenidos y así poder apurar su expulsión.

“Ya estamos en contacto con el juez y el fiscal para tener un juicio abreviado y poder deportarlos lo antes posible”, resaltó el funcionario nacional, tras ser consultado sobre el pedido que hizo el jefe del bloque Justicialista del Senado, Miguel Ángel Pichetto, para que los detenidos fueran echados del país cuanto antes.

Los extranjeros en cuestión son Baran Anil, un ciudadano turco de 27 años; Luis Fretes, paraguayo de 36; y los venezolanos Felipe Puleo Artigas, de 31, y Víctor Puleo Artigas, de 23.

En la conferencia que tuvo lugar en Casa Rosada tras una reunión de Gabinete, Bullrich indicó que “lo más probable” es que los extranjeros “sean expulsados del país por Migraciones”.

“Que vengan a la Argentina, los reciban con buena onda y estén generando estas acciones violentas, no va”, señaló la ministra.

Dirigentes sociales y políticos se acercaron a la Comisaría 10 de Floresta, donde estaban alojados los detenidos, para reclamar por su libertad.

Entre los detenidos estaba el director de la revista La Garganta Poderosa, Ignacio Levy, que tras quedar libre denunció una “cacería humana”, al tiempo que responsabilizó por la situación al secretario de Seguridad porteño, Marcelo D’Alessandro.

“Ese presupuesto no se sostiene si no hay con palos, con balas y con represión. Este presupuesto no trae pan, ni trabajo ni paz”, lamentó el dirigente social, que explicó que fueron atacados por la policía cuando se la marcha se desconcentraba.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios