Edición Impresa, Policiales, Últimas

Buenos Aires: sangriento operativo de la Federal

Un supuesto ladrón se quitó la vida y otros dos resultaron heridos. Un agente recibió un disparo en el pecho, pero lo salvó el chaleco antibalas.

Un ladrón se suicidó, otros dos resultaron heridos y un policía recibió un disparo en el pecho pero se salvó porque tenía puesto el chaleco antibalas durante un tiroteo registrado cerca del mediodía de ayer en el barrio porteño de Villa Devoto, cuando personal de una brigada de la División Robos y Hurtos de la Policía Federal vio estacionado un Suzuki Fun rojo, en cuyo interior había tres hombres en actitud sospechosa.

Los policías, que estaban vestidos de civil y en un auto particular, pidieron apoyo a un móvil de su división para realizar el operativo de interceptación. Cuando el auto de apoyo llegó y le cruzó el paso por delante al Suzuki, los sospechosos se bajaron armados y comenzaron a disparar contra el coche policial. Luego, los delincuentes comenzaron a correr en dirección contraria, donde estaba la otra brigada policial, y en la esquina de Calderón de la Barca y Simbrón se originó un tiroteo.

Allí, uno de los policías del primer móvil que había llegado al lugar recibió un tiro en el pecho, pero se salvó de ser herido porque tenía puesto el chaleco antibalas. Un vocero explicó que el chaleco “amortiguó” el balazo, aunque fue trasladado al hospital Churruca, donde quedó internado.

En tanto, dos de los ladrones fueron heridos, uno en las piernas y otro en la cabeza, aparentemente por el roce de proyectiles. Cuando vio a sus cómplices heridos, el tercer miembro de la banda continuó corriendo y al llegar al cruce de Cervantes y Simbrón, a tres cuadras de donde se había iniciado el hecho, se pegó un tiro en la cabeza, dijeron las fuentes.

“Se vio acorralado, se apuntó a la cabeza y se pegó un tiro con una pistola Beretta. Hay testigos”, dijo un jefe policial.

Tras llegar varias ambulancias al lugar, el policía fue llevado al Churruca, en tanto que los dos ladrones heridos de bala quedaron detenidos y fueron trasladados al hospital Zubizarreta, de Devoto.

Finalizado el tiroteo, los policías que resultaron ilesos comentaron que creen que los ladrones estaban estacionados con intenciones de asaltar alguna casa de la cuadra o esperando la llegada de un auto de alta gama para sustraerlo, ya que esos robos son comunes en la zona.

Comentarios