Edición Impresa, Mundo

Brasil: Rousseff se impuso en votos pero va a balotaje

La candidata de Lula aventajó por casi 15 puntos a José Serra pero no llegó al 50%, y habrá segunda vuelta.

La candidata del presidente Luiz Inacio Lula da Silva, Dilma Rousseff, se impuso ayer en las elecciones presidenciales brasileñas pero no obtuvo la mayoría para evitar una segunda vuelta, la que se realizará el próximo 31 de octubre. En esos comicios enfrentará al segundo en cantidad de votos del sufragio de ayer, el ex gobernador paulista José Serra. Pero los grandes perdedores fueron, una vez más, como sucedió en las últimas elecciones de Chile y Colombia, los encuestadores. En el caso particular de Brasil se suman hasta los sondeos a boca de urna de Ibope que erraron a poco de concluir el acto electoral, al adelantar que Rousseff había obtenido el 51 por ciento de votos.

Con más del 97,48 por ciento de las mesas escrutadas, la candidata del Partido de los Trabajadores (PT) se imponía en las elecciones presidenciales brasileñas con el 46,59 de los votos, seguida por Serra, del Partido de la Social Democracia Brasileña, con un 32,73 y Marina Silva, del Partido verde, con el 19,51, según la red O Globo, al cierre de esta edición.

Así, la diferencia entre Dilma y Serra era menor a la que estimaban las encuestas.

La economista y candidata por el Partido de los Trabajadores (PT) se imponía por casi 15 puntos cuando los encuestadores hablaban de que el triunfo rondaría los 20 puntos de diferencia.

En tanto, el proceso electoral, para llevar a la silla del Palacio de Planalto al nuevo jefe de Estado, cerró como se tenía previsto a las 17.

Más de 135 millones de brasileños fueron convocados a las urnas electorales para elegir, no sólo al nuevo jefe de Estado, sino también los gobernadores de 26 estados y del Distrito Federal, además 513 diputados nacionales, diputados de 27 asambleas legislativas y 54 senadores (dos tercios del Senado).

Para estos comicios participaron 22 mil 570 candidatos, de los cuales nueve fueron a presidente, 171 a gobernador, 273 a senador, 6 mil 36 a diputado federal y 15 mil 280 a diputado regional o distrital.

La aspirante presidencial representante del PT, Dilma Rousseff, ejerció su derecho al voto en Porto Alegre, en el estado de Río Grande del Sur, y se mostró animada por la rapidez del proceso.

Por su parte, el candidato opositor de 68 años, José Serra quien fue elegido gobernador de San Pablo en las elecciones de 2006, asistió al centro de votación a las 13, hora local, acompañado por su esposa, la chilena Mónica Allende, y por su candidato a vicepresidente, Indio da Costa.

De acuerdo con los datos suministrados por el Tribunal Superior Electoral de Brasil, unos 200 mil ciudadanos que viven fuera de este país están habilitados para sufragar.

El último estudio realizado por el Instituto Brasileño de Opinión Pública y Estadística (Ibope), recalcó que en caso de realizarse la segunda vuelta, el próximo 31 de octubre, Rousseff obtendría casi 53 por ciento de los votos mientras que Serra sacaría, como máximo, el 40 por ciento.

Pero luego de que ayer los números reales contrastaran ayer con los pronósticos de la encuestadora, no está aun nada terminado de cara al balotaje.

El voto de Lula

El presidente Lula da Silva, ironizó ayer luego de sufragar, que fue la primera vez que votó y su imagen no estaba entre las de los candidatos, desde el restablecimiento de la democracia en su país.

“Sólo lamenté que es la primera vez que voy a votar y mi cara no está ahí en la pantalla (de la urna electrónica, entre los candidatos), desde el restablecimiento de las elecciones a Presidente de la República en 1989”, dijo Lula en una breve declaración a los periodistas tras votar.

El presidente que dejará el poder con una popularidad récord de 85 por ciento tras ocho años de mandato, destacó que Brasil está “viviendo un momento extraordinario de consolidación de la democracia” y de “madurez política”.

Lula votó en la ciudad de San Bernardo do Campo, área metropolitana de San Pablo, donde al final de la década de 1970 dirigió históricas huelgas coincidiendo con el fin de la dictadura (1964-85).

El mandatario precisó de 25 segundos para ejercer el voto, en un país que ha adoptado urnas electrónicas, sistema que Lula calificó de moderno, rápido y seguro.

Tras convertirse en líder sindical en los 70, Lula entró en la política en los 80 creando el Partido de los Trabajadores (PT, izquierda), con el que perdió tres presidenciales.

En 2002 se convirtió en el primer obrero que llegó a la Presidencia de la principal economía sudamericana, un país campeón en desigualdad social.

Lula, que mantiene su departamento en San Bernardo del Campo a donde asegura que volverá cuando transfiera el poder el 1 de enero, votó acompañado de su esposa, Marisa, y el candidato a gobernador de San Pablo, Aloizio Mercadante.

Fútbol, payasos y modelos

El astro del fútbol brasileño Romario estaba ayer a un paso de ser electo diputado. Concurrió a votar en su BMW blindado, causando un gran revuelo entre fans y fotógrafos.  Sin ninguna experiencia en política, Romario podría convertirse en uno de los legisladores más votados, con 200.000 sufragios, casi tres veces lo que necesita para llegar al Parlamento.

Romario, un asiduo de las fiestas nocturnas, llegó a votar hacia las 10.30 de la mañana: “No está muy acostumbrado (a levantarse temprano) pero no durmió muy bien”, explicó su esposa Isabella.

El ex goleador de la selección brasileña, Romario de Souza Faría, sorprendió a los brasileños cuando meses atrás anunció que se afiliaba al Partido Socialista Brasileño para postularse en las elecciones generales. “El 3 de octubre cuento con usted para hacer un nuevo gol para Brasil”, fue su eslogan.

Romario prometió crear oportunidades para jóvenes de las favelas y mejorar la inserción para personas con minusvalía, un tema al que adhirió tras el nacimiento en 2005 de su hija Ivy con síndrome de down.

También pugnaban por una banca el popular, ex jugador Bebeto (José Roberto Gama de Oliveira), el payaso Tirrica, Francisco Everardo Oliveira Silva, candidato del Partido de la República (PR); La Mujer Pera (Mulher Pera) Suéllem Rocha, cantante, modelo y reportera dueña de unas caderas voluminosas, por el Partido Laborista Nacional, y la Mujer Melón, apodo con el que la joven carioca Cristina Célia Antunes apuesta a conquistar a los seguidores del Partido Humanista de la Solidaridad para ser diputada estatal.

En la saga de famosos seguía la actriz porno Luciana Ribeiro Cruz, más conocida como Cameron Brasil, candidata a diputada federal por el PTN de San Pablo. Marketinera al máximo, su lista era la 1969, una cifra elegida por hacer alusión al 69 y a aquella posición sexual. “Vote con placer” era su lema sellado en boletas y panfletos con un beso carmesí. Por último, Gabriela Leite, una ex prostituta de Río de Janeiro salió al ruedo con el slogan Puta diputada. Con 59 años y jubilada, buscaba darle un escaño al Partido Verde.

Comentarios