Edición Impresa, Política

Asumirá el 19 de junio

“No sé por qué me hacen aparecer como el gran crítico”

El ex gobernador, Antonio Bonfatti, reemplazará a Binner al frente del partido Socialista e iniciará un período “con más responsabilidades”.


El ex gobernador Antonio Bonfatti inicia un período “con más responsabilidades” como nuevo presidente del Partido Socialista a nivel nacional. Asumirá el 19 de junio en reemplazo de Hermes Binner, pero ya empezó a perfilar su gestión al frente del PS. Después de haberse mostrado muy crítico de las medidas de Mauricio Macri, ahora matiza sus opiniones, elogia la decisión del presidente de dar marcha atrás con los decretos de designación en la Corte Suprema y anuncia una etapa de modernización y apertura en el socialismo.

Este martes, Bonfatti fue ungido por su partido como candidato de la unidad. “Tengo la enorme responsabilidad de llevar adelante nuestras ideas”, señaló ayer. El acuerdo logrado por el socialismo contiene a las distintas corrientes de opinión del partido, que parece dejar atrás viejos enfrentamientos. Para Bonfatti, “los matices, las coyunturas y las diversas interpretaciones no menguan el hecho de trabajar juntos para lograr el crecimiento del partido y la consolidación de una fuerza de centro-izquierda en el país”.

—¿Qué perfil le piensa imprimir al PS en este escenario tan diferente al de los últimos años?

—Primero: aggiornar el partido a una realidad y una sociedad tan cambiante. No es un problema de la Argentina; en el mundo es así. Hay una revolución de las comunicaciones, nuevas tecnologías, la necesidad de tener un partido mucho más ágil con democracia interna y mayor flexibilidad. También, con la incorporación de sectores de la sociedad civil, actores individuales que deben tener cabida. Hoy la gente vive una realidad fraccionada, por eso hay crisis en los partidos a nivel mundial. Todo esto tiene que ser contemplado con política y presencia. Y frente a las cuestiones de coyuntura se tiene que hacer oír la voz del PS.

En la primera etapa del gobierno de Cambiemos, Bonfatti cuestionó buena parte de las medidas tomadas, principalmente en materia económica. Ahora, busca mostrarse más contemplativo: “No sé por qué la prensa me hace aparecer como el gran crítico; también he tenido consideraciones positivas. Lo primero que rescato es que el presidente ha instaurado el diálogo y eso fortalece las instituciones. Lo segundo: se equivocó, y gravemente, con el tema de la Corte, pero dio marcha atrás. Y eso lo valoro. Pero también, en un marco de análisis de estos cuatro meses, me preocupa enormemente el informe del Observatorio Social de la Iglesia (en referencia a la Universidad Católica): 1.400.000 pobres más y 350 mil indigentes más en el país. Indudablemente, es una situación preocupante para todos. Otras medidas, como la eliminación de retenciones a las mineras, también me preocupan”.

—Pero el Congreso Provincial del PS tuvo conclusiones muy críticas sobre el gobierno nacional.

—No, muy críticas no. Hicimos un análisis objetivo de la realidad. Tomamos el dato del Observatorio Social de la Iglesia que marca un crecimiento del 29 al 34,5 por ciento de pobreza. Es un dato de la realidad, no estamos inventando nada. El tema de las tarifas está sobre la mesa, tampoco lo inventamos. No son análisis subjetivos. Lo mismo con la inflación. Hay una merma en la actividad de la industria y en el consumo, ni hablar de la emergencia hídrica: sobre llovido, mojado. Los trabajadores planteando su preocupación por las suspensiones, los despidos y la pérdida del poder adquisitivo. Son las cosas que planteamos en el congreso (partidario) y es la realidad de Santa Fe y del país; si quieren decir que es muy crítico, es una interpretación.

Comentarios