Política

En El Calafate

Bonadio denunció a CFK por la carta de San Martín encontrada

Consideró que ocultó un documento histórico. ¿Fue encontrada en una bóveda o en un bajo escalera? El juez también pidió que se investigue el bastón encontrado en el allanamiento a pesar de que se descartó que fuera el que perteneció a Frodizi y fue robado


Nota original diario Tiempo Argentino

La ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner afronta una nueva causa penal, en este caso por presuntamente ocultar un documento que podría cambiar el concepto histórico sobre el libertador José de San Martín. El juez federal Claudio Bonadio formuló la denuncia a raíz de la carta manuscrita original dirigida por San Martín al libertador chileno Bernardo O’Higgins, hallada en el allanamiento de agosto pasado en la casa de la senadora en El Calafate.

Bonadio decidió hacer la denuncia tras escuchar en declaración testimonial a la coordinadora del Área de Comunicación y Acción Cultural del Archivo General de la Nación, la historiadora María Teresa Fuster: “En muchas ocasiones una carta como la exhibida podría incluso llegar a modificar el conocimiento histórico que se tenía de aquél momento”.

“Quiero manifestar que el hecho de que el Archivo carezca de una documentación como la exhibida, puede afectar la investigación de los miles de historiadores nacionales y/o internacionales. Yo puedo asegurar que la carta es auténtica ya que tiene todas las características de la época”.

El director general del Archivo General de la Nación, Emilio Leonardo Perina Konstanstinovsky, por su parte,  declaró que la carta “se trataría de un documento histórico, utilizable para el conocimiento de la historia patria, dado que aporta conocimiento de la relación entre el General José de San Martín y Bernardo O’ Higgins”.

“San Martín escribe desde su exilio en París, Francia. (…) De la lectura de la carta puedo observar que José de San Martín no solamente está escribiendo sobre cuestiones particulares, de la familia, sino que además realiza un análisis político de la situación del país en ese momento. Dicho material resulta muy valioso para la investigación histórica”, terció Fuster.

Sobre esa base, Bonadio imputó a la ex presidenta por un delito que contempla una pena de multa de entre diez mil y  cien mil pesos  para quienes incurrieran en el “ocultamiento, destrucción o exportación ilegal de documentos históricos”.

“La imputada Fernández –añadió el juez-, además de elementos que conforman el ajuar del hogar, tenía ocultos en una bóveda ubicada en el espacio lindante a la escalera que comunica al subsuelo con la cocina del inmueble dos artículos invaluables que hacen a la historia de la República Argentina”.

El manuscrito, en rigor, estaba “en un ambiente de reducidas dimensiones, con losa de hormigón y paredes metálicas, utilizado como bóveda, ubicado en el espacio lindante a la escalera que comunica al subsuelo con la cocina del inmueble”. En cualquier casa, ese espacio se conoce como “bajo escalera”.

La carta, continuó el juez, “constituye claramente un documento histórico de más de cien años de antigüedad, y que involucra directamente a un personaje político e histórico de nuestra Nación; de lo que se evidencia la utilidad que reviste para la investigación histórica de aquella época”.

No fue la única nueva causa penal que Bonadio promovió contra la ex jefa del Estado. Según documentación a la que accedió Tiempo, en el allanamiento también fue hallado un “bastón de mando presidencial”. El juez lo secuestró y llamó a declarar como testigo al director de Programas Culturales y Museo de la Casa Rosada, Luciano de Privitelio, quien recordó que “en el año 2009 se registró la sustracción de la banda y bastón presidencial del ex presidente Arturo Frondizi”. Ello ocurrió  entre los días 9 y 15 de marzo. Los atributos del mando se encontraban en la muestra “Frondizi y el mundo”.

¿El bastón encontrado en El Calafate era aquel robado de la muestra sobre Frondizi?  La Coordinadora de Curaduría del Museo de la Casa Rosada, Adriana Marta Mare, declaró ante Bonadio “que el bastón secuestrado difería de aquél que perteneció al ex presidente Arturo Frondizi”.  Es decir, no era.

Sin embargo el juez decidió que “corresponde remitir testimonios a la Excelentísima Cámara Nacional de Apelaciones en lo Criminal y Correccional Federal a fin de que desinsacule un Juzgado que investigue sobre la posible comisión de un delito de acción pública, con relación al bastón antes mencionado”.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios