Mundo

Escándalo en Brasil

Bolsonaro niega ante la Policía haber instigado el intento de golpe contra Lula

El expresidente fue interrogado sobre su participación en la maniobra política perpetrada el 8 de enero de 2023. Se había preparado durante cuatro horas con sus asesores y equipo de abogados


El expresidente brasileño Jair Bolsonaro declaró hoy dos horas ante la Policía Federal y negó tener vinculaciones con el intento de golpe de Estado contra el presidente Luiz Inácio Lula da Silva perpetrado por cientos de sus seguidores con ataques a las sedes de los tres poderes del Estado, el 8 de enero pasado en Brasilia.

Bolsonaro está sospechado de instigar el golpe de Estado por haber alentado sin pruebas el fantasma del fraude en 2022 antes de perder las elecciones con Lula, en octubre. Incluso, dos días después del asalto a los poderes en Brasilia puso en sus redes sociales un video vinculando la victoria de Lula a un supuesto fraude.

Sin embargo, uno de sus abogados dijo hoy a periodistas al término de su declaración en Brasilia que Bolsonaro dijo a la Policía que la elección ya es cosa del pasado, que repudió los ataques del 8 de enero y no tuvo que ver con ellos.

“La elección para el presidente Bolsonaro es una página del pasado. Eso fue lo que dijo. El presidente repudió los ataques”, dijo Paulo Cunha Bueno luego de una declaración que duró más de dos horas.

“El expresidente considera una página del pasado el período electoral. El hizo la transición y dejó el país. Repudió los ataques como lo hizo por Twitter en la noche del 8 de enero. Eso fue repudiado en la declaración”, insistió el letrado, que estaba acompañado por el exvocero y exministro de Comunicación Social de Bolsonaro, Fabio Wajngarten.

El exmandatario fue incluido en la investigación del Supremo Tribunal Federal, por la cual se detuvo a 1390 personas por haber invadido y financiado el asalto a los poderes con el objetivo de que el Ejército le diera un golpe al presidente Lula, desconociendo la elección de octubre de 2022 ganada por el líder del Partido de los Trabajadores.

Bolsonaro forma parte de la megacausa luego de haber publicado en redes sociales un video que hablaba sobre fraude en las elecciones de octubre, supuestamente avalando el intento de golpe contra Lula del 8 de enero, en el que cientos de sus partidarios vandalizaron el Palacio del Planalto, el Congreso y el Supremo Tribunal Federal.

Bolsonaro se preparó durante cuatro horas el martes con su equipo de abogados y asesores para declarar este miércoles.

En estos meses, el expresidente, de 68 años, dijo que no estaba de acuerdo con los destrozos pero pidió la liberación de los detenidos por considerarlos “personas de bien”.

Bolsonaro es presidente de honor del Partido Liberal y vive en una casaquinta alquilada por esa fuerza política, que le paga un salario mensual de unos 7.000 dólares.

El ultraderechista cuestionó a la justicia electoral por el resultado de la elección y sus movimientos son investigados para determinar si fue el autor intelectual de los campamentos frente a los cuarteles del Ejército que derivaron en el asalto a los poderes el 8 de enero, una después de la asunción de Lula de su tercera presidencia.

Bolsonaro fue el primer presidente brasileño en perder una reelección y antes de entregarle el poder a Lula abandonó el país el 30 de diciembre, para pasar una temporada de tres meses en Orlando, Estados Unidos, en la casa de un empresario amigo.

Este caso está siendo instruido por el juez Alexandre de Moraes, del Supremo Tribunal Federal, que también lo investiga en la megacausa de las fake news iniciada en 2020.

Es la segunda declaración del exmandatario en menos de un mes luego de haber acudido a la misma sede policial a ofrecer su versión en el caso del supuesto contrabando de joyas otorgadas a Brasil por el Gobierno saudita y que Bolsonaro guardó para sí como si fueran regalos personales.

Comentarios

10