Coronavirus, Mundo

Palabra de Jair

Bolsonaro dice que le dio positivo el test de coronavirus y que toma hidroxicloroquina para tratarse

El presidente de Brasil, consecuente opositor a las medidas de aislamiento y distancia social para contener la pandemia, informó este martes que está contagiado y sigue la terapia que, antes, había recomendado pese a los reparos científicos. El mandatario sostiene que con ese antipalúdico mejoró


El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, de 65 años, informó este martes en conferencia de prensa que dio positiva la prueba diagnóstica para coronavirus covid-19 que en la víspera dijo que se había hecho. El mandatario, consecuente opositor a las medidas de aislamiento y distanciamiento social para contener la pandemia, agregó que se sentía mejor que el día anterior y que se estaba tratando con hidroxicloroquina, una droga utilizada contra el paludismo que tanto el brasileño como su par estadounidense Donald Trump publicitaron como una terapia eficaz pese a las recomendaciones científicas sobre sus potenciales efectos adversos severos y la falta de pruebas que apunten a una mejora de los pacientes o reducción de muertes.

La alarma sobre el estado de salud del mandatario comenzó el lunes último y se encendió por las propias informaciones oficiales: Bolsonaro comentó a sus seguidores, a la llegada a su residencia, que se había realizado una placa radiográfica de pulmón y que se iba a hacer un test para covid-19.

“Estoy bien, estoy normal, en comparación a ayer, estoy bien. Estoy hasta con ganas de caminar, pero por recomendación médica no la haré”, dijo este martes Bolsonaro. Agregó que la fiebre había bajado a 36º de los 38º que, aseveró, presentaba un día antes.

El mandatario brasileño insistió en que se está tratando con hidroxicloroquina, el fármaco promocionado por Trump en marzo pasado. En junio, la propia Administración de Alimentos y Drogas de los Estados Unidos revocó su autorización de emergencia el tratamiento de covid-19 en medio de la creciente evidencia de que no funciona –al igual que el lopinavir/ritonavir usado para VIH– y podría causar efectos secundarios mortales.

El pasado fin de semana, Bolsonaro y varios de sus ministros almorzaron con el embajador de Estados Unidos en Brasil, Todd Chapman. Y todos posaron sin mascarilla y sin respetar la distancia social.

Pandemia liviana, cuarentena innecesaria

Bolsonaro no cumplió con las recomendaciones sanitarias de la Organización Mundial de la Salud ni otros numerosos grupos internacionales. Y las desafió al asistir a varios actos públicos sin barbijo, sin respetar el distanciamiento social y provocando aglomeraciones entre la población.

También se opone al cierre de los comercios y a las cuarentenas. Brasil es el segundo país más afectado por la pandemia, después de Estados Unidos. Este lunes, sumó 620 nuevos fallecidos, con lo que el balance total de muertes ascendió hasta los 65.556. El número de contagios asciende a 1.626.071, tras registrar 20.229 nuevos casos confirmados de acuerdo con el boletín diario del Ministerio de Salud.

Otros tests, sin información

El mandatario se había realizado tres pruebas previas de detección del coronavirus, pero no quiso hacer públicos los resultados. En mayo, el diario O Estadao de S. Paulo exigió conocer las pruebas y la Corte Suprema obligó al gobierno a presentarlas. Todos los resultados, de acuerdo a la información oficial, dieron negativos. Ahora, el Ejecutivo dijo que hay un positivo.

Una de las pruebas realizadas a Bolsonaro fue en marzo, después de un viaje oficial a Estados Unidos. Durante ese mes, al menos 23 personas que participaron en la visita y se hicieron el test dieron positivo de coronavirus. Entre ellos, el secretario de Comunicación de la Presidencia, Fábio Wajngarten.

 

Comentarios