Edición Impresa, Mundo

Bolivia estatizó las mayores empresas eléctricas del país

El presidente Morales dijo que cumplió con el pueblo en recuperar y nacionalizar los servicios básicos.

El presidente de Bolivia, Evo Morales, estatizó ayer las cuatro mayores empresas de generación, distribución y transporte de energía eléctrica del país con lo que pasó a controlar el 80 por ciento del producción energética. En el anuncio, realizado en el acto en conmemoración del Día del Trabajador, el mandatario expresó: “Estamos cumpliendo con el pedido clamoroso del pueblo de recuperar y nacionalizar los recursos naturales y los servicios básicos, que antes eran del Estado”, y destacó: “No pueden ser de negocio privado, sino de servicio público”.

Las empresas estatizadas son las generadoras Guaracachi, Valle Hermoso y Corani, en cuyas operaciones participaban capitales extranjeros franceses e ingleses, y la Empresa de Luz y Fuerza Cochabamba (Elfec), en manos de los trabajadores, según informaron las agencias noticiosas ABI y DPA.

Los decretos que ordenan el traspaso de las acciones de esas cuatro compañías a la estatal Empresa Nacional de Electricidad (Ende) fueron firmados durante la mañana por Morales en Corani, localidad del departamento Cochabamba.

Poco antes, en la madrugada, efectivos militares y policiales  habían tomado las oficinas centrales y las plantas generadoras de  las empresas estatizadas, todas ellas con sede en Cochabamba,  según reportaron agencias de noticias DPA y Ansa.

“El Estado ya tiene el control de más de 80 por ciento de la energía que se produce en Bolivia; quiero decirles a algunas  privadas que tenemos todavía que, como siempre, apelaremos al diálogo, pero tarde o temprano el Estado debe controlar y  administrar el 100 por ciento de energía que se produce”, dijo  Morales tras firmar los decretos.

En el acto, en el que también se conmemoró el Día del  Trabajador, Morales afirmó que el gobierno “hizo todos los  esfuerzos para llegar a un acuerdo” con las empresas privadas, muchas de ellas extranjeras, que participaban del capital de las  operadoras estatizadas hoy, pero en ellas “no hubo voluntad para  llegar a un acuerdo”.

Según informes oficiales citados por Ansa, desde julio de 2009 el gobierno mantuvo reuniones con ejecutivos de esas empresas para negociar el traspaso de las acciones.  La mitad de Corani pertenecía a una subsidiaria de la firma francesa GDF; la mitad de Guarachi era propiedad de la británica Rurelec, y la mitad de Valle Hermoso pertenecía a la también británica The Bolivian Generating Group.

Desde septiembre de 2009, la Ende controlaba 47,2 por ciento de Corani, 48,8 por ciento de Guaracachi y 49,8 por  ciento de Valle Hermoso.  En cambio, el paquete accionario de la distribuidora Elfec era controlado desde hacía tres años por los trabajadores, con quienes el gobierno había iniciado gestiones para la compra de las acciones, según consignó la agencia noticiosa estatal ABI.

Comentarios