Ciudad, Edición Impresa

Boasso propone “volver a empezar”

En una propuesta integral el edil plantea la fusión de la Semtur y la Mixta.

Con la intención de modificar sustancialmente el sistema de transporte de pasajeros de la ciudad el concejal de Intransigencia y Renovación Radical (IRR), Jorge Boasso, presentó en la mañana de ayer un decálogo de iniciativas, en el transcurso de una conferencia de prensa desarrollada en el salón de los Acuerdos del Palacio Vasallo. Aseveró Boasso que “es un volver a empezar” pero enfatizó que “es el transporte que los rosarinos se merecen”.

Entre sus principales características  Boasso plantea el llamado “en carácter de urgente a una nueva licitación de todo el sistema de transporte” con la creación del Fondo Municipal de Transporte, que “se distribuirá entre las empresas con el criterio de kilómetros recorridos”. Resaltó tal manera de distribución “en lugar de por pasajero transportado”, como es en la actualidad, y en tal sentido ante una pregunta de El Ciudadano mencionó que ello “está tomado de lo de Curitiba”, en Brasil, donde recordó el edil hace varios años estuvo junto a otros concejales para observar su sistema de transporte.

Al fundamentar la iniciativa señaló que “ante la crisis por la que atraviesa el sistema de transporte urbano de pasajeros, estamos frente a una oportunidad para introducir cambios de fondo que aseguren la prestación del servicio y a su vez mejoren su calidad”.

El edil radical consignó que “la delicada situación económica y financiera del sistema de transporte no es consecuencia sólo de las dificultades de orden coyuntural por la que atraviesa el sistema de subsidios, sino que obedece también a motivos concretos de falta de eficiencia y optimización de los recursos por parte de las empresas dirigidas por el municipio”.

El concejal mencionó que varias de las medidas que integran el decálogo ya fueron presentadas como proyectos de su autoría, como el transporte urbano puerta a puerta, el servicio diferencial, la tarjeta inteligente, la laboral y turística y la instalación de trenes elevados, monorrail o metrorrail, entre otras.

Respecto de la tarjeta prepaga sin contacto propone que pueda recargarse en grandes comercios, agencias de lotería, estaciones de servicio, oficinas de pago rápido y cadenas de supermercados, entre otros comercios.

Propone asimismo la implementación de una tarjeta laboral, en la que se incluyen 50 viajes, con una validez de un mes, las que deberían ser compradas por las empresas para entregárselas a sus trabajadores. Sobre la tarjeta laboral consignó como antecedentes su existencia en varios países de Europa y en la ciudad de  Santiago, en Chile.

Promueve asimismo una tarjeta turística para quienes visiten la ciudad, la que permitirá el acceso a todas las líneas de colectivos y la realización de viajes de manera ilimitada durante 24 horas.

De igual modo propicia la creación del Fondo Fiduciario Municipal del Transporte Urbano de Pasajeros, el que se integrará con los recursos del actual Fondo Compensador del Sistema del Transporte Urbano de Pasajeros; la recaudación por la venta de boletos, tarjetas magnéticas y otro sistema de pago; los ingresos y derechos correspondientes a la administración de la Estación Terminal de Ómnibus Mariano Moreno, y otras tasas y derechos municipales provenientes de la misma.

Igualmente promueve que conformen el Fondo los ingresos y derechos por el estacionamiento medido en la vía pública; los ingresos de las playas de estacionamiento municipales; los ingresos y derechos de los servicios de inspección técnica obligatoria propio o concesionado; lo percibido por todo tipo de concesiones; la recaudación de multas de tránsito al igual que subsidios, beneficios y compensaciones tarifarias.

Mencionó entre otros de los puntos la creación de un servicio puerta a puerta y de un servicio diferencial y en tal sentido indicó que “por ejemplo, quien vive en Fisherton, Alberdi o la zona sur, si tuviera un servicio diferencial en lugar de venir al centro en auto lo haría en colectivo”.

Insistió en el sistema de trenes elevados, que presentara en el 2007, para el que planteó ramales que unan el norte, el oeste y el sur de la ciudad con la zona céntrica. Sobre los mismos indicó que “son más factibles de implementar que los subterráneos y existe financiamiento internacional disponible”.

Por otra parte plantea la fusión de las actuales empresas Sociedad del Estado Municipal para el Transporte Urbano de Rosario (Semtur) y la –con mayoría estatal– Empresa Mixta de Transporte Rosario (Emtr), para posteriormente llamar a licitación para la reprivatización del servicio.

Entre otros aspectos también propicia la incorporación de dispositivos que impidan la apertura de puertas con los colectivos en movimiento; mecanismo con tope de aceleración en 60 kilómetros; cabinas de material anti impacto para los choferes, y la presencia de efectivos de seguridad a bordo en los horarios previos y posteriores a los partidos de fútbol.

Comentarios