Política, Últimas

Agro

Bioceres anunció que Brasil aprobó el trigo HB4 resistente a sequía que Justicia argentina cuestiona

La decisión traerá polémica. Hay una denuncia sobre el uso de los agrotóxicos que tuvo dictamen fiscal a favor y la protesta de distintas organizaciones ambientalistas que se oponen al uso de esta variedad de semilla modificada


El Grupo Bioceres anunció a través de sus redes sociales que Brasil aprobó el trigo HB4, tolerante a sequía.  La decisión promete polémica. Brasil es el destino del 50% del trigo que se cultiva en la Argentina y ya antes de que se conociera esta resolución hubo protestas en todo el país, en la que se replicó la preparación y horneado de pan que para entregarlo al público. El caso fue judicializado y el titular de la Fiscalía en lo Civil, Comercial y Contencioso Administrativo Federal N°8 porteña, Fabián Canda, dictaminó semanas atrás que debía suspenderse el acto administrativo que “liberó” la variedad de laboratorio “por los graves vicios que presenta respecto a su fundamentación” la resolución 41/2020, y además por “el peligro para el medio ambiente y la salud humana que implicaría la distribución del cereal transgénico”.

Esta decisión surge luego de que distintos actores del mercado  habían formulado reclamos en relación a varios miles de hectáreas sembradas con el trigo HB 4 –entre ellos la Federación de Acopiadores- por entender que podía influir sobre el grano próximo a cosechar y provocar rechazos, dado que los clientes de Argentina no habían resuelto su aprobación.

El Colectivo Trigo Limpio es una de las cientos de agrupaciones que solicitaron al gobierno de Alberto Fernández dar marcha atrás con la preaprobación del HB4.

“El pan de cada día, un alimento básico para un gran consumidor de harinas como Argentina, podría llegar a la mesa con más carga tóxica que nunca. “El trigo es la base de nuestra alimentación”, había marcado la ONG, integrada por unos 1.400 científicos, científicas e investigadores,

Tamaña oposición tiene un razonamiento base. “El trigo transgénico HB4 es tolerante a la sequía y resistente al herbicida glufosinato de amonio (según la FAO, 15 veces más tóxico que el glifosato). Todos los cultivos transgénicos que tienen resistencia a herbicidas y se cultivan ampliamente en Argentina (soja, maíz, algodón, etcétera) se asocian finalmente con la aplicación de un exorbitante volumen de agrotóxicos que se esparcen sobre nuestros territorios cada año. Desde que comenzó a implementarse este paquete tecnológico en la década de 1990, el uso de agrotóxicos en Argentina se ha incrementado exponencialmente, llegando actualmente a 525 millones de kilogramos/litro de formulados por año”, sostuvo el colectivo. Y agregó que la cuenta da “12 litros por habitante, la tasa más alta del mundo”.

Trigo Limpio también advirtió que el HB4 se inserta en el sistema de agricultura aplicado en el país “que apuesta al extractivismo para producir commodities y beneficiar a una minoría de la población argentina que acumula las ganancias”. Y completó: “Lejos de apuntar a una transformación paulatina de este sistema, la aprobación del trigo HB4 y la iniciativa que propone incrementar en más de un 50% la producción de granos para 2030, refuerzan el modelo sin ninguna consideración respecto a las consecuencias socioambientales”.

El documento cosechó miles de adhesiones en todo el país. Y además requirió toda la información disponible –aun la que podía ser considerada “sensible”– en base al Acuerdo de Escazú (ley 27.566), que tiene jerarquía constitucional y sujeta al Estado a garantizar el acceso del ciudadano a la información sobre asuntos ambientales, uno de ellos, el trigo transgénico HB4.

Brasil, que es el principal comprador de trigo argentino -45% de las exportaciones-, conforme a esta comunicación de Bioceres, ha aprobado al trigo HB4.

Aparte de esta decisión adoptada por la Comisión Técnica Nacional de Bioseguridad de Brasil (Ctnbio), habrá también que aguardar la posición que asuma la cadena comercial del vecino país.

La posición de la empresa

En la Argentina, el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca aprobó el desarrollo el año pasado y dejó condicionada el aval final a la aprobación del mismo por Brasil.

“La aprobación en Brasil confirma lo que las autoridades argentinas habían dictaminado: el trigo HB4 es seguro para el medio ambiente y para la salud humana y animal. Bioceres presentó toda la evidencia solicitada, fue evaluada y obtuvimos la aprobación”, dijo a Télam una fuente de la compañía.

En la cartera agropecuaria también celebraron la aprobación y recordaron que el titular del Ministerio, Julián Domínguez, fue uno de los impulsores de esta tecnología durante su gestión anterior.

Desde la empresa aclararon que Bioceres “seguirá gestionando la producción de semillas y grano de trigo HB4 bajo el programa de identidad preservada que se utilizó en las últimas dos campañas para garantizar la trazabilidad de nuestra producción”.

“Es importante destacar que tanto la semilla como el grano producido son 100% propiedad de Bioceres”, remarcaron en la compañía.

También marcaron el objetivo de “obtener aprobación en destinos clave de exportación que representen mas del 5% del total de las exportaciones en promedio de los últimos seis años”.

En este sentido, indicaron que comenzaron los trámites de desregulación en Uruguay, Paraguay, Estados Unidos, Colombia, Indonesia, Sudáfrica y Australia, para poder colocar esta tecnología en el futuro.

Comentarios