Edición Impresa, Política

Binner resaltó su gestión y pidió avanzar en el cambio

El gobernador demandó al PJ reformar la Constitución y avanzar en un sistema tributario equitativo.

binner

Por: Ezequiel Nieva / Corresponsalía Santa Fe

Con un discurso de una hora y media, en el que repasó sus casi 29 meses de gestión, el gobernador Hermes Binner dejó inaugurado ayer el 128º período de sesiones ordinarias en la Legislatura provincial. Al principio y al final del discurso, Binner les reclamó a los senadores y diputados un acuerdo que permita reformar la Constitución de la provincia. Pero el eje del mensaje fueron los logros de cada una de las áreas del gobierno y un anticipo de cómo encarará el año y medio que le queda por delante.

Binner llegó a la Legislatura 20 minutos después de las 11. En la plazoleta, militantes de todas las fuerzas del Frente Progresista lo esperaban. Acompañado por su esposa y por todo su gabinete, cruzó entre los simpatizantes, los saludó y oyó –como ocurriría a su salida– los cantitos de aliento. En la puerta de la Legislatura lo esperaba el senador Ricardo Spinozzi, presidente del PJ, quien le dio la bienvenida.

El gobernador abrió su discurso señalando que 2010 es “un año muy singular” y agregó que “la fuerza simbólica” que representa el Bicentenario debe llamar a la reflexión acerca de la consolidación de la democracia. “Por muchas décadas del siglo XX, la democracia pareció ajena a los argentinos, quienes tuvimos sobrados motivos para dudar de la posibilidad de su recuperación. Su consolidación en los últimos años es un valor en sí mismo”, dijo.

“Sin embargo, el Bicentenario admite otra mirada, si observamos las incapacidades que hemos tenido en las últimas décadas para construir una sociedad justa, con una distribución equitativa de los recursos económicos y simbólicos”, continuó. En ese primer tramo de su discurso, Binner comparó el país de 1910 y el de 2010 y concluyó: “Resulta muy difícil sostener la creencia colectiva en un futuro mejor, luego de décadas de deterioro social y económico que, transcurrido más de un cuarto de siglo de recuperación de la democracia, no hemos logrado todavía revertir”.

El gobernador continuó su mensaje aludiendo a la necesidad de “mejorar la calidad de las instituciones”; allí hizo un primer planteo sobre la reforma de la Constitución. “Es necesario pensar en reformas a tono con los tiempos que vivimos, imprescindibles para ganar calidad institucional”, señaló. “Si la principal aspiración de 1910 se concentraba en democratizar la República, hoy podemos definir el sentido de 2010 como el de la hora de conquistar una verdadera institucionalidad republicana, que nos permita sostener la democracia política y social”.

Luego Binner dedicó un párrafo a destacar su política de jerarquizar a la ciudad como capital de la provincia. “Luego de años de demora y atraso, nuestra ciudad capital comienza a mostrar los resultados del trabajo coordinado de provincia y municipio para recuperar un lugar material y simbólico ante el conjunto de comprovincianos”. Fue una de las pocas referencias críticas al PJ, que gobernó la provincia y la ciudad durante 24 años.

Al final del discurso, hizo concreto el reclamo: “Los convoco (a los legisladores) a construir juntos los acuerdos necesarios para avanzar a paso firme en esta dirección, que nos permita hacer efectiva la reforma de la Constitución provincial antes de concluir con nuestro mandato”. Y aclaró que no busca rédito personal: “No será para la reelección del gobernador actual ni a la medida de un partido político, sino para mejorar la vida de los santafesinos”.

Binner enumeró algunos de los aspectos que pretende introducir en la nueva Constitución: “Que incorpore instituciones que profundicen la democracia, como la consulta popular, el referéndum y la revocatoria de mandato, el Consejo de la Magistratura, la Defensoría del Pueblo. Que le otorgue rango constitucional a la reforma judicial, para que no dependa de las mayorías circunstanciales de la Legislatura”.

La mayor parte del discurso de Binner se centró en detallar los logros de cada área del gobierno. Primero destacó la idea de regionalización, que consiste en una división administrativa de la provincia en cinco nodos, con cabecera en Reconquista, Rafaela, Santa Fe, Rosario y Venado Tuerto. Y agregó: “La provincia se distingue por tener un Plan Estratégico elaborado con la participación de sus ciudadanos, sus autoridades y sus organizaciones: una visión colectiva a 20 años. Un plan donde hemos dejado señalados 235 proyectos, cuya realización es prioritaria”.

Para la elaboración de ese plan, recordó el gobernador, se realizaron 35 asambleas ciudadanas. Y adelantó que durante 2010 se harán otras diez –dos por cada nodo– con el objetivo de impulsar y hacer un seguimiento de cada uno de los proyectos de gobierno. “No hay cambio sin participación”, señaló en ese contexto: una frase que repetiría varias veces a lo largo del mensaje. “Estamos cambiando el Estado con políticas de solidaridad territorial y transparencia institucional”, añadió.

Recibió aplausos cuando se refirió a la frustrada reforma tributaria: “Es incomprensible que no podamos lograr un acuerdo para reformar un sistema tan injusto como el que tenemos, más aún si consideramos las tradiciones políticas que representan la gran mayoría de los integrantes de esta Asamblea”. Esa fue la otra alusión crítica al PJ, cuya mayoría en el Senado abortó el intento de reforma. Otra ovación coronó el análisis que hizo Binner del actual régimen impositivo: “Grava a los que menos tienen, mientras libera de imposiciones a los más poderosos”.

Si bien el gobernador repasó las políticas de cada área, puso énfasis en las que lleva adelante el llamado Gabinete Social, que forman los ministerios de Salud, Educación, Desarrollo Social y Trabajo. En materia de educación hizo una larga enumeración de avances –capacitación y titularización docente, nuevas escuelas, incorporación de tecnología para el trabajo en el aula, incremento del 45 por ciento en la retención escolar, entre otras– y en lo referido a salud recordó de la necesidad de una nueva ley que contemple en forma integral el sistema público y destacó su plan de construcción de ocho hospitales y 80 centros de salud, siete de los cuales ya están funcionando y 49 en marcha.

  “Las políticas sociales deben respetar la dignidad de las personas, por eso estamos dando un paso gigantesco cambiando concepciones clientelares por la construcción de derechos ciudadanos”, aseguró.

  Una de los pasajes más celebrados por el oficialismo  –y que fue criticado por la oposición, que acusó a Binner de “apropiarse” de un logro del gobierno nacional– fue el referido a la política de apoyo a los juicios por crímenes cometidos durante la última dictadura: “Hace 25 años, en nuestra provincia se robaban los expedientes de la Conadep. Nada fue recuperado. Nadie fue responsable: había ganado otra vez la impunidad. Hoy en la provincia han concluido tres juicios con sus condignas condenas: la causa Guerrieri en Rosario, la causa Barcos y la emblemática causa Brusa”.

Comentarios