Edición Impresa, Política

Binner aclaró que no habló de “gobiernos inmorales”

El gobernador se desdijo después de las polémicas declaraciones del lunes contra el justicialismo

El gobernador le bajó los decibeles a la disputa que se planteó con la oposición. (Foto: Prensa Gobernación)
El gobernador le bajó los decibeles a la disputa que se planteó con la oposición. (Foto: Prensa Gobernación)

Por: Ezequiel Nieva /Corresponsal Santa Fe

Después de las explosivas declaraciones del lunes, en las que habló de “25 años de inmoralidad” al referirse a los gobiernos justicialistas que lo antecedieron, Hermes Binner dio marcha atrás en la confrontación política y se manifestó mucho más conciliador. Se desdijo de algunos conceptos, aunque aprovechó la ocasión para volver a pegarle a la Justicia. Adelantó que se vienen cambios en la Corte Suprema de la provincia y reflotó el recuerdo de las políticas de ajuste y emergencia, que por años mantuvieron congelados los salarios públicos. Y volvió a mostrarse cauto en lo que refiere al nivel de aumentos que la provincia podrá afrontar luego de la frustrada reforma tributaria: “Máquina para fabricar billetes no tenemos”, graficó.

El gobernador hizo declaraciones ayer por la mañana, mientras recorría las obras que se llevan a cabo para convertir el edificio del viejo Molino Franchino –en pleno bulevar Gálvez de la capital provincial– en la denominada “Fábrica Cultural”. Consultado por el comunicado emitido el martes por el Partido Justicialista en repudio de sus dichos y por la reacción de los ex gobernadores José María Vernet y Víctor Félix Reviglio, que también lo criticaron, Binner buscó una salida elegante y aclaró que no se refería a ninguna administración en particular sino a una “situación de inmoralidad” vivida en la provincia.

—¿Qué opinión le merece esto que le dijeron, que empiece a gobernar?

—Acá se ve que estamos gobernando. Fue la respuesta del gobernador mientras señalaba con la mirada, por encima del cerco de periodistas, las obras del molino.

De inmediato agregó:“Yo no me he referido a gobiernos inmorales. Me referí a que hemos vivido una situación de inmoralidad. Y sobre esto hay muchos ejemplos, en todos los poderes públicos. Muchas situaciones de impunidad que verdaderamente son la base de impunidades mayores. Esta situación tenemos que comprenderla en este contexto: no hay una acusación, en palabras mías, hacia un gobierno en particular”.

—Pero hasta Reviglio y Vernet salieron a hablar de lo que usted dijo. Se sintieron tocados.

—Alguien los buscó para que respondan. Y me parece bien. Estamos en democracia y podemos decir lo que pensamos. También podemos hablar muchísimo sobre los hechos. Si quieren que repasemos algunos hechos, podemos repasarlos.

—Ellos le recordaron que usted fue funcionario de sus gobiernos.

—Por supuesto, claro. Fui subdirector del hospital Centenario y fui director del hospital Psiquiátrico. Y la verdad que le agradezco muchísimo al gobierno de Reviglio, que en ese momento me confió esa gran responsabilidad.

Otra vez contra la vieja Justicia

Más adelante, el gobernador reiteró las críticas que había hecho a fines del año pasado sobre la Justicia provincial, que motivaron un copioso enfrentamiento con los ministros de la Corte Suprema en lo que se interpretó como un “conflicto de poderes”. “Creo que estamos avanzando”, comenzó Binner. “Pero, ¿cómo le explicamos a la sociedad que un miembro de la Corte Suprema (se refiere al ex juez Rodolfo Vigo, jubilado en 2007, poco antes de la asunción de Binner) recurre a una trampa para tener una jubilación que no le corresponde? Veamos cómo resolvemos esta cuestión para tener los mejores hombres y las mejores mujeres en las responsabilidades máximas de la provincia”.

—¿Usted pretende reformar la Corte?

—Por supuesto. Esto se va a cambiar con el propio sistema democrático a partir de concursos claros y participativos para elegir los jueces. No es solamente cambiar un nombre; lo que hay que cambiar es la filosofía de trabajo de un poder que tiene que ser absolutamente independiente. Están ocurriendo cosas en nuestra provincia que antes no ocurrían. Y eso es muy saludable para construir una provincia mejor.

Sobre el pedido de los gremios

En otro tramo de la rueda de prensa, Binner se refirió al pedido de aumento salarial de los gremios estatales, que ya adelantaron que no aceptarán menos del 20 por ciento.–Estamos trabajando con lo que ocurre en la Nación–, dijo el gobernador, “porque la provincia no es independiente de lo que pasa en la Nación. El 70 por ciento de los recursos de Santa Fe dependen de la coparticipación nacional. Tenemos un alto grado de dependencia. Asimismo, tenemos muchas limitaciones a partir de la marcha de la economía a nivel nacional. Hoy, a nivel nacional, no se habla de aumento de sueldos. La propia CGT ha dicho que prorroga el pedido hasta junio. Hay situaciones que tenemos que contemplar en función de la realidad que vivimos a nivel nacional y, obviamente, a nivel provincial”.

—Puede haber muchos paros, según las declaraciones de los últimos días de los sindicalistas.

—Está bien. Pero yo creo que la sociedad en su conjunto tiene que conocer más, porque finalmente son ellos los que nos evalúan. En la medida que la población conozca cuáles son los ingresos, cuáles son los egresos, en qué se gasta, tendremos una dimensión real de cuánto podremos incrementar el salario de los trabajadores. El año pasado se previó un aumento del 15,5 por ciento, y desde el primer momento se pagó. Llegamos a fin de año y, con los datos del Ipec, podemos decir que llegamos al 15 por ciento: quiere decir que la evaluación fue correcta y la forma en que se resolvió en ese momento, donde había mayor disponibilidad, fue comenzar a pagar desde el primer momento.

—Entre el 20 por ciento que pretenden los gremios y lo que puede dar el gobierno provincial, ¿existe mucha diferencia?

—Primero, justificamos la necesidad de que los trabajadores ganen más. No es nuestra intención reducir, como en otros momentos se redujo, el sueldo y las jubilaciones. Al contrario: creemos que hay que mantenerlos. Pero tenemos que reflejarnos a nivel nacional. Lo que ocurra a nivel nacional seguramente va a tener repercusión en todas las provincias argentinas y obviamente va a pasar lo mismo en Santa Fe.

Un inicio de clases conflictivo

—El 1° de marzo tienen que comenzar las clases. ¿Piensan adelantar la paridaria docente?

—No adelantarla, ya está acordada. Va a ser en febrero.

—Ustedes ya les mostraron los números a los docentes, igual tuvieron un fin de año muy complicado, con paros. ¿Qué pasa si ocurre lo mismo ahora y no comienza el ciclo lectivo?

—Vamos a tratar de que eso no pase. Tenemos expectativas de que no pase.

—¿Partiendo de qué?

—Partiendo del diálogo, de mostrar los números, de explicarle a la sociedad que este gobierno invierte muchísimo en educación. Tenemos un plan para llevar adelante igual al que llevó adelante Uruguay, de informatización de la escuela primaria. Tenemos una responsabilidad, que es gobernar la provincia de Santa Fe; entre esas responsabilidades está la educación. Es una de las responsabilidades transferidas de la Nación a la provincia; dicho sea de paso, ellos transfieren la responsabilidad pero no los recursos. Y éste es un problema que tenemos que resolver algún día: un país que es federal en los papeles, en la Constitución, pero que a la hora de gobernar es absolutamente unitario. Nosotros proponemos; del otro lado están los docentes, que tienen el derecho de demandar por sus salarios. Nosotros vamos a trabajar en la idea de encontrar el camino; ahora, todo esto tiene que saberlo la sociedad. El debate y las conclusiones tienen que conocerlo; nosotros pretendíamos una reforma tributaria que no se dio. Máquina para fabricar billetes no tenemos. Ni queremos tener, porque es un delito. Sí creemos que es necesario comprender esta realidad.

El reclamo ante la Nación

Por último, Binner habló de las actuaciones administrativas encaradas por la Fiscalía de Estado de la provincia para reclamar los fondos que la Nación adeuda en materia de coparticipación, de impuesto al cheque, por la detracción de fondos ejecutada por la Afip y por la Ansés y por los Aportes del Tesoro Nacional que no se repartieron.

“Tenemos una convocatoria, todavía sin fecha, que puede ser en febrero o marzo, a una mesa de conciliación. Vamos a invitar a toda la prensa de Santa Fe, a todos los diputados, a todos los poderes del Estado, para que nos acompañen”, adelantó Binner.

Comentarios