Mundo

Biden designó un equipo de comunicaciones enteramente femenino

"Estas comunicadoras calificadas y experimentadas aportan diversas perspectivas a su trabajo y un compromiso compartido para reconstruir este país", dijo


El presidente electo de Estados Unidos, Joe Biden, anunció que su futuro equipo de comunicaciones de la Casa Blanca estará compuesto exclusivamente por mujeres, por primera vez en la historia del país.

Entre las designadas figura Jen Psaki, quien desempeñará el altamente expuesto papel de secretaria de prensa de la Casa Blanca.

Psaki, de 41 años, ha ocupado varios puestos de elevado nivel, incluido el de directora de comunicaciones de la Casa Blanca durante la administración del presidente Barack Obama, de quien el futuro mandatario fue vicepresidente.

Biden y la vicepresidenta electa, Kamala Harris, buscaron fomentar la diversidad en los nombramientos anunciados hasta ahora para integrar el Ejecutivo que asumirá su función el 20 enero.

“Me enorgullece anunciar hoy el primer equipo de comunicaciones de alto nivel de la Casa Blanca compuesto en su totalidad por mujeres”, dijo anoche el presidente electo en un comunicado.

“Estas comunicadoras calificadas y experimentadas aportan diversas perspectivas a su trabajo y un compromiso compartido para reconstruir este país”, agregó.

Además de Psaki, se anunciaron otros seis nombramientos.

Kate Bedingfield, que fue subdirectora de campaña de Biden, asumirá el cargo de directora de comunicaciones de la Casa Blanca. Cuando Biden era vicepresidente, ya había sido su directora de comunicaciones.

Ashley Etienne dirigirá las comunicaciones de Harris, de quien Symone Sanders será su portavoz principal.

Pili Tobar fue nombrada a su vez subdirectora de comunicaciones de la Casa Blanca y Karine Jean Pierre será la subdirectora principal de prensa.

Elizabeth Alexander ocupará, por su lado, la dirección de comunicaciones de la primera dama entrante Jill Biden.

Estos nombramientos no requieren confirmación del Senado, a diferencia de la mayoría de los puestos a nivel de gabinete.

Biden ya había anunciado a sus candidatas para otros puntos clave de su gobierno.

Janet Yellen: Tesoro

Una de las nominaciones más destacadas es sin duda la de Janet Yellen, expresidenta de la Reserva Federal que ha sido propuesta para dirigir la Secretaría del Tesoro. En caso de ser confirmada, Yellen, de 74 años, será la primera mujer en ocupar este cargo y romperá ese techo de cristal como ya hizo al ser la primera en presidir la Reserva Federal.

La economista consiguió un doctorado por Yale y, además de con Obama, también trabajó como presidenta del Consejo de la Casa Blanca de Asesores Económicos durante la presidencia de Bill Clinton. Es profesora emérita en la Escuela de Negocios Haas de la Universidad de California en Berkeley y su marido es George Akerlof, un economista galardonado con el Premio Nobel en 2001.

Yellen deberá afrontar la crisis económica originada por la pandemia. En este sentido, está especializada en economía laboral, por lo que los expertos de Wall Street la consideran una ‘paloma’, una economista más preocupada por el desempleo que por la inflación económica.

En un momento de alto desempleo en EEUU, y seguidora de la teoría Keynesiana, Yellen parece apostar por continuar con la política de estímulos a trabajadores, hogares y negocios para superar la crisis.

Avril Haines: Inteligencia

Otra de las novedades es Avril Haines, de 51 años, que se convertirá en la primera directora de Inteligencia Nacional del país. Haines estudió Física Teórica en la Universidad de Chicago y se doctoró en la Johns Hopkins.

Al igual que Yellen, Haines sirvió en la Administración de Obama; en su caso como abogada de seguridad nacional. Además, fue subdirectora de la CIA entre 2013 y 2017 (la primera mujer en ocupar ese puesto), por lo que tiene experiencia en el trabajo con las agencias.

Linda Thomas-Greenfield: ONU

Afroestadounidense de 68 años, Linda Thomas-Greenfield, ha sido nominada como embajadora de EEUU ante las Naciones Unidas. Biden busca dar más relevancia al cargo y tiene como objetivo “restaurar el liderazgo estadounidense en el extranjero”, así como reforzar las relaciones con la Unión Europea, muy dañadas durante el mandato de Trump.

Aunque ya se había jubilado, Biden le ha pedido que vuelva a trabajar porque confía en sus 35 años de experiencia en el servicio exterior y su distinguida reputación.

Thomas-Greenfield fue subsecretaria de la Oficina de Asuntos Africanos entre 2013 y 2017 y directora general del Servicio Exterior y de Recursos Humanos entre 2012-2013. Su servicio exterior incluye una embajada en Liberia (2008-2012) y diferentes puestos en Suiza (en la Misión de Estados Unidos ante las Naciones Unidas), Pakistán, Kenia, Gambia, Nigeria y Jamaica.

Kamala Harris: Vicepresidencia

Por último, aunque no menos importante, está Kamala Harris, la primera vicepresidenta de EEUU y que, tal y como marca la legislación estadounidense, será también presidenta del Senado. Será la mujer más poderosa del país junto con otra demócrata, la presidenta de la Cámara de Representantes: Nancy Pelosi.

Kamala Harris es experta en romper techos de cristal. Estudió Derecho y en 2003 fue la primera mujer negra en convertirse en fiscal de San Francisco. Siete años después volvía a ser la primera mujer negra en asumir el cargo de fiscal general del estado de California. En 2017 se presentó a senadora por California, siendo la primera afroamericana en representar a este estado en la Cámara Alta, donde se convirtió en un azote en el control al equipo de Trump.

En 2020 aspiró a llegar a la presidencia de Estados Unidos, pero se retiró de la carrera en las primarias demócratas por problemas de financiación, aunque más tarde se unió al equipo de Biden.

Comentarios