Ciudad, Edición Impresa

Proyecto

Bicicletas en la barranca en el parque Urquiza

En el Concejo ya se discute un proyecto presentado por la asociación Riders Rosario que propone la creación de un inédito circuito de mountain bike en pleno parque Urquiza.


En el Concejo Municipal se comenzó a analizar el proyecto presentado por la asociación Rosario Riders que propone la creación de un circuito de mountain bike en el parque Urquiza. Ediles de la comisión de obras públicas se reunieron ayer con integrantes de esa agrupación donde se evaluaron detalles de la novedosa iniciativa. El planteo es que en la zona hay un sector que se adapta por su topografía a la práctica del ciclismo de montaña y que a su vez “no es usado por caminantes y corredores”.

La zona elegida para el circuito es la parte verde en las barrancas que están en avenida de la Libertad entre Colón y Necochea, la que suma una extensión de 150 metros de largo.

En el encuentro con los concejales Lorena Giménez Belegni, Juan Monteverde, Gabriel Chumpitaz, Jorge Boasso y Celeste Lepratti, el representante de la asociación, Guillermo Banega, recordó  hay un creciente número de ciclistas urbanos y de montaña y que la organización tiene como objetivo fomentar el uso responsable de la bicicleta y de las medidas de seguridad que permiten a sus usuarios integrarse y compartir la organización de salidas, pequeñas clínicas de manejo, sesiones fotográficas y talleres de mecánica básica, entre otras actividades sin fines de lucro.

El referente de los ciclistas recordó que “la zona serrana más cercana a la ciudad está localizada a 450 kilómetros de distancia y esto genera que gran parte de los ciclistas que practican mountain bike no tengan posibilidad de desarrollar la actividad”.

La idea es que el sector sea jerarquizado y se convierta en el primer sistema de senderos sustentables de mountain bike en zona urbana del país, sentando un importante precedente y poniendo a Rosario a la vanguardia de desarrollos sustentables deportivos que permite fomentar la vida sana y las actividades al aire libre, con preservación de la flora y la fauna del sector intervenido.

Desde la asociación se destacó además que en la actualidad la bicicleta más vendida es la de montaña porque “la versatilidad de las mismas y el incremento de eventos deportivos, tanto a nivel provincial como nacional, ha hecho que aumente su demanda”.

Los senderos se construirían con materiales naturales, siguiendo un estricto reglamento de sustentabilidad y gestión de riesgos, a los fines de reducir a casi cero el impacto ambiental y los riesgos de accidentes.

“Los mismos pueden estar o no conectados y se construyen con el concepto de loop, es decir, comienzan y terminan en el mismo punto, e incluso se pueden hacer senderos para ser usados con sillas de ruedas, lo que llevaría la integración a su máximo nivel”, señaló Banega.

El proyecto prevé que cualquier ciudadano que posea una bicicleta apta podrá transitar en los senderos. Se planea que existan diferentes niveles con diferentes dificultades técnicas “siempre dentro de un marco de seguridad brindado por las normas de diseño”.

Se planea también la creación de un sendero escuela para que principalmente niños o personas que no posean experiencia ciclística previa puedan tener un primer acercamiento con dificultades técnicas mínimas”.

“Es importante que el diseño de los senderos sea realizado por expertos en la materia. En nuestro país contamos con una sede de la International Mountain Bike Association (IMBA Argentina) que está en permanente contacto con nuestra asociación. Estamos hablando de una ONG que cuenta con el único diseñador y constructor de senderos certificado por IMBA en Latinoamérica, quien se ha formado durante varios años con el equipo de construcción de senderos de Estados Unidos y ha realizado diferentes diseños y participado en la construcción de varios proyectos a nivel internacional”, puntualizó el profesor de educación física.

Comentarios