Edición Impresa, Política

Bertero: “Hay que cambiar el paradigma de desarrollo”

El titular de Producción dijo que hay que tener en cuenta que “agua y suelo son recursos no renovables".

Por: Guillermo Griecco

El ministro de la Producción provincial, Juan José Bertero, dialogó con El Ciudadano sobre el freno de los despachos de aceite de soja a China, la comercialización del trigo y la próxima campaña, el Plan Ganadero, la cosecha récord de soja y el uso de recursos naturales, como la tierra y el río. El funcionario de la administración Binner participó la semana pasada de la reunión en Rosario del Consejo Federal Agropecuario, que fue encabezada por el ministro de Agricultura de la Nación, Julián Domínguez, y que contó con la participación de los titulares del área de asuntos agrarios y producción de las provincias. Allí se presentó el Plan Estratégico Agroalimentario 2010/16. “Hay que conservar estos ámbitos de discusión en defensa del federalismo”, sostuvo Bertero, realzando la importancia que tiene para las economías regionales el funcionamiento del Consejo Agropecuario.  

—¿Cómo afectó a Santa Fe, de donde sale casi la totalidad de los embarques de granos y sus derivados, el conflicto que se originó con China por los supuestos problemas de calidad del aceite de soja exportado a ese país?  

—Hace poco estuvimos en Malasia y en Singapur con los gobernadores de la Región Centro y hablamos con empresas que operan en los puertos asentados en nuestra zona y en ningún momento mencionaron problemas de calidad. Es bueno decir que lo que producen nuestras empresas es de nivel internacional, no son improvisados. Esto surge por un elemento técnico como las medidas paraarancelarias. Es decir, un arancel paga tanto por tanto ingreso, y una medida paraarancelaria, como fue en este caso, sustentada en el punto de inflamación que tiene el aceite, tiene que ver con la retención de los disolventes que se utilizan en el proceso. Pero hay otra mirada: China necesita de alimentos y Argentina es un gran productor de alimentos. Yo no descarto la posibilidad que detrás de esto aparezca la intención de aumentar la presencia china en la producción de agroalimentos argentinos, espacio que hoy no tiene. Si nos pega en el eje de la soja nos desarticula. Estructural y productivamente es un eje económico muy importante para la provincia. Pero insisto, no hay que descartar el posicionamiento de inversiones chinas en el mercado agroalimentario argentino.

—Las entidades del agro plantean inconvenientes en la comercialización de trigo y piden apertura de las exportaciones. ¿Cómo analizan el tema desde la provincia?

—La comercialización de trigo se está dinamizando; sabemos que si únicamente queda sujeta al mercado interno va hacer de una demanda lenta y creciente, porque iniciamos la campaña con los molinos sobrestockeados y a medida que vayan consumiendo esos stocks y vayan tomando la demanda habrá precios, que es lo que se está viendo ahora nuevamente en cotización. Tenemos que ponernos de acuerdo sobre cómo vamos a enfrentar la próxima campaña. Qué medidas estructurales se van a tomar para que en la cosecha que viene realmente haya una siembra importante y no nos quedemos con estos siete u ocho millones de toneladas de la actual cosecha. En el encuentro realizado en Rosario, el ministro de Agricultura Julián Domínguez y representantes de las carteras de asuntos agrarios y producción de las provincias aprobaron la propuesta de Argentrigo de adelantar un 35 por ciento las ventas al exterior de la campaña de trigo 2010/11. La medida se tomó para que los productores puedan financiar su cosecha y garantizar el abastecimiento al mercado interno.

—Dentro del plan agroalimentario que presentó el Ministerio de Agricultura de la Nación se hizo especial hincapié en el Plan Ganadero… 

—Con relación al tema de la carne hay que ver cuál es el piso de exportaciones que vamos a tener (Domínguez habló de 400 mil toneladas). El piso tiene que ser el compromiso que tomemos con el mundo y esto se vincula con toda la cadena de producción de carne bovina. Hoy vemos el problema en los frigoríficos, pero los frigoríficos tuvieron el problema en su primer eslabón, que es la producción primaria, que por una cuestión de precio tuvo mucha venta de su stock, pero además se vio muy afectada por la sequía. Por ejemplo, en Santa Fe se perdieron 500 mil cabezas de ganado. Las medidas que tomemos no deben estar limitadas a la coyuntura, hay que evitar los golpes de timón, que exportaciones sí, exportaciones no, precios altos o precios regulados, sino tratar de tener más previsibilidad. Y nos parece que con este Consejo Agropecuario y con la gestión de Domínguez estas cosas son escuchadas.

—¿Qué pasa con la actividad pesquera en la provincia? Desde el Ministerio de la Producción venían planteando algunos lineamientos en este sentido.

—A la pesca de río la queremos tratar con armonización entre las políticas de las provincias que compartimos ese recurso natural llamado río. También hay otros aspectos como los cupos de exportación versus los cupos de captura. Nos hemos puesto de acuerdoen en que los cupos de exportación no deben superar los cupos de captura. Necesitamos que los cupos de exportación se otorguen a comienzos de año y no a fines, porque si no las empresas quedan operando en un horizonte indefinido y siempre terminan cuestionando las gestiones de la provincia, cuando ésta es la que administra el recurso natural.

—Los pronósticos indican que este año tendremos cosecha récord de soja, con más superficie sembrada. Por otro lado se postula la necesidad de diversificar la producción agrícola. Allí se da claramente una contradicción…

—Nosotros tenemos una posición tomada y es que en la medida que no tengamos una política de Estado definida en este sentido, la definición del cultivo y qué hacer con la tierra pasa por una mirada de rentabilidad económica de corto plazo. La decisión queda en manos del productor; y ¿quién va a juzgar al productor que toma una decisión en un marco de indefiniciones?: nadie. El hecho de que haya un aumento de la superficie sembrada de soja es porque no hay marco de previsibilidad en el desarrollo de otros cultivos. Nosotros planteamos en la provincia que hay que cambiar el paradigma del desarrollo y tener en cuenta que el suelo y el agua son recursos no renovables. Desde esa perspectiva hay que empezar a ver cuál es la producción inteligente que tenemos que hacer y sobre eso cómo trabajar la rentabilidad de mediano plazo. Hay que cuidar el recurso suelo para mantener el patrimonio. Un productor que alquila su tierra a un pool de siembra o a quien sea tiene que exigir como mínimo que le devuelvan la tierra con la misma calidad que la entregó. Eso le significa perder rentabilidad en los quintales que le pagan por un mes, pero asegura la renta de su capital.

Comentarios