Edición Impresa, El Hincha

Bernardi: “Tranquilos, no me voy a retirar”

Entre la broma y la ironía, Lucas Bernardi habló de su rendimiento y también del flojo momento del equipo. Sensini, sin certezas

A Lucas Bernardi no le tiembla la voz para hablar crudamente de la realidad de Newell’s. El experimentado volante admitió que el bajón del equipo responde a flojos rendimientos individuales, entre los que se incluye porque está muy impreciso. También señaló que el principal motivo de este pobre rendimiento es futbolístico y que no hay agentes externos. Y, en el cierre de la charla en Bella Vista, entre la broma y la ironía, aseguró que no se retira y que intentará jugar otro año más.

“Arrancamos la semana tristes por la derrota. Estamos tratando de salir rápido de este momento, tratando de mejorar. Hoy creo que el mayor hincapié debemos hacerlo en lo anímico y después en lo futbolístico. Hay que pensar en los errores que cometemos, esto es muy simple. En los dos últimos partidos, los errores fueron diferentes. Debemos mantener el cero en nuestro arco, que siempre fue una virtud nuestra y que hoy no estamos consiguiendo. Tampoco estamos jugando tan bien para sostenerlo, entonces se hace más difícil”, confesó en rueda de prensa.

—¿Lo que más preocupa son las desconcentraciones que tiene el equipo?

—La verdad que no sé si son desatenciones o mérito del rival. A veces el delantero te gana o te clavan un tiro libre en el ángulo. Pero nos pasan cosas que antes no. Hay que volver a lo que éramos y mejorar. No estamos bien.

—Claramente el equipo ha rendido por debajo de lo esperado. ¿Cómo tomó esto el plantel puertas adentro?

—Nuestras aspiraciones siempre fueron las mismas. Después los objetivos nos los fuimos planteando a medida que pasaron los partidos. Este torneo tenemos un arranque diferente a los últimos, es mucho más duro y difícil, sin los resultados esperados. Esperábamos un año duro, pero a eso le agregamos que no jugamos bien. Hay que seguir empujando y salir lo más rápido posible. ¿Cómo? Ganando, lógicamente. La forma también puede ayudarnos, pero indudablemente el fin de semana tenemos que ganar.

—Cuesta entender cómo este equipo cambió su identidad en tan sólo dos o tres meses…

—A veces te tocan estos momentos y hay que salir. A la mala hay que enfrentarla, ponerle el pecho. En el torneo anterior tuvimos un gran inicio y una buena mitad, pero nos caímos al final. Ahora tenemos un arranque difícil, y espero, deseo y quiero que el final sea mucho mejor.

—Se habla mucho de los rendimientos individuales, sobre todo de los referentes. ¿Coincidís?

—Yo hablo por mí y sé que no tengo el nivel del torneo anterior. Nos toca a muchos y eso complica las cosas. A este grupo nunca le ha tocado vivir un arranque como éste, en el que el equipo no se termina de encontrar.

—¿El equipo necesita mucho de los jugadores de experiencia?

—Eso no me corresponde a mí decirlo. Nosotros somos un conjunto, con gente que marca un camino. En este momento, como gente de experiencia, tenemos que mostrar el camino para salir lo más rápido posible, volver a un buen nivel en conjunto. Las individualidades muchas veces marcan el camino, y en este momento, están influyendo en los resultados.

—¿Las variantes de sistema pueden llegar a perjudicar?

—Hay muchos temas que surgen cuando no se dan los resultados. Cambiamos muchas veces el sistema en el torneo anterior, nos salió bien y otras veces no tanto, pero como ahora cambiamos dos veces y nos fue mal, hay que buscar una explicación. A nosotros no nos incomodan los cambios. Pero cuando las individualidades no están bien, la táctica o la estrategia que se te ocurra no funciona. Esto es un grupo y si este grupo no sostiene la idea táctica con un buen nivel es difícil llevarlo a cabo.

—También hubo cambios en la preparación física…

—El cambio lo sentimos en la pretemporada, porque se trabaja diferente. Mejorando día a día físicamente. Pasa que todo va de la mano del resultado, es algo lógico y entendible. Y nosotros siempre tenemos que dar una respuesta. El cambio existió, pero si hubiéramos ganado no se hablaría de esto ni se hubiera hecho un mundo.

—Rolando Schiavi habló la semana pasada de cosas que pasaron en la pretemporada que influyeron en el humor del grupo y todos concluyeron que se trataba de la venta de Mauro Formica.

—A mí, sinceramente, me afectó lo del Gato. Fue un golpe duro, pero que para mí no tiene nada que ver con los resultados que estamos teniendo. Después hay cosas que pasan en todos los planteles. Cuando no salen las cosas, siempre se puede pensar en temas externos que pueden influir. Si las cosas sólo fueran futbolísticas, entonces tenemos que decir que estamos jugando mal y que no estoy jugando bien. El análisis de todo el mundo tendría que ser ese.

—La salida de Formica influyó dentro de la cancha entonces…

—Era un apoyo para el equipo, muy directo para mí. Normalmente tenía que darle la pelota a él. Hoy estamos buscando soluciones y el equipo está tratando de acomodarse a otros cambios también. Con resultados mejorás rápido, sin resultados aparecen las dudas o las incertidumbres.

—Hablaste de un flojo momento personal, ¿le encontrás alguna explicación?

—Antes daba los pases bien, ahora de diez, sólo le doy cinco al compañero. No puedo decir por qué. Me pasa y es así. Quiero salir lo más rápido posible de este momento. Lógicamente que si el equipo consiguiera resultados sería más fácil, porque hay más confianza, intentás cosas que ahora no podés intentar por el momento. Lo que sí, quédense tranquilos que no me voy a retirar. Se los informo a los que están haciendo un poquito de fuerza. Voy a seguir intentando jugar hasta que tenga ganas yo y no los demás.

—¿Hay gente que te quiere retirar?

—Es el comentario, nos conocemos todos y somos grandes. No hace falte que yo diga más que eso. Es una aclaración que tenía ganas de hacer. Todavía no firmé, pero un año más voy a intentar jugar. Todos estamos obligados a rendir examen y conseguir resultados todos los fines de semana, y cuando eso no sucede, pasa esto.

Comentarios