Ciudad, Edición Impresa

festejo blindado

Belgrano resultó diferente en cada uno de los discursos


Blindado y para pocos. Como el año pasado, el Día de la Bandera se celebró ayer en Rosario bajo un sofisticado operativo de seguridad y contó con un breve discurso del presidente Mauricio Macri, quien defendió su gestión afirmando que “el país ha comenzado a crecer”.

La intendenta Mónica Fein fue la primera en tomar la palabra. “Este Monumento es el símbolo de la Argentina que queremos, porque es un gran barco en el que todos deben estar adentro”, graficó. Sus palabras contradijeron al marco, ya que no eran muchos los privilegiados que pudieron acceder al acto central.

Es que sólo un grupo de alumnos del primario y de liceos militares presenciaron los discursos oficiales en el Monumento Nacional a la Bandera –ayer se cumplieron 60 años de su inauguración–, además de autoridades políticas. El objetivo del operativo de seguridad era claro: evitar cualquier manifestación contra el presidente Macri. Sin embargo, hubo quienes, desde atrás de las vallas, se las ingeniaron para que sus reclamos lleguen a los oídos del mandatario nacional con gritos e insultos (ver aparte).

Tras el discurso de Fein, en el cual recordó a Manuel Belgrano como “un hombre que pensó un proyecto de desarrollo económico y social para la patria”, el gobernador Miguel Lifschitz tomó el micrófono y utilizó una memorable máxima del creador de la bandera para describir los tiempos que se viven. “Trabajé siempre para mi patria. Poniendo voluntad, no incertidumbre. Método, no desorden. Disciplina, no caos. Constancia, no improvisación. Firmeza, no blandura. Magnanimidad, no condescendencia”, lanzó el gobernador. Y consideró que “la lucha contra la pobreza y la desigualdad tiene que ser algo más cercano a una realidad y no solamente una metáfora”, en clara alusión al eslogan del macrismo “Pobreza Cero”.

A su turno, Macri señaló que “Belgrano es una fuente de inspiración para el cambio que está viviendo la Argentina”. Al grito de “sí se puede”, un grupo de simpatizantes de Cambiemos vivaba al presidente, quien en ningún momento se salió de su libreto.

“Estamos haciendo lo que había que hacer y los primeros resultados comienzan a asomar. El país ha comenzado a crecer. Hemos recuperado los puestos de trabajo que habíamos perdido en el último año y cada día se generan más oportunidades. Hemos bajado la inflación y ya va a ser la más baja desde 2009”, describió Macri sobre la situación económica, con una marcada reivindicación de sus políticas, fuertemente cuestionadas por el arco opositor, además de gremios y empresarios Pyme. Sin embargo, el mandatario reconoció que “aún hay mucha gente que no percibe esta mejora”.

En otro tramo de su discurso, Macri indicó: “Como presidente trabajo incansablemente para crear las condiciones para que cada argentino se pueda desarrollar y lleve a cabo sus sueños”. E invitó a “comprometerse y animarse a ser protagonistas del futuro”.

De la politización al blindaje

Por primera vez desde la recuperación de la democracia, el Día de la Bandera no tuvo desfile cívico. Tal es así que un grupo de veteranos de Malvinas sobrevivientes del buque General Belgrano mostraron su enojo al finalizar el acto y, en diálogo con El Ciudadano, calificaron como “una vergüenza” la situación.

El gobernador Lifschitz se refirió al cambio que sufrió la celebración de la fecha patria a lo largo de los años e instó a que “la gente recupere el protagonismo”.

“En algún momento los desfiles militares eran lo más importante del evento. Con la recuperación de la democracia, el desfile militar pasó a segundo plano y empezó a haber una fuerte presencia de la ciudadanía”, recordó el gobernador de Santa Fe y evocó la bandera más larga del mundo, que en 2012 se paseó por las calles linderas al Monumento. “Es esa participación ciudadana en los actos patrios la que debemos recuperar”, reclamó el mandatario santafesino.

Además de la solapada crítica al blindaje del acto de ayer, Lifschitz también consideró que durante el gobierno de Cristina Kirchner, el 20 de junio “se politizó” y, de un modo distinto, “también se le quitó protagonismo a la gente”.

Al finalizar los discursos, los funcionarios se retiraron. También gendarmes y policías abandonaron los alrededores del Monumento. Se desarmaron los cordones policiales y se quitaron las vallas. Recién ahí el pueblo se convirtió en el protagonista del resto de la jornada.

En la calle no se ve

La presidenta del Concejo Municipal Daniela León estuvo presente en el acto del Día de la Bandera, donde discrepó con el presidente Mauricio Macri con respecto a la situación económica actual. “Si hay una recuperación como dice el presidente, debe ser desde el punto de vista de las estadísticas, porque en la calle se palpa lo contrario. En Rosario se ve un crecimiento del desempleo. Si bien la gente tiene cierta esperanza de recuperación en el futuro, existe una enorme incertidumbre en toda la sociedad”, analizó la precandidata a concejal por 1Proyecto en Acción, una confluencia entre el massismo, un sector del GEN y parte del radicalismo.

Saglione reclamó que Macri pague la millonaria deuda

Macri destacó “una mejora” en la situación económica, lo que no pasó inadvertido para el ministro de Economía de Santa Fe Gonzalo Saglione. El funcionario del gobierno de Miguel Lifschitz consideró que hay industrias de la provincia que sufren “la caída del mercado interno, producto de la reducción de la capacidad de compra de los asalariados, y la apertura de importaciones”.

Sin embargo, Saglione destacó el trabajo realizado por el gobierno provincial para mitigar las complicaciones que generan las decisiones macroeconómicas. “Santa Fe activó la obra pública mucho antes que el gobierno nacional y desde los ministerios de Producción y Trabajo se acompañó a las empresas que tuvieron dificultades”, señaló el ministro. Y fundamentó con datos: “Nuestra provincia fue la única que en 2016 tuvo un leve crecimiento, mientras que todas las otras bajaron su actividad económica”.

Por otra parte, Saglione solicitó al gobierno nacional que realice una oferta concreta para pagar la deuda que la Nación mantiene con Santa Fe, lo cual fue ordenado por la Corte Suprema de Justicia hace más de un año y medio. “Han tardado mucho menos tiempo en resolver otros conflictos de deuda, concretamente con los acreedores del mercado de capitales”, comparó el funcionario santafesino.

“El presidente teme estar cerca de la ciudadanía”

La presidenta del bloque FpV Norma López participó del acto por el Día de la Bandera, la gesta de Belgrano y los 60 años del Monumento. Allí opinó: “Después de recorrer y ver las vallas, la imposibilidad de que vecinos y vecinas puedan celebrar y disfrutar libremente, vemos que este es un acto elitista”.

“Evidentemente el presidente teme estar cerca de la ciudadanía. El Parque nuevamente fue el lugar vip al cual sólo se pudo ingresar con invitación impresa o ‘pulserita de colores’ y donde podía observarse fuerzas nacionales como Gendarmería por todos lados”, agregó.

La concejala Norma López también argumentó: “Ninguno de los gobernantes, ni Mauricio Macri, ni Miguel Lifschitz ni Mónica Fein repararon en que los ex Combatientes de Malvinas, tras cantar el Himno y honrar a nuestra Bandera, se retiraron en silencio del acto, evidentemente un cuestionamiento a las acciones del gobierno nacional sobre nuestra Soberanía; a la ausencia de desfile y cualquier demostración popular hacia nuestro máximo símbolo patrio”.

Por último, la edila del FpV destacó: “El presidente Macri en Rosario dijo que bajó la inflación y hubo recuperación de empleo. Evidentemente gobierna una país que no es Argentina, donde los problemas se acrecientan y como vimos, la población quiere expresarlo a través de los carteles que vimos por fuera del Monumento ya que no podían ingresar contra el aumento de tarifas, y exigiendo la libertad a Milagro Sala”.

Valores

El diputado provincial y precandidato a concejal del PRO Roy López Molina consideró que el discurso del presidente Mauricio Macri “permite reflexionar acerca de una fecha histórica para recuperar los valores de Manuel Belgrano y construir a futuro”. Además, destacó que el gobierno nacional está mejorando su relación con los gobiernos de la provincia y la ciudad: “La intendenta Fein y el gobernador Lifschitz tuvieron que acostumbrarse a relacionarse de una manera distinta con el gobierno nacional. Durante 12 años, Rosario y Santa Fe fueron muy discriminadas por el gobierno nacional”, expresó López Molina. Y explicó: “Los dirigentes decidieron dejar de pelearse y ahora trabajan en equipo. Las obras llegan y nadie mira la camiseta política del intendente. Ya estamos en sintonía y cada vez se trabaja mejor”.

Comentarios