Edición Impresa, Sociedad, Últimas

Barrios por una olla en común

Vecinos de Cabín 9, San Martín Sur y Belgrano crearon comedores para sus niños “por fuera de la política”. Necesitan la urgente donación de ollas, utensilios, mecheros y materiales de construcción.

Vecinos y militantes de los barrios Cabín 9, San Martín Sur y Belgrano se han sumado a la titánica lucha contra el hambre y desde hace un año emprendieron la difícil tarea de sostener un comedor y una copa de leche en cada punto mencionado. Para ello, han pedido ayuda a las autoridades provinciales y nacionales, “pero como no tenemos ningún color político, ni esperamos tenerlo, no nos han dado respuestas”, explicó uno de los responsables de este proyecto de compromiso social. Hoy, tras tantos meses de silencio, necesitan con urgencia la donación de ollas, cucharones y mecheros, además de materiales de construcción para poder preparar alimentos para unos 300 vecinos en total y para reparar los daños de las inclemencias climáticas y la precariedad de las construcciones en las casillas donde se realiza la tarea comunitaria.

“Hace un año que en varios barrios de Rosario un grupo de jóvenes militantes y de vecinos decidimos trabajar en conjunto para paliar una necesidad tan básica como es el hambre en estas zonas de la ciudad. Desde un comienzo tuvimos en claro que acá no habrá punteros políticos, ni banderas y mucho menos dirigentes que tomen el control absoluto de esta obra de bien”, comentó a este medio Emilio Crisi, uno de los militantes de la Federación de Organizaciones de Base (FOB) Regional Rosario.

Crisi sostuvo también que durante este tiempo la tarea de brindar un plato de comida no ha sido fácil debido a las presiones que han recibido, precisamente, de aquellos que se aprovechan de la necesidad de la gente para sumar adeptos a manifestaciones políticas.

“No sólo hemos recibido maltratos de gente vinculada con los distintos grupos políticos barriales, sino que también hubo personas que dijeron sumarse a nuestra iniciativa y luego pretendieron tomar las riendas como en cualquier otro movimiento piquetero o algo por el estilo”, detalló.

“Notamos que una de las problemáticas principales es la alimentación de nuestros niños y niñas, ya sea porque no consumen los alimentos adecuados para una dieta sana como porque, en el peor y más común de los casos, directamente muchas de las comidas principales del día son salteadas dado que sus padres no cuentan con el dinero para pagarlas. A partir de esta situación es que decidimos llevar a cabo una copa de leche que alcance a todos menores de nuestros barrios y entonces así tengan un buen desarrollo físico e intelectual y por lo tanto no se le coarten sus posibilidades a lo largo de la vida”, detalló el joven.

“Como es de saber, la situación económica de los tres barrios es realmente crítica, y al no depender de ningún partido ni ONG todos nuestros fondos dependen absolutamente de las actividades a pulmón que realizamos los vecinos. Ya hemos conseguido que el Estado financie los alimentos de la copa de leche, pero desgraciadamente no financian justamente los elementos necesarios para llevarla a cabo, como ollas grandes, mecheros, vajilla, cucharones y garrafas, y a nosotros se nos hace imposible costearlos”, lamentó.

Asimismo, explicó que el modo de trabajo de la agrupación consiste en cursos de capacitación para los mismos vecinos que llevan adelante la atención de cada comedor y de asambleas periódicas donde se tratan las distintas temáticas que azotan a cada barrio. “Todos tenemos voz en cada asamblea, todos tenemos derechos a decidir los pasos a seguir ante determinada situación”, expresó Crisi y agregó que ante la aparición de “supuestos compañeros” que luego intentaron imponer una bandera política, “los vecinos integrantes de las asambleas sostuvieron el objetivo de esta iniciativa y decidieron la remoción de estas mujeres”.

 La decisión de mantenerse al margen de todo accionar político-partidario se debe, según explicó, a las ya conocidas denuncias sobre la mala distribución (y/o robo) de mercadería y al amiguismo.

“La gente se suma porque notan la diferencia. Aquí todos estamos por igual y si bien muchos se acercan por la necesidad de tener un plato de comida, luego se unen a los cursos de capacitación para seguir ayudando a sus pares”, dijo. Aquellas empresas o particulares que puedan ayudar a estos comedores, pueden hacerlo comunicándose a [email protected],

Comentarios