Edición Impresa, Policiales

Barrio Parque: dos a su casa

Son los hijos menores del verdulero, quienes pasarán a cumplir prisión domiciliaria con custodia. La argumentación de la defensa fue que "no se puede detener  a una persona para investigarla después".

El Juzgado de Instrucción que investiga la saga de homicidios de ancianos en barrio Parque otorgó ayer la prisión domiciliaria a dos de los ocho detenidos y continuó con la ampliación de las indagatorias de otros tres imputados, quienes también podrían recuperar la libertad en las próximas horas. Los hermanos Federico y Cristian S. cumplirán la prisión domiciliara “con custodia”, en el domicilio de pasaje Coffin y avenida Francia, a metros de un autoservicio de propiedad de otro hermano, refirieron fuentes del caso.

La jueza de Instrucción de la 5ª Nominación, María Luisa Pérez Vara, entendió que se trata de una medida de “morigeración de la coerción” por entender que en el caso particular de estos dos imputados faltarían “múltiples medidas por realizar”, confió una fuente de la causa.

En ese sentido, uno de los abogados de los hermanos, Rafael Tamous, dijo que entre sus argumentos defensivos planteó que “no se puede detener a una persona para investigarla después”.

El pedido de libertad de ambos se había hecho a mediados del mes pasado, luego de que sus abogados consideraran que sobre Cristian y Federico no existen pruebas que los vinculen con los robos y los asesinatos que se le atribuyen a su hermano mayor, Martín.

Por otra parte, ayer desfilaron por el tribunal José M., Matías M. y Carlos C., todos en calidad de detenidos, quienes ampliaron sus declaraciones indagatorias y a raíz de sus dichos se les realizó una nueva imputación. “Se hizo una múltiple imputación sobre un mismo hecho”, por lo que también están sospechados de encubrimiento, de homicidio, confió una fuente.

Estas tres personas fueron detenidas el jueves 10 de junio, cuatro días después de que Martín S., el mayor de los hijos del verdulero detenido por la saga de homicidios, los mencionara en sede judicial como reducidores de elementos robados. Los pesquisas hallaron en las viviendas de dos de ellos electrodomésticos y artículos electrónicos que no pudieron acreditar como propios, por lo que todavía siguen tras las rejas.

De todas formas, sobre los tres pesan pedidos de libertad que podrían resolverse durante la jornada de hoy, luego de una vista al fiscal, remarcaron las fuentes.

En el caso de Carlos C., la vista fue positiva y sólo resta la realización de un informe ambiental en su domicilio que requirió la Fiscalía al dar lugar a una “restricción de prisión preventiva”. Además una persona se deberá hacer cargo del control del cumplimiento de las prohibiciones impuestas por la Justicia.

El homicidio en el que está involucrado es el de José Savini, un locutor de 78 años que fue hallado sin vida el pasado 13 de junio en su domicilio de Zavalla. Allí había huellas de una camioneta Sprinter similar a la que tienen los verduleros de Rosario.

Por otra parte, una fuente allegada a la investigación dijo que el forense solicitó la historia clínica de Natalia L., quien anteayer amplió su indagatoria y se negó a realizar un careo con Alicia P., para determinar si la joven de 28 años cursa un embarazo. La mujer fue detenida el pasado 15 de junio y es oriunda de Zavalla.

En tanto, la defensa de Alicia, de 54 años, imputada en el homicidio de Concepción Lavore, quien fue hallada sin vida el pasado 19 de febrero en su casa de Suipacha al 2100, solicitó la prisión domiciliaria de su clienta. Durante un allanamiento realizado en su domicilio, a raíz de llamadas cruzadas entre su teléfono y el de la víctima, se halló una libreta que en manuscrito tenía el nombre y la dirección de Lavore, elementos que a entender de la defensa no justifican que siga tras las rejas.

Comentarios