Ciudad

Zona en obras y bajo tensión

Barrio La Sexta amaneció con policías y hubo incidentes

Las versiones son contradictorias: vecinos dicen que resistieron intento de demoler un Centro Comunitario. La Municipalidad replica que los uniformados fueron a garantizar el cercado de un predio vacío para comenzar a construir. Balas de goma, gases lacrimógenos y piedras


La República de la Sexta amaneció con el sonido de las balas de goma y el aire viciado por los gases. La Policía se hizo presente en la esquina de La Paz y Esmeralda para garantizar que los obreros puedan trabajar en el marco de un proyecto habitacional del Plan Abre en la zona de la Ciudad Universitaria, que resisten algunos vecinos. No estaba claro por qué los uniformados comenzaron a disparar postas antitumultos y gases disuasivos. El conflicto se agravó con el paso de las horas y varias de las personas que se encontraban en el lugar fueron demoradas. Una de ellas –muy conocida en el barrio– quedó detenida por orden del fiscal Hugo Enriquez.

Las versiones difieren. Una apunta a que se intentaba derrumbar una casa que sirve como centro barrial. Lo que se vió fue a trabajadores intentando cercar la zona con unos chapones, a lo que se resistieron algunos vecinos.

Habitantes de la zona, vecina a la Ciudad Universitaria conocida como La Siberia, aseguraron que se despertaron con efectivos en las puertas de sus casas que les impedían salir. De acuerdo a su relato, estaba prevista la demolición de un inmueble que, dijeron, no estaba estipulada en el acuerdo que se firmó en torno a la intervención barrial impulsada por los gobiernos municipal y provincial junto a la Universidad Nacional de Rosario (UNR).

Las versiones

“La Policía nos tiró balas de goma y gas vencidos”, acusó una vecina que tenía en sus manos una bolsa en la que había recolectado los cartuchos de balas de goma y de gases con la inscripción de la fecha de su vencimiento en 2015. El ruido de los disparos se mantuvo. La zona amenazó parecerse a un campo de batalla: piedras de un lado balas de goma disparadas por una decena de policías del otro.

“Vienen a cerrar este espacio comunitario y la casa de una vecina cuando ya habíamos firmado que se iba a respetar, nos tiraron con gas lacrimógeno vencido y también balas de gomas vencidas, todo por defender nuestro techo”, sostuvo otra de las mujeres que estaban en el lugar. La Municipalidad rechazó esa versión. Guillermo Turrín, secretario de Control y Convivencia Ciudadana, afirmó que lo que se fue a hacer en la zona es cercar un predio ahora vacío, porque las familias que lo habitaban ya habían acordado mudarse. Y que, en esas circunstancias, hubo resistencia de un grupo de personas y reacción de los policías enviados para resguardar a los obreros.

La versión policial sostiene que los policías estaban en el lugar para garantizar el cercado con chapones del predio como paso previo al inicio de las construcciones previstas. “Esto tenían que hacerlo hace varios meses y no podían por la resistencia. La gente fue temprano, lograron poner el perímetro y cuando los vecinos se despertaron y se dieron cuenta, empezaron a atacar al personal con piedras y quemaron cubiertas”, sostiene el parte de la fuerza de seguridad. “Hay una persona detenida con una gomera y recortes de hierro que eran arrojados al personal. Se va a dejar un grupo de combate para controlar el cerco. No se fue a derribar el Centro Comunitario. El cerco se corta unos 10 metros. Está cerrada la parte que necesitan construir, el centro no se va a tocar”, insistieron en el texto.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios