Ciudad, Coronavirus, Últimas

Gran expectativa

Bares y restaurantes presentaron protocolo y se ilusionan con reabrir en junio

Los representantes del sector gastronómico ya tienen preparadas medidas sanitarias para retomar la actividad. Funcionarían sólo de noche, con el 50 por ciento de las mesas ocupadas y clientes de cercanía. Esperan el visto bueno de las autoridades locales, mientras Perotti ya pidió autorización


Los bares y restaurantes hace más de dos meses que tuvieron que cerrar sus puertas por el aislamiento social, preventivo y obligatorio. Por ahora, tienen permitido trabajar con el servicio de delivery, pero desde el sector gastronómico aseguran que es un manotazo de ahogado. En ese marco, desde la Asociación Empresaria Hotelero Gastronómica de Rosario (Aehgar) presentaron un protocolo a la Municipalidad de Rosario para reabrir después del 8 de junio cuando terminaría la fase 4 de la cuarentena dispuesta por el gobierno nacional.

El protocolo sanitario del sector gastronómico se elaboró de manera conjunta entre la Municipalidad de Rosario y un ingeniero en Seguridad e Higiene. También se confeccionó otro para el rubro de hotelería.

“Lo estamos corrigiendo y ajustando en todo lo que haga falta. Lo que queda pendiente, por un pedido del intendente Pablo Javkin, es agregar el registro de proveedores y clientes. Es decir, anotar el ingreso y la salida con sus nombres, apellidos, DNI y teléfonos. El formato corre por cada negocio (puede ser de forma manual o electrónica). Esto sirve para aportar información en el caso de posibles contagios de Covid-19”, explicó Alejandro Pastore, referente del Paseo Pellegrini a El Ciudadano.

Algunos puntos del protocolo

Los empresarios del rubro gastronómico se anclaron en las propuestas que ya se implementaron en otras provincias, como Mendoza y Corrientes.

Según detalló Pastore, la propuesta de los bares y restaurantes contempla abrir los días de semana, hasta la medianoche; y los viernes y sábados hasta las 2 de la madrugada.

El factor ocupacional sería con una reducción al 50 por ciento, con los clientes de cercanía y/o con los que desarrollan actividades esenciales en la zona.

También habrá un distanciamiento de dos metros entre las mesas, se tomarán las medidas higiénicas como el lavado de manos, uso de barbijo y un organigrama de distancia con los horarios de salida y entrada de los empleados, entre otros puntos.

“Nos interesa que el cliente pueda fiscalizar nuestro trabajo. Todo este proceso, en primera instancia, llega al municipio, luego a la provincia y finalmente Nación determinará si lo habilitan o no”, explicó Pastore.

Golpeados

Los bares y restaurantes permanecen cerrados desde hace más de dos meses lo que eso trajo aparejado el cierre definitivo de algunos comercios en la ciudad porque no pudieron sostener los costos de mantenimiento sin facturar.

Por eso, los empresarios apuestan a reinventarse para afrontar el futuro y no llegar a la instancia de la quiebra de los comercios. Pero aseguran que si no se toman medidas en el corto plazo van camino a bajar sus persianas para siempre.

En Rosario y alrededores hay unos 10.500 trabajadores de hoteles, hostales, cabañas, bares, restaurantes, comedores hospitalarios, de geriátricos y fabriles, entre más, que están afiliados a la seccional local del gremio.

Apoyo del Concejo

La propuesta del protocolo del sector gastronómico tiene respaldo en el Concejo Municipal. La concejala de Juntos por el Cambio, Germana Figueroa Casas, dijo a Radio2 que “llegó el momento de salir a paliar la pandemia económica”.

La edila agregó que “estos locales están planteando abrir en el horario nocturno, donde no debería haber mucha circulación de personas por las calles para otras actividades”.

“Si los supermercados, los negocios minoristas y hasta los dentistas pueden trabajar, por qué no pueden hacerlo los locales gastronómicos. Si no hay ingresos, no hay manera de que podamos salir de esto. Tenemos que tratar de convivir con el virus de la mejor manera posible hasta que salga la vacuna”, agregó.

Perotti pide gancho

El gobernador de Santa Fe, Omar Perotti, pidió autorización a Nación para abrir bares y restaurantes en todo el territorio provincial, incluidos el Gran Rosario y el Gran Santa Fe. La solicitud también abarca la habilitación de gimnasios, actividades deportivas al aire libre y administraciones de clubes y mutuales entre otras entidades. Además, se evaluará por parte de Nación el pedido del jefe de la Casa Gris para reuniones familiares de hasta 10 personas. Y también, las mesas examinadoras de las unidades académicas de las universidades nacionales y privadas con sedes en la provincia.

Comentarios